Home Buenas Noticias “Carmen”, la bella y sensual gitana inmortalizada por Bizet, cobró vida en Bellas Artes
Buenas Noticias - September 25, 2006

“Carmen”, la bella y sensual gitana inmortalizada por Bizet, cobró vida en Bellas Artes

"Carmen", la bella y sensual
gitana inmortalizada
por Georges Bizet
Foto: Internet

Ciudad de México, 25 de Septiembre de 2006.-  El deseo de libertad y de elegir su propio destino a pesar de que las cartas marquen la muerte violenta como el final de su existencia, es representado por "Carmen", la bella y sensual gitana inmortalizada por Georges Bizet, que anoche cobró vida con la Opera de Bellas Artes, en esta capital.

Con un elenco encabezado por la soprano María Luisa Tamez y el tenor Fernando de la Mora, la pieza se presentará en el Palacio de Bellas Artes, el martes 26 y jueves 28 de septiembre, para luego inaugurar el próximo 4 de octubre el 34 Festival Internacional Cervantino, en la Alhóndiga de Granaditas, de Guanajuato.

En la versión del director de escena y escenografía José Antonio Morales, los celos, los mismos que provocaron a Otelo el asesinato de Desdemona, llevaron a Don José a matar, sufrir, morir y humillarse ante Carmen, la gitana llena de coquetería y seducción, protagonista de la célebre ópera de Georges Bizet (1838-1875).

El montaje que tuvo como director concertador al estadounidense Kamal Khan, también al frente de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes, incluye las voces de la soprano Silvia Rizo en el papel de "Micaela" y el barítono Jorge Lagunes como "Escamillo".

Destaca el trabajo coreográfico de María Antonieta "La Morris", iluminación de Rosa Blanes Rex y del propio José Antonio Morales, del Coro del Teatro de Bellas Artes, que tuvo como director huésped a Alfredo Domínguez, y la colaboración de la Schola Cantorum de México y el Cuadro de Danza del Club España.

Todos unidos para dar vida a la historia de Carmen, esa mujer de mirada penetrante y seductora que lleva a Don José, un militar honrado y amoroso con su madre, a delinquir, a dejarla escapar seducido por la belleza de la gitana errante, a desertar, convertirse en bandido cegado por los celos y el amor.

Sobre el escenario del Palacio de Bellas Artes, que lució en su máxima expresión, todo se vistió de España, desde las niñas y mujeres con mantillas y peinetas coloradas, hasta los toreros con capote y sin montera que convirtieron al final el foro en una plaza de toros de Sevilla.

En esta versión de José Antonio Morales a la ópera en cuatro actos de Georges Bizet, con libreto de Halévy y Meilhac, basada en la novela de Prosper Merimée, sobresale la seductora belleza de esa gitanilla pícara y coqueta, que sin pudor se sienta con las piernas abiertas siempre retadora fumando un cigarrillo, tal vez uno de esa fábrica donde trabajaba.

Ese espacio en el que comenzó toda la historia, donde Don José conoció a esa gitana de arrebatadora belleza que lo sedujo y lo llevó hasta el suelo seducido por esa bruja que lo conquistó con el perfume de una flor roja, como esas que siempre sobresalen entre su cabellera negra y rizada de María Luisa Tamez.

La gitana convence a Don José de dejarla escapar a cambio de amarlo, él pasa dos meses en la cárcel y ella lo espera, pero no todo es sencillo, se ve seducido a huir a las montañas por el amor y convertirse en bandido, hasta que llega hasta él Micaela con el aviso de que su madre agoniza.

Don José se debate entre el amor por Carmen y los celos que ya le atizan el alma al ver que Escamillo, el afamado torero granadino ama a Carmen y ésta siempre tan endiabladamente libre lo sigue hasta la Plaza de Toros de Sevila donde llega el final fatídico en medio de olés y banderillas.

En esta versión de José Antonio Morales sobresale el rojo y el negro afín de España, pero también la crítica social a un sistema español imperante, donde se miran las desigualdades abismales entre ricos y pobres, payos y gitanos, obreros y aristócratas, está la España miserable y la de las grandezas.

Tal como lo asegura en el programa de mano el propio director escénico, quería mostrar la España de Goya, la que plasmo idílica en sus tapices, pero sobretodo está la sociedad y la historia de su país en medio de la guerra, la miseria y la muerte, en sus series de grabados "Los Caprichos"; "Los Desastres" y "Tauromaquia".

El montaje operístico cuenta también con las actuaciones del bajo-barítono Carlos Arturo Mendoza, de las sopranos Verónica Alexanderson y Gabriela Miranda, del tenor Oscar de la Torre y del barítono Roberto Aznar, además de la mezzosoprano Belem Rodríguez, el tenor Alfredo Portilla y la soprano Belinda Ramírez, quienes alternarán funciones en los tres papeles estelares. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *