Home Por la Espiral El bolsillo, evaluación sexenal
Por la Espiral - November 15, 2006

El bolsillo, evaluación sexenal

POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia

-El bolsillo, evaluación sexenal
-El test de ubicación y reflexión
-Cambiar es bueno. Arriesguemos

 

A pocos días del relevo presidencial, Vicente Fox, mandatario saliente, proporciona calificativos desbordados a su gestión esperando con alguno de  ellos contener la inclinación de la balanza hacia el lado más negativo de todo lo que en seis años en vez de mejorar recrudeció: desde el debilitamiento de los derechos humanos; la persecución a la libertad de expresión; la desvalorización del poder adquisitivo; la violencia; la anarquía; la consolidación del narcotráfico; la política sectaria; la pérdida de identidad latinoamericana;  y el cobijo a la actuación prebenditaria del gobierno que tanto fustigamos de los priístas.
Por cierto no debemos pasar por alto que nos quedamos con sed de justicia para poner en su lugar a los provocadores y beneficiarios del Fobaproa-Ipab, lo mismo que a una larga lista de funcionarios, ejecutivos, políticos y ex políticos jamás llamados a cuentas por el “gobierno del cambio” que tanto prometió y que, a la mera hora, nos dejó igual o más bien peor como ya va siendo costumbre.
Claro no hay devaluación y es básicamente porque tenemos un mercado cambiario de libre flotación, cuantiosas reservas internacionales y liquidez, empero ello no evita que México siga siendo un paciente con cáncer como lo fue en sexenios pasados, nada más que la diferencia es que antes no tenía dinero para las quimioterapias y ahora le sobra para pagárselas en Houston. Es decir, la liquidez en dólares que tiene México  ha permitido amortiguar la crisis política, los golpes de la violencia y la inseguridad, que han ido a más cada año y por eso fundamentalmente se  presume de un cierre de sexenio sin crisis… macroeconómica.
Pero, y su bolsillo amigo lector, ¿cómo está su economía personal y la familiar? ¿Cuál es la evaluación pertinente y real de su propia situación?.
Vamos, tómese un tiempo, y repare un momento en realizar un repaso del sexenio de Fox, no de los acontecimientos políticos o macroeconómicos, más bien deje que hable su bolsillo, echemos una mirada a nuestra microeconomía.
Le invito a tomar papel y lápiz para que, a manera de guía, responda el siguiente cuestionario y pueda contar con una especie de parámetro que además le permitirá detectar cuáles son los puntos flacos de sus finanzas personales, los puntos rojos que en unos meses, en el sexenio de Felipe Calderón, podrían reventarle con toda la  negatividad anticipada y percibida.
Este es el test que le propongo:
¿A inicios del sexenio de Fox usted tenía trabajo formal con prestaciones de la ley?.
A) Sí de tiempo completo.      B) Sí con medio tiempo.   C) No.
Si respondió que no, conteste: ¿Comenzó el sexenio con empleo en la economía informal?
A) Sí de tiempo completo.       B) Sí con medio tiempo.   C) No.
Si respondió que no, conteste: Si por tanto cuando comenzó el sexenio usted no tenia trabajo, ni formal, ni informal, ¿cuánto tiempo demoró en insertarse en el mercado laboral?.
A) Entre seis meses y tres  años.  B) Más de tres años. C) Sigue igual sin empleo.
Si logró insertarse en el mercado laboral usted lo hizo con:
A) Todas las prestaciones de la ley. B) Sólo con aguinaldo.  C) Sin ninguna prestación.
En la parte salarial, en el sexenio usted:
A) Logró un ascenso salarial. B) Tuvo un incremento marginal del salario. C) El salario decreció porque sus prestaciones fueron gravadas.
Siendo honestos, usted siente que en estos seis años su economía personal:
A) Mejoró.  B) Se estancó.   C) Empeoró.
En la parte de satisfactores materiales y bienes, en estos últimos seis años, la mayor parte de los bienes materiales que compró los adquirió:
A) Con dinero constante y sonante. B) Mitad con liquidez y mitad a crédito.  C) La mayor parte a crédito.
En este tiempo usted:
A) Compró coche por primera vez.  B) Cambió de coche.  C) Vendió su coche.
Si respondió A o B, usted lo adquirió:
A) Al contado.  B) Enganche en efectivo, el resto a crédito.  C) Todo a crédito.
En sus aspiraciones de vivienda usted a:
A) Logró un crédito hipotecario con Infonavit u otra institución gubernamental.  B) Obtuvo un crédito con un banco. C) Le rechazaron varias veces su solicitud.
En la parte del crédito personal, usted:
A) Comenzó el sexenio con una tarjeta de crédito.  B) Obtuvo otra tarjeta de crédito.  C) Tiene más de tres tarjetas de crédito.
El manejo de su tarjeta de crédito es:
A) Prudente, igual al de hace seis años, con bajo endeudamiento.  B) Su endeudamiento aumentó 30% en comparación con hace seis años. C) Todas sus tarjetas están sobreendeudadas, incluso una tiene serios problemas de pago.
En la parte del ahorro, usted:
A) Abrió por vez primera una cuenta de ahorro.  B) Pasó de una cuenta de ahorro tradicional a un fondo de inversión.  C) Tuvo que cancelar la cuenta de ahorro o el fondo de inversión por urgencia económica.
En la parte de las metas económicas, en estos seis años usted:
A) Concretó la mayoría de éstas. B) Al menos la mitad. C) Sólo una.
Dentro de estas metas usted:
A) Encontró facilidades para independizarse y poner una PYME. B) Obtuvo asesoría pero no financiamiento para establecer su PYME. C) Le fue difícil conseguir asesoría y financiamiento adecuado.
Para compensar su ingreso usted:
A) Tiene otro trabajo complementario. B) Trabaja jornadas superiores a las 10 horas y hasta el sábado. C) Algunos días trabaja por las noches o bien algún miembro de la familia debió insertarse en el mercado laboral.
En estos seis años usted encontró:
A) Tiempo para el ocio y la actividad intelectual y seguir educándose. B) Poco tiempo por su disponibilidad de horario laboral. C) Sin ocio porque su  ingreso no es suficiente.
En las evaluaciones, si usted respondió mayoría de A, entonces este sexenio fue bueno para usted en términos económicos. Mayoría de B, la economía personal no recibió ningún aliciente tuvo que sacrificar algo  o varias aspectos para no estar en crisis. Mayoría de C, es un foco rojo, en este sexenio siguió el  deterioro de  su nivel de ingreso, la falta de  liquidez fue compensada endeudándose a crédito.
 Este pequeño test le puede ayudar a identificar algunos de los problemas básicos por los que atraviesa su economía personal, puede ser desde un trabajo mal elegido al que le dedica mucho tiempo, baja remuneración, y que no le deja nada bueno, porque ni siquiera puede disfrutar de sus descansos, además su pilar es vivir del crédito.
 Piénselo, a veces los cambios son buenos, arriesgar vale la pena, ser osado trae ventajas máxime cuando, sexenio tras sexenio, en lugar de mejorar se empeora o se estanca el  nivel de vida. Es síntoma de que algo sucede y debemos actuar a favor de cambiar, empecemos por nosotros mismos.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *