Home Buenas Noticias El pulque se resiste a desaparecer a pesar de ser satanizado desde tiempos de Porfirio Díaz
Buenas Noticias - September 24, 2006

El pulque se resiste a desaparecer a pesar de ser satanizado desde tiempos de Porfirio Díaz

A pesar de que el pulque fue
cambiado hace tiempo
por la cerveza sigue
siendo consumido
Foto: Internet

Ciudad de México, 24 de Septiembre de 2006.- El pulque, bebida popular, cuyo origen se remonta a la época prehispánica, llegó a ser reemplazado por la industria cervecera hacia finales del siglo 19, luego de una férrea campaña de desprestigio encabezada por el sistema porfirista y la élite ilustrada de la época, que respondía a intereses políticos y económicos.

Dicha estrategia publicitaria -que estuvo basada en argumentos como la serie de problemas sociales (alcoholismo, criminalidad, baja de rendimiento laboral), y daños para la salud que supuestamente derivaban del consumo de esta bebida fermentada-, también fue apoyada por la clase médica.

Los médicos consideraban al pulque como antihigiénico, dañino para la salud y generador de problemas genéticos hereditarios.

Erika Granja Hernández, historiadora de la Facultad de Filosofía y Letras, de la UNAM, indicó que esta campaña antialcohólica estuvo dirigida principalmente a la Ciudad de México, donde a mediados del siglo XIX, la industria pulquera presentaba una fuerte expansión.

"Tan sólo para 1890 existían mil 300 pulquerías, en 1903 alrededor de 900, y ya en 1910 fueron en reducción, al contarse con 700 establecimientos", dijo.

Subrayó que más que a un supuesto problema grave de alcoholismo en la Ciudad de México -que se buscó sustentar con estadísticas manipuladas sobre casos médicos y criminales- esta publicidad porfiriana fue encabezada por la élite política, económica, cultural y científica de la época, que determinó asociar el consumo de las bebidas embriagantes con las clases populares, en particular con la obrera.

Esto dio la pauta para que empresas cerveceras extranjeras arribaran a la ciudad y lograrán expandirse con éxito a principios del siglo XX.

"A partir de esa campaña de descrédito del pulque se dio una lucha entre esta industria y la cervecera. Para ello, las compañías echaron mano de estrategias como las políticas sanitarias, en las que los médicos -desde su trinchera- abogaban por la higienización de las costumbres, y en este caso de las bebidas.

"En ese momento el pulque no era considerado higiénico ni saludable, ni mucho menos nutritivo -no obstante sus bondades-. Y por el contrario, la cerveza fue estimada como aséptica porque su presentación era en botella de cristal", abundó la investigadora.

Sigue El Porfirismo desplazó el/dos/investigadora. . La historiadora acotó que con tales argumentos y medidas de corte político es como se comenzó a desplazar a la industria del pulque, lo que decayó en la reducción casi total de las grandes cantidades de la bebida que se producían principalmente en los estados de Hidalgo, Tlaxcala y Puebla.

Precisó que en el caso de los argumentos expuestos por el gobierno porfirista, se hacía referencia a los planes de urbanización de la Ciudad de México, particularmente del primer cuadro.

"Los discursos señalaban que una pulquería no podía estar en el centro de la ciudad, porque daba una mala imagen y referencia de gente plebeya que olía mal, y que tras embriagarse buscaba pleito y se mataba en riñas", subrayó la fuente.

"Los datos que llegan hasta nuestros días, deformados claro está, revelan que había una Ciudad de México completamente borracha, donde desde el padre, la madre y los hijos se embriagaban. Pero no hay que olvidar que desde la época de la Colonia, las clases sociales altas ya acusaban de este problema a los indios y mulatos", precisó Granja Hernández.

Esterilidad, epilepsia, histeria, imbecilidad y taras hereditarias, eran algunos de los problemas que los médicos mexicanos de esos tiempos atribuyeron al consumo de bebidas embriagantes.

"Así, el pulque luego de ser satanizado, fue desplazado a partir de la introducción de la cerveza, industria que hoy está acaparada por dos monopolios y que también han absorbido a las pequeñas cervecerías del país", comentó.

"Con bondades como ser una bebida rica en vitamina C, alimento que incrementa la producción de leche en mujeres en periodo de amamantar, y tónico refrescante, el pulque aún sobrevive; incluso en comunidades cercanas al Pico de Orizaba se les da de beber a los niños un vaso de pulque para que no se enfermen de gripa", comentó la investigadora.

Actualmente en la Ciudad de México, las pulquerías como tal son pocas y se ubican en los márgenes del Distrito Federal, como Xochimilco, donde gozan de buena fama. Hay otros puntos en los que lo expenden, pero conjuntamente con bebidas, como la propia cerveza y licores.

"En provincia aún está vigente el consumo del pulque. Incluso se sigue vendiendo a domicilio, como se hacía en la Ciudad de México hasta finales del siglo XIX, luego de ser prohibida esta práctica", concluyó. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *