Home Buenas Noticias Recuerdan en homenaje a Tina Modotti y su arte fotográfico
Buenas Noticias - October 18, 2006

Recuerdan en homenaje a Tina Modotti y su arte fotográfico

 La fotógrafa italiana Tina
Modotti es recordada
 con un homenaje 
Foto: Internet

Ciudad de México.- 18 de Octubre de 2006.- Como una mujer de gran pasión política, de espíritu solidario e incansable, que destacó con su arte fotográfico porque aprendió a captar algo más allá de lo evidente, pero, sobre todo, por haber dejado un valioso legado en la lucha de grandes ideales, fue recordada aquí la víspera la fotógrafa italiana Tina Modotti (1896-1942).

En un panel organizado por el Instituto Italiano de Cultura en México, y auspiciado por autoridades de la región Friuli Venezia Giulia, donde se ubica Udine, la tierra de Modotti, especialistas e invitados conversaron sobre este personaje que, coincidieron, aunque nació en Italia y vivió en diversos países, es “una ciudadana del mundo”.

La escritora mexicana Elena Poniatowska, invitada especial por haber escrito una de las investigaciones más completas sobre la vida de Tina Modotti y su incidencia en la vida de este país, el libro “Tinísima”, hizo un breve retrato de la activista y su breve pero prolífico paso por esta vida.

Recordó que sí, Tina era de Udine, pero fue en México donde se había hecho realmente fotógrafa y donde se conservan sus restos.

Udine, expuso, fue la ciudad que más ciudadanos dio a Estados Unidos, pero Tina pronto dejó ese país al conocer a su amante Edward Weston, con quien llegó a México en 1923 y decidió quedarse en esta tierra llena de enigmas por descubrir, que le dio una nueva forma de mirar.

Seguramente, añadió, los mexicanos más pobres regresaron a Tina a las calles d Udine, a sus fábricas textiles, a los que salen cada día a ganarse a vida, y no es que esa tierra se parezca a México, sino que aquí respiró la misma falta de trabajo.

Tina Modotti, afirmó la también autora de “La Noche de Tlatelolco”, se reconoció a sí misma en este país por su confrontación con la pobreza y su impacto fue muy profundo, tanto que pronto aprendió el español y desarrolló rasgos que marcarían el resto de su vida, como la compasión.

Según Poniatowska, fue aquí donde Tina Modotti regresó a la angustia esencial, la que se pregunta por qué lo tenemos todo mientras otros no tienen nada, porque también los mexicanos más pobres se iban de braceros a Estados Unidos, igual que su familia viajó a Austria y luego a la unión americana para ganarse la vida.

La fotógrafa fue parte de la vida de México de los años 30, convivió artística y políticamente con los intelectuales de la época; inspiró a Manuel Alvarez Bravo a hacerse artista de la lente por ella, y entonces Tina empezó a tomar imágenes muy distintas.

Se enamoró de Julio Antonio Mella y tras ser asesinado el 10 de enero de 1929, Tina fue acusada y los periódicos mexicanos la destruyeron en menos de cinco días. Tuvo que salir del país y partió a Alemania, luego a Rusia y a España, donde fue militante pero también enfermera; donde practicó trasfusiones de sangre en el frente de batalla, años más tarde volvería a México, donde se mantuvo recluida, a la sobre de su último compañero, Vitorio Vidali.

Recordó que Tina Modotti murió de un ataque al corazón, sola, en un taxi, mientras circulaba por calles de a Ciudad de México; “era la muerte de un ángel con grandes alas de desencanto, alas tiznadas por el dolor de los hombres, se fue pero ya había dado el espectáculo magnífico de su alma, ese que todavía nos conmueve”, concluyó Elena.

Antes, el embajador italiano en México, Felice Scauso, puso énfasis en que el mayor de los legados de Modotti a las nuevas generaciones es su espíritu combativo y comprometido, su mensaje solidario y de vecindad hacia los pobres y esa gran pasión política que hace de sus fotos, imágenes vivas, por la intensidad que hay detrás de ellas.

De tal manera, que es un homenaje obligado para que el recuerdo de ella siga vivo en las generaciones, de una mujer que vivió un destino trágico y de grandes contrastes; para que mucha gete que no la conoce pueda acercarse a ella, dijo.

Alessandro Tesini, presidente del Consejo Regional de la región autónoma de Friuli Venezia Giulia, aclaró que su interés es rescatar la figura de Tina Modotti pero no porque ésta haya sido olvidada en algún momento, sino porque es ahora cuando se descubre no sólo la dimensión social y política, sino artística que tuvo.

Con ese fin, señaló, el Consejo que preside decidió organizar una serie de actos, entre ellos la restauración de su tumba, aquí en México, la cual fue “reinaugurada” este lunes tras haber hecho algunos trabajos de apuntalamiento y remozamiento de la placa.

Además de exposiciones fotográficas, como la que a partir de este martes puede apreciarse en el Instituto Italiano de Cultura, con imágenes de la Fototeca de Pachuca.

La idea, añadió en entrevista posterior, es rescatar la memoria de esta gran mujer y de este gran personaje histórico, sobre todo ahora que es posible disfrutar la presencia de la escritora Elena Poniatowska, quien escribió espléndidas páginas sobre Tina Modotti.

Y es que, refirió, la personalidad de Tina es extraordinaria, es la historia de tantas mujeres que han tenido que dejar sus lugares para buscar fortuna en otros lugares; es un caso típico de emigración que se vive en esa región, que hoy tiene 500 mil residentes, pero más de 2.5 millones de personas viven fuera de ella.

Por su parte, Carlo Monai, del Comité Tina Modotti en Udine, explicó que parte de esa labor de rescate la llevan a cabo en colaboración con una empresa que ha rescatado de una cinemateca estadounidense la única película que protagonizó la fotógrafa.

Es una material del cine mudo hollywoodense que fue recuperad en Los Ángeles, California (Estados Unidos), y que además de exhibirse en el Instituto Italiano de Cultura en esta ocasión, se quedará una copia para su acervo, tanto aquí como en Friuli.

La exposición fotográfica, que desde ayer podrá admirarse en el Instituto Italiano de Cultura, está conformada por 15 imágenes de los archivos de la Fototeca de Pachuca en tamaño original, que reflejan esa mirada incisiva que desarrolló Modotti para retratar a México y su gente. Entre los títulos que pueden encontrarse destacan: “Hombres leyendo El machete”, “Campesinos” o “Manos sosteniendo implementos del campo”. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *