Home Espectáculos Una espectacular representación de “Carmina Burana” hace cimbrar el Auditorio Nacional
Espectáculos - October 2, 2006

Una espectacular representación de “Carmina Burana” hace cimbrar el Auditorio Nacional

"Carmina Burana" del
alemán Carl Orff  en
el Auditorio Nacional
Foto: Internet

Ciudad de México, 2 de Octubre de 2006.- Un espectáculo fastuoso que recreó fielmente la monumentalidad de la "Carmina Burana" del alemán Carl Orff detonó anoche la apoteosis en el Auditorio Nacional, donde el público se volcó para ovacionar la magna producción dirigida por Walter Haupt.

Tal fue la ovación del público y tanta su entrega, que los integrantes de la compañía que trajo a México la pieza tuvieron que repetir la interpretación del "Fortuna imperatrix Mundi", obertura y final de la obra construida en 25 cuadros.

El coloso de Paseo de la Reforma se cimbró ante la entrega emotiva de los cientos de asistentes, quienes no dejaron de aplaudir de pie el espectáculo que incluyó luz y sonido, un coro de más de 50 integrantes vestidos con largas túnicas en color gris, la voz de un tenor, una soprano y un barítono, y la más atractiva pirotecnia.

La historia contada en 25 cuadros es concepto, dirección general y musical de Walter Haupt, con escenografía y vestuario de Mihail Tchernaev y coreografía de Istvan Herczog, que revive mágicos momentos de la Edad Media, donde no faltan los seres mitológicos, surgidos de la más atractiva imaginación y el ensueño.

Sobre el escenario, la historia protagonizada por el Coro Nacional Academia Choir DUMKA, por el Ballet-Ensemble Theater Ustí nad Labem, la soprano Ramona Eremia, el tenor Nikolaj Visnakov y el barítono Nikolaj Nekrasov, se desborda y surge de una especie de torre de más de 10 metros de altura.

Dentro de ese mundo distribuido en tres niveles, del cual lo mismo cuelgan las hierbas y plantas surgidas en la primavera, que aparecen seres misteriosos; reyes con altas coronas, caballos de latón y madera, caballeros andantes con lanzas y escudos, que princesas que se elevan por escaleras que nunca suben y bufones que hacen de las suyas a ras de piso.

Mientras todo eso ocurre en el escenario, entre fuego, pirotecnia, estandartes y ensoñaciones, abajo, la Orquesta de Las Américas, dirigida en esta ocasión por Walter Haupt, demostró su calidad al interpretar además de "Fortuna imperatrix mundi", "Primo vere", "Uf dem Anger", "In taberna" y "Blanziflor et Helena", entre otras piezas.

De principio a fin, el espectáculo fue fastuoso, el inicio fue un portento en el que a mitad del recinto fueron bajando por las escaleras el medio centenar de cantantes del coro, con capuchas y cargando cada uno una antorcha, mientras en el centro del escenario comenzaba a arden un pebetero.

El espectáculo producido por Franz Abraham y Art concerts resultó majestuoso en su interpretación musical, soberbio en su trabajo vocal, de gran atractivo en su desarrollo escenográfico, vestuario, maquillajes y accesorios de primer nivel.

Pero también lo fue por la historia que relata, por el tema que aborda puntualmente, el de la vida como una rueda de la fortuna, en la que a veces se está abajo y otras tantas arriba, en las que los éxitos parecen escasos y los fracasos están a la orden del día.

"Carmina Burana" sigue siendo el canto a la fortuna: "Oh fortuna! Cambias como la luna/ siempre creces y descreces. Vida detestable… la vida es mala, la salud poca y siempre perecedera,… por tu culpa llevo ahora la espalda desnuda…".

Al final, entre fuegos artificiales y una lluvia de confeti plateado, seres en zancos que parecen ángeles o demonios, mujeres y hombres con máscaras o coronas; ricos y andrajosos, se eleva la luna, una mujer con un largo vestido azul lleno de estrellas y más alto aún, en la punta de esa torre se abre una gran ventana y aparece el señor Sol, de cachetes plateados y pedazos de espejos.

Antes de la pieza de Carl Orff, hubo una primera parte con el programa "Viva Verdi", en la que se interpretaron oberturas y coros de piezas magistrales como "Nabucco", "Il Trovatore", "La forza del destino" y "Aída", que fueron aplaudidas por el público aunque nada comparado con el final apoteótico de "Carmina Burana".

Todo fue atractivo en la ópera monumental que fue estrenada en Alemania hace unos meses y que ha emprendido una gira por diversos países del mundo, entre ellos México, donde ofrecerá dos funciones más, para luego continuar recorriendo diversas ciudades. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *