Home Buenas Noticias Recordando a Gerardo Murillo, conocido como “Dr. Atl”, cuyos paisajes y murales han dejado huella
Buenas Noticias - August 15, 2006

Recordando a Gerardo Murillo, conocido como “Dr. Atl”, cuyos paisajes y murales han dejado huella

Gerardo Murillo murió el
15 de agosto de 1964
Foto: Internet

Ciudad de México.- 14 de Agosto de 2006.- Personaje singular, en perpetua búsqueda, siempre jovial y activo, el pintor mexicano Gerardo Murillo, mejor conocido como "Dr. Atl", cuyos paisajes y murales dejaron huella en el arte mexicano del siglo XX, falleció el 15 de agosto de 1964.

Nacido en Guadalajara, Jalisco, el 3 de octubre de 1875, Murillo hizo sus primeros estudios de pintura con Felipe Castro en Guadalajara, para despúes irse a Aguascalientes y la Ciudad de México, donde logró entrar a la Escuela de Bellas Artes.

En 1897, Murillo obtuvo una beca del gobierno para estudiar en la Universidad de Roma, en Italia, donde se doctoró en Filosofía y Derecho; durante su estancia participó de manera activa en huelgas universitarias y colaboró con el Partido Socialista Italiano y el diario Avanti.

Luego, en París, Gerardo Murillo asistió a las cátedras de Henri Bergson sobre arte y efectuó cursos de filosofía, historia y geografía. Fue por aquel entonces que Leopoldo Lugones lo bautizó con el seudónimo de "Dr. Alt", palabra, que en náhuatl significa "agua".

De regreso a México, en 1903, se dedicó a pintar su país natal e impartir clases en la Academia de San Carlos de la Ciudad de México, donde tuvo como alumnos a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco.

Se vinculó con el grupo de la revista Savia Moderna que patrocinaban los jóvenes más brillantes del momento entre los que se encontraban Francisco de la Torre, Diego Rivera y Ponce de León, quienes acabaron con el llamado estilo pompier.

El artista mexicano inventó colores secos a partir de resina y petróleo, llamados atl-colors, con los cuales pintó una serie de volcanes y un cuadro de mujeres desnudas.

En 1910, con motivo del centenario de la Independencia, organizó una exposición colectiva, resultado de una protesta pública organizada por él. Debido al éxito, buscó la formación de una sociedad que tomara la encomienda de las pintas en los muros de los edificios.

Debido al inicio de la Revolución, los planes se vinieron abajo, por lo que viajó a la capital francesa, donde fundó el periódico Action Dárt, en el cual difundió el sentido social de los recientes acontecimientos en México.

Tras la muerte de Francisco I. Madero y el ascenso de Victoriano Huerta, comenzó a editar el periódico La Revolution du Mexique y buscó incidir en la opinión pública de Francia. Disfrazado de italiano, en 1913 volvió a México y se unió al movimiento carrancista del que fue jefe de propaganda.

"Dr. Atl" fundó diversos periódicos en el país y reorganizó la Casa del Obrero Mundial, en Orizaba, Veracruz; editó "El imparcial", publicación en la que colaboraban Orozco y Siqueiros, y con el establecimiento de Carranza se hizo director de Bellas Artes.

Finalmente, la lucha armada terminó y Murillo se dedicó a la pintura y al estudio de la vulcanología. Entre 1922 y 1925 escribió "Las artes populares en México" y con Manuel Toussaint "Iglesias de México", obra dedicada al arte colonial y editada en seis volúmenes.

Su actividad como narrador y ensayista se publicó posteriormente en "Cuentos de todos colores", "La actividad del Popocatépetl y "Cómo nace y crece un volcán" y "Paricutín" (1950), entre otros libros. Mientras que "La perla", inspiró la novela homónima del escritor estadounidense John Steinbeck.

En su producción de caballete de los años 40 destaca el retrato de Nahui Ollin (Carmen Mongragón) y la serie "Como nace un volcán", selección de numerosos cuadros y dibujos realizados a partir del surgimiento del Paricutín, en 1943.

Personaje singular, en perpetua búsqueda, participó en el Partido Comunista. Estuvo en el Colegio Nacional entre 1950 y 1951, pero rechazó ser incluido como miembro, porque la distinción fue hecha a Gerardo Murillo y no al Dr. Atl.

En su pintura de paisajes adoptó la perspectiva curva propuesta por Luis G. Serrano e introdujo la técnica del difuminado.

Al fallecer, el 15 de agosto de 1964, Murillo dejó sin concluir una serie de páneles en el desaparecido Hotel Casino de la Selva de Cuernavaca, Morelos, y un anteproyecto de mural para el actual Museo de la Ciudad de México. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *