Home Por la Espiral Con Fox parálisis en desarrollo humano
Por la Espiral - November 10, 2006

Con Fox parálisis en desarrollo humano

POR LA ESPIRAL
   Claudia Luna Palencia
 

-Con Fox parálisis en desarrollo humano
-Bahamas, Saint Kitts y Cuba mucho mejor
-Nos quedamos en la pista, conformados

 

Como se lo adelantamos hace unos días, aconteció ayer jueves en Ciudad del Cabo, Sudáfrica,  la presentación del Informe sobre Desarrollo Humano 2006, una edición dedicada a “más allá de la escasez: poder, pobreza y la crisis mundial del agua”.
El documento es muy amplio y vale mucho la pena adentrarse en el análisis elaborado por el Programa de las Naciones Unidos para el Desarrollo (PNUD) ante las pertinentes evaluaciones realizadas en torno al agua y las múltiples aristas que le rodean.
El texto, aunque año con año cambia de contenido, sigue con la actualización estadística de variables de relevante peso cuantitativo y cualitativo utilizadas para entender y comparar el grado de avance de unos países respecto de otros en un indeseable desequilibrio mundial, en el que la falta de uniformidad en factores que van más allá del ingreso, llevan a comprender lo difícil que lo tienen muchas sociedades sumidas en el atraso casi total.
Con las estadísticas sobre de la mesa,  en  lo que confiere al Índice de Desarrollo Humano (IDH), sabemos que las comparaciones son siempre odiosas sobre todo cuando el país no sale precisamente bien librado. Hay personas que desdeñan los puntos de comparación, yo los prefiero para tratar de ubicar los rezagos y la forma en que éstos van anquilosándose.
 El PNUD estructura el IDH en tres grupos: 1) Un desarrollo humano alto implica un IDH igual o superior a 0.800. 2) Un desarrollo humano medio tiene un IDH de 0.799 a 0.500. 3) Un desarrollo humano bajo estriba en el rango de un IDH inferior a 0.500.
El  IDH refleja una serie de valores como la esperanza de vida al nacer; la tasa de alfabetización de adultos; la tasa bruta combinada de matriculación en primaria, secundaria y terciaria (en el caso de México preparatoria o bachillerato); PIB per cápita; índice de esperanza de vida al nacer; índice de educación; e índice del PIB.
En este informe del 2006, si bien México siguió clasificado dentro del cuadro de los países con desarrollo alto, su localización se mantuvo estancada en el lugar 53, tal y como sucedió en 2004 y 2005, y fue prácticamente imposible recuperar la ubicación 51 en Índice de Desarrollo Humano obtenida en 2001 lo que permitió saber que México estaba llevando a cabo acciones para mejorar cuantitativa y cualitativamente.
No obstante, desde  2001, año con año, informe tras informe, caímos en el estancamiento en desarrollo humano lo que permitió que México fuera rebasado por Cuba que en el presente informe figura en la clasificación 50.
 En el IDH 2006 los mejores países que trabajaron en pro de las condiciones de vida de su ciudadanía son entre los primeros diez: 1) Noruega. 2) Islandia. 3) Australia. 4) Irlanda. 5) Suecia. 6) Canadá. 7) Japón. 8) Estados Unidos. 9) Suiza. 10) Países Bajos.
En el lugar 19 figura España; de países latinoamericanos en el puesto 36 Argentina; en el 38 Chile; en el 50 Cuba; 51 Saint Kitts; 52 Bahamas; 53 México; 54 Bulgaria; 55 Tonga. Mauritiana es el último país  del bloque del desarrollo humano alto en el piso 63, después aparece otro bloque de países de IDH medio y luego el bloque menos favorecido con el IDH bajo.
A COLACIÓN
El ciclo sexenal a punto de fenecer bajo la etiqueta del “gobierno del cambio”, “foxismo”, “gobierno en democracia” ha dejado un costo en lo social imperdonable porque tiempo desperdiciado se traduce en pobres en sufrimiento, niños con mortandad y gente con menores niveles de calidad de vida.
El gobierno actual es  de una ineficacia imperdonable, la liquidez en dólares se tiró al drenaje y no precisamente porque se construyó infraestructura.
Sé es ineficaz cuando se carece de talento  para desempeñar las funciones, para construir un equipo cohesionado sobre de una línea de acción.
En el primer año de gobierno del presidente Vicente Fox el impacto inicial llevó a un retroceso en el IDH, del sitio 51 al 54, luego con la introducción de Cuba en la escala mundial bajamos al 53 (no  hicimos nada para  mejorar) y en adelante no nos hemos movido, en cambio, Cuba año con año ha ido a mejores términos de bienestar.
La competencia en desarrollo humano para México es cercana a la de Bulgaria, si  el nuevo gobierno de Felipe Calderón alarga la parálisis estamos a diez lugares de bajar al bloque del desarrollo humano  medio.
Con el estancamiento en el lugar 53, el IDH de México es de 0.821, Noruega a la cabeza del desarrollo lo hace con un IDH de 0.965.
México tiene una esperanza de vida al nacer de 75.3 años; una tasa de alfabetización de adultos de 91.0%; un índice de esperanza de vida de 0.84; índice de educación de 0.86; e índice del PIB de 0.77.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Respecto de la parte del ingreso, la agrupación de los países sucede atendiendo los lineamientos del Banco Mundial, en los que un ingreso alto significa un país con un ingreso nacional bruto per cápita igual o superior a los 9 mil 386 dólares; un ingreso medio oscila de 9 mil 385 dólares a 766 dólares y un ingreso bajo si es igual o inferior a 765 dólares.
 Con estos parámetros, México clasifica igualmente en la recta de los países con ingreso alto, dado que el PNUD en el informe del 2006 que estamos comentando coloca al país con un ingreso  per cápita de 9 mil 803 dólares, a la distancia de Chile con 10 mil 874 dólares; de Polonia con 12 mil 974 dólares; y de Argentina con 13 mil 298 dólares.
 Los saltos de este informe han sido para Bahamas que se aventó un “brinco de rana” dado que mejoró en el IDH y en términos de ingreso per cápita con 17 mil 843 dólares.
 Cerca de México, en ingreso per cápita, encontramos a Uruguay con 9 mil 421 dólares y Costa Rica con 9 mil 481 dólares.
 Finalmente este balance (o desbalance) indica que en materia macroeconómica se cuidaron aspectos de señalamiento internacional, mientras que, por otro lado, el desperdicio de recursos que entraron a las arcas públicas bien pudieron alivianar la presión sobre de indicadores socioeconómicos con las demandas pendientes de mejorar el nivel de ingreso, el poder adquisitivo, recuperar los trabajos formales con prestaciones de la ley.
 Quedan para la falsedad las declaraciones oficiales de menos pobres, de boyante ingreso, de los niveles de bienestar alcanzados por la población más desprotegida.
 La evidencia es acústica: se oye, además,  se ve, se siente, en este sexenio ahondamos la brecha de la desigualdad, la región Sur-Sureste del país se hizo más pobre y volvió a desengancharse del tren del crecimiento y el desarrollo. No avanzamos en los indicadores del bienestar, y nuestro desarrollo humano se quedó congelado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *