Home Por la Espiral Microempresa y financiamiento
Por la Espiral - September 5, 2006

Microempresa y financiamiento

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-Microempresa y financiamiento
-Faltan esquemas más precisos
-Valorar estrategias para empezar

Se estima que a nivel mundial, al menos, entre 400 y 500 millones de personas no tienen ninguna clase de acceso a esquemas de microfinanciamiento formal, tanto públicos como privados.
De acuerdo con un interesante estudio elaborado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) la estrechez en los servicios financieros para personas que desean impulsar su propio negocio, fábrica o microempresa, los lleva a buscar una serie de vías alternas para encontrar los recursos requeridos.
El concepto del microfinanciamiento surgió hace varias décadas. Las entidades dedicadas a dicha actividad ofrecen pequeños créditos y otros servicios financieros a hogares de bajo ingreso y a microempresas informales. Algunas microfinancieras desarrollaron productos altamente flexibles. Por ejemplo: pueden ofrecer créditos —con un mínimo de garantías— a miembros de un grupo, que obtienen préstamos, por turnos, y se comprometen solidariamente, o bien a la palabra, a devolverlo en el tiempo pactado.
A partir de la información del FMI sabemos que muchas microfinancieras pertenecen y son operadas por organizaciones no gubernamentales que reciben donaciones, y en ocasiones préstamos, de organismos de desarrollo multilaterales, organizaciones benéficas privadas, gobiernos, etc. En algunos lugares aplican un modelo cooperativo que financia los préstamos con depósitos y aportes de capital de los miembros, identificadas como cajas de ahorro o cajas populares.
El gran problema de este sector a nivel mundial es la falta de datos fidedignos para valorar el crecimiento de las empresas acreedoras y el tamaño del universo financiado; y es que la mayoría de las entidades acreedoras son informales o bien no están contempladas, ni jurídica ni legalmente, en los esquemas financieros de los países.
La razón esencial del microfinanciamiento es satisfacer una necesidad de crédito  de millones de personas en el mundo ubicadas en los sectores sociales más desprotegidos. La misión principal es la de ayudar a las personas a tener una alternativa de vida productiva, independiente y salir de la pobreza. Una línea fundamental deriva en los microcréditos para las mujeres y sus talleres artesanales.
Ante un universo estimable, pero que no se puede conocer a ciencia cierta por la falta de formalidad y su dispersión, el FMI abre el debate en torno a la necesidad de que las microfinancieras se conviertan a la formalidad y los gobiernos fomenten legislaciones a favor de la regulación de este sector.
GALIMATÍAS
En México el esquema del microfinanciamiento está ligado con la llamada banca social o banca popular que pervive en márgenes incipientes como lo expresó Thierry Lemaresquier, representante en México del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
La ONU y el PNUD consideran que en México hay al menos 30 millones de mexicanos que no tienen servicios financieros y que bien podrían formar parte de un mercado potencial para el microfinanciamiento. No obstante la mayor limitación para cubrirlos es lo acotado de los programas gubernamentales.
La promesa reiterada del  presidente Vicente Fox de crear “una gran banca social” que tanto promovió en su plataforma de campaña para la Presidencia, también quedará en vano, tal y como sucedió,  con tantas otras propuestas vehemente consideradas en su plataforma como candidato.
Las acciones de Fox en este sentido se han limitado a dos aspectos: 1) Por la parte del microfinanciamiento, surgió un programa denominado coloquialmente "mcrochangarro" con un grado de cobertura menor al 5% del universo señalado por la ONU y el PNUD. El programa Microchangarro otorga préstamos promedio de tres mil pesos por persona, una cantidad que por más pequeño que sea un taller artesanal es ridícula. 2) Por la parte del ahorro, el antiguo Patronato del Ahorro Nacional fue rebautizado como el Bansefi, el cual dirige Javier Gavito Mohar, quien formó parte del staff de primer nivel de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores en el sexenio pasado. Gavito Mohar desempeña la tarea de llevar al Bansefi hacia el esquema de la privatización propuesto por el presidente Fox.
En todo lo que debe ser el entramado financiero de la Banca Social hace falta cuerpo y sobre todo directriz. La fórmula del microfinanciamiento bien instrumentada puede coadyuvar en forma tangible a crear un beneficio social para millones de personas que esperan una oportunidad en su lugar de origen, sea urbano o rural.
A COLACIÓN
 Para las personas menores de 35 años interesadas en comenzar un negocio propio y realizar el sueño de ser microempresario, les aconsejo visitar en Internet http: www.contactopyme.gob.mx, podrán encontrar información del Programa de Incubadoras de Negocios para Jóvenes (PROJOVEM).
 Projovem tiene una cobertura nacional y su población objetivo son los jóvenes emprendedores del sector rural y/o los jóvenes que desean iniciar una empresa con incidencia en el sector rural, así como los organismos intermedios que pretenden obtener apoyos para instalar una incubadora de negocios en los siguientes conceptos: transferencia de un modelo de incubación, equipamiento, infraestructura y consultoría para negocios en proceso de formación.
Otra página muy recomendable es http://www.esmas.com/emprendedores/emprendedores/ con información bastante útil de cómo iniciar un negocio, darlo de alta en la gran burocracia nacional, el cúmulo de trámites, papeleos y claves fiscales.
En esta página encontrarán una guía elaborada por  Fernando Fabre que busca motivar e impulsar a la gente con espíritu emprendedor para que puedan efectivamente poner sus sueños en la práctica, tener paciencia, talento y prudencia para tener éxito empresarial.
Hay muchas claves del éxito empresarial, no es una fórmula única, ni mágica. Una básica es darle tiempo a la recuperación de la inversión y  al menos tres años seguidos hacer reinversiones, después de cinco años es  buen lapso para comenzar a recuperar lo invertido.
Generalmente las personas que hacen cálculos de recuperar la inversión en lapsos menores de un año, administran una empresa que no logrará sobrevivir en el corto plazo.
Ser empresario es cuestión de talento, virtud y olfato. Precisamente Fabre nos cuesta en esmas.com que los fundadores de Hewlett Packard iniciaron operaciones desde el garage de su casa, es increíble para  una empresa que hoy factura millones de dólares. Sé de otras historias que arrancaron desde la cocina de la casa.
Amigo lector no desperdicie el tiempo, pruebe su talento empresarial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *