Home Por la Espiral Terminales Punto de Venta
Por la Espiral - September 27, 2006

Terminales Punto de Venta

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-Terminales Punto de Venta
-Uso complicado, comisión alta
-Micro comercios aumentarían ventas

Las operaciones mercantiles y las transacciones económicas y financieras debieran ser sencillas, seguras y rápidas en un mundo caracterizado por el avance significativo de la tecnología para proporcionar precisamente alternativas veloces al homo economicus del siglo XXI deseoso de ahorrar tiempo y dinero.
 México es un país sub bancarizado, tiene un gran potencial por el nuevo estrato de la población con migradólares y porque diversos estudios identifican que mucha gente, mucha, ahorra debajo del colchón o en mecanismos informales y poco confiables, lo mismo recurre a pedir crédito en vías paralelas a la de la banca. 
 Pero, ¿qué anquilosa la sub bancarización? Lo complicado que es para la gente entender la banca, no encontrar sucursales en miles de comunidades, los cobros excesivos de comisiones y básicamente el temor de no entender lo que, del otro lado, le explica el ejecutivo de cuenta. Las personas que delinean los planes, programas, instrumentos y recomendaciones de acción pertenecientes a la Asociación de Bancos de México deben salirse de su escritorio para realizar recorridos por muchas municipalidades y comunidades para palpar de cerca las dolencias e insuficiencias de la banca para acercarse a la gente potencial.
 Parte de esta estrategia permitiría cambiar la utilización de un sistema que tampoco despega, a pesar de la promoción de la ABM, me refiero a la utilización de las Terminales Punto de Venta (TPV).
A COLACIÓN
 Seguramente usted como yo ha visto el comercial de una señora en una papelería que además de la monografía de dos pesos que fue a comprar comienza a pedir una serie de cosas, el osito de peluche, el moño, etc; todo hace una cuenta muy superior al motivo de la monografía, pero al final deja todo porque la dependienta no acepta tarjeta.
 El mensaje es directo para muchos microempresarios en México. De acuerdo con la ABM existen 2 millones 400 mil establecimientos comerciales y de servicios, de los que el 95%, esto es, 2 millones 300 mil son micro comercios (menos de 5 empleados) que no tienen forma de aceptar el pago con tarjeta ni de crédito ni de débito. Son establecimientos no bancarizados que de adoptar una TPV experimentarían un incremento estimado anual del 30% en sus ventas.
 ¿Qué es una Terminal Punto de Venta? También se le conoce como datáfono, y  es un dispositivo electrónico para aceptar el pago con tarjeta de crédito, débito, vale electrónico o monedero electrónico.
 Entre las ventajas de que un establecimiento comercial o de servicios micro o pequeño adopte una TPV aparecen: 1) Más seguridad ante el número de asaltos y robos con violencia en búsqueda de dinero en efectivo, el pago con tarjeta le permite al dependiente reducir esa vulnerabilidad en el manejo del dinero constante y sonante. 2) Reduce el riesgo de equivocarse en los cambios. Muchos establecimientos llevan control (como debe ser) de las ventas del día y al final de la jornada al realizar el corte se dan cuenta de que no cuadran los números de lo que vendieron y de lo que cobraron. Es un problema muy común. 3) Aumento evidente de la clientela. A muchas personas les depositan su nómina en tarjetas de débito, una de las grandes comisiones de los bancos son por cada operación que el asalariado realiza ante el cajero automático primero por consultar el saldo, eso le generó una comisión; después el banco le cobra otra comisión por retirar dinero del cajero. En esta sola operación, la de la consulta y el retiro, estamos hablando de casi cincuenta pesos con todo y el IVA.  Mucha gente para ahorrarse esta comisión consulta su saldo al momento del depósito de la quincena de la empresa y después efectúa sus compras  directamente en establecimientos donde puede pagar con el plástico para evitar los retiros en el cajero o bien acude directamente a una sucursal bancaria y retira toda la nómina para entonces manejar el efectivo. Por tanto, si tienditas, tintorerías, farmacias, papelerías, mercerías, salones de belleza, tienditas de revistas, etc, aceptaran el pago con tarjeta cobrarían un atractivo para su clientela y para captar nueva. 4) Mucha gente cuando gasta en efectivo se limita, cuando lleva la tarjeta generalmente su comportamiento es más proclive al consumismo, esto lo podrían aprovechar eso micro comercios para incrementar los ingresos.
 Para el uso del TPV, el establecimiento debo primero estar en orden con la Secretaría de Hacienda, tener RFC, después acudir a cualquier sucursal del banco elegido para solicitar la contratación de una terminal, abrir una cuenta de cheques donde le serán abonadas las facturaciones de los clientes, previo descuento a favor del banco de la comisión que cobrará por este servicio.
 Según la ABM en México hay 175 mil negocios con terminales, son una escasa minoría, y los frenos principales son la burocracia ante Hacienda, el costo de la terminal puede ser desde, los tres mil pesos hasta los cinco mil pesos, más las comisiones  por el servicio de punto de venta, desde el 3% al 5 por ciento. A lo que añadimos, la dificultad de mucha gente por operar el sistema, hay errores de dedo, se pasan varias veces las tarjetas, no se hacen las cancelaciones debidas, no cortan bien el voucher, pueden aceptar tarjetas robadas, falsificadas o clonadas y no darse cuenta.  Casi nunca piden identificación al cliente y no corroboran que la firma de la identificación sea la de la tarjeta. Se cae en otro tipo de errores y equivocaciones como cuando sucede el corto de caja en efectivo.
 Entonces los bancos deben dar soporte técnico y humano para explicarle al dependiente y su empleado o empleados qué hacer.
 Actualmente la ABM realiza un esfuerzo para bancarizar a más establecimientos micro y pequeños, lo hace impulsando una promoción de boletazo que significa que el negocio con TPV participa en una promoción de premios por cada operación pagada con tarjeta. La inscripción es gratuita.
 Hace más de un año que la ABM acordó con las instituciones bajar las comisiones para el uso de la TPV a menos del 3% por transacción, no obstante, el programa no despega a pesar de que al inscribirse a boletazo les dan gratis la TPV, aunque eso no exime a los negocios de darse de alta ante Hacienda, pasar toda la tramitología y luego llegar al lenguaje sofisticado del ejecutivo de cuenta del banco elegido para operar la TPV; y desde luego pagar la comisión respectiva.
 Conozco  muchos microestablecimientos que le dicen al cliente “si paga con tarjeta le cobro el 6% de comisión, por el banco, mejor pague en efectivo y le hago un descuento”. Entonces la ABM tiene dos realidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *