Home Música “Piensa en mí, Lili Marlene”. Retablo musical de romanticismo híbrido
Música - November 6, 2006

“Piensa en mí, Lili Marlene”. Retablo musical de romanticismo híbrido

Un retablo pasional
cuyas interpretaciones
 de Pedro Kóminik son
de una delicadeza
de voz francamente
sorprendente
 Foto: Azteca21

 

Enrique Montañez
Reportero Azteca21

Ciudad de México.- 7 de Noviembre del 2006.- El artista Pedro Kóminik se ha destacado por su reconocido trabajo de sátira política en diversos espacios de la televisión nacional. Destaca su programa La Operítica, al lado de Carlos Pascual, transmitida por el hoy extinto noticiero CNI, Canal 40.
   En su trayectoria como cantante ha ejecutado la ópera de cámara, en Bellas Artes y en diferentes festivales nacionales, y el cabaret berlinés en sitios como El Hábito, El Bataclán y La Planta de Luz, entre otras vertientes musicales.  
   El segundo disco de Pedro Kóminik, Piensa en mí, Lili Marlene (Quindecim, 2006), es una osadía antológica propia de los melómanos más exacerbados. Doce canciones estructuran este excelente híbrido musical nostálgico que consigue reanimar las más ocultas mnemotecnias sentimentales.
   Disímbolos tiempos románticos confluyen en Piensa en mí…, composiciones como Piensa en mí, de Agustín Lara; La vie en rose y Lili Marlene, memorablemente interpretadas por Edith Piaf; Perfume de gardenias, de Rafael Hernández; As Time Goes By, de Herman Hupfeld; Summertime, de George Gershwin; pasando por Cucurrucucú Paloma, de Tomás Méndez, y Sweet Dreams, la canción con la que todos relacionamos a Annie Lennox, son las piezas clave de este retablo pasional cuyas interpretaciones de Pedro kóminik, con una delicadeza de voz francamente sorprendente, les explota toda la potencialidad lírica y sonora que aún conservan, ad infinitum, para erigirse como uno de los músicos más notables de la escena artística nacional.
   El impecable trabajo musical de estas versiones libres lo completan Mario Patrón, en el piano; Pilar Sánchez, contrabajo; Mauricio Tlaxcaltécatl, saxofón; y Yuriana Sobrino, percusiones, además de Domingo Scápola, en el bandoneón. Piensa en mí, Lili Marlene es un producto de orfebrería estética desde su concepción hasta el resultado musical, sin omitir la belleza del diseño gráfico del disco como objeto en sí. Sin duda, un banquete para aquellos que se ufanen de sibarismos musicales.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *