Home Análisis Global El giro de Castro
Análisis Global - August 14, 2006

El giro de Castro

El giro de Castro

Por :Isaac Biggio
 
Durante 30 años (de 1961 a 1991) el gran mentor de Castro fue el Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS). Castró apoyó al Kremlin cuando éste invadió Praga 68, Polonia 81 y Afganistán 89, y también cuando éste chocó con Mao.

La destrucción del PCUS fue una tragedia para sus discípulos cubanos. Castro se negó a suavizar el monopolio del partido comunista. Ni si quiera dejó que algunos otros partidos cohabiten con el suyo, tipo China. Durante el Glasnot (apertura) y Perestroika (reestructuración) de Gorbachev, Castro se negó a liberalizar su regimen económico, aunque sí fue permitiendo inversiones privadas.

Castro pudo haber seguido el modelo de Angola, Mozambique y Etiopía, quienes tuvieron partidos ‘marxistas leninistas’ que se mantuvieron en el poder con el apoyo de sus tropas o funcionarios. Estos países africanos nunca llegaron a eliminar la economía de mercado para remplazarla por una planificada. En estos tres casos los ex-prosoviéticos decidieron legalizar a sus antiguos oponentes armados y competir en elecciones con ellos. El MPLA angolés y el FRELIMO se convirtieron en partidos que se mantenían ininterrumpidamente en el poder pero al estilo del PRI mexicano permitiendo la creación de una nueva clase empresarial nativa y elecciones multipartidarias.

En Cuba Castro quiso que el monopolio del poder siga en manos del partido único y que la elite gobernante extrajera su poder de la administración de empresas públicas en vez de tener sus propias empresas privadas. Sin embargo, a medida que el régimen incentiva ‘joint ventures’ e inversiones privadas deben estar surgiendo nuevos empresarios locales (como hoy los hay y con tanta fuerza en China roja).

Castro ha buscado diversificar su economía y dejar que empresas extranjeras adquieran propiedades o establezcan sociedades mixtas con su Estado. Uno de los sectores claves iniciales en ese giro ha sido turismo y hotelería, pero también se ha extendido a fábricas y a productos químico-farmacéuticos. Ha debido permitir que una parte de su economía quede dolarizada y que su plan quede alterado con fuertes elementos de mercado.

Castro quiso emular el giro de Vietnam y China que mantenían las dictaduras del Partido Comunista pero abriendo sus mercados. En esos casos los comunistas se comprometían a usar su influencia laboral para evitar huelgas, mientras que a sus poblaciones les decían que había que trabajar en torno a esas empresas para levantar la economía. Muchos inversionistas han sabido sacar gran ventaja de ello.

Sin embargo, mientras EEUU ha demostrado gran entusiasmo por invertir en China y Vietnam (pese a las decenas de nortamericanos que perecieron bajo sus balas) en Cuba (al igual que en el caso de Corea del Norte) Washington mantiene una hostilidad.

El bloqueo norteamericano no ha hundido a Castro. Mas bien, le ha permitido aparecer como héroe de la soberanía nacional y buscar nuevos nexos. Ha entablado buenas relaciones con México y Canadá (socios de EEUU en el NAFTA), aunque queda pendiente ver si el nuevo gobierno conservador canadiense no decida alejarse de la anterior linea de acercamiento a Cuba impuesta por los liberales y prefiera pegarse a la posición de Bush.

De manera especial Castro ha buscado acercarse a la Unión Europea y a América Latina. España ha sido un puente clave. Desde 1991 Fidel y el rey de España (quienes deberían ser antípodas pues uno plantea el comunismo y el otro la monarquía hereditaria) han venido coordinando estrechamente impulsando las cumbres anuales iberoamericanas.

Estas se han dado de manera paralela a las de la OEA con la diferencia que no participaban EEUU y los países angloparlantes, pero donde siempre se planteaban resoluciones buscando cesar el bloqueo contra Cuba.  En estas cumbres España lograba reconstruir su relación con sus excolonias y avanzar como el gran inversor de la Unión Europea en la región, mientras que Cuba se reinsertaba en su continente y atraía capitales ibéricos y latinoamericanos.

De las armas a las urnas
 
Cuando en 1966 Castro cumplió 40 años Cuba auspiciaba a la Tricontinental y el establecimiento de focos guerrilleros en la mayor parte de América Latina. El Ché Guevara estuvo en Congo y luego en 1968 murió en Bolivia.

Cuando Castro festejó medio siglo de vida las tropas cubanas eran enviadas al Africa. Ellas fueron claves en apoyar a los regímenes pro-soviéticos de Angola y Etiopía. Al celebrar sus 55 años Castro había logrado tener en Nicaragua un socio donde también una revolución local apoyada en guerrilleros había depuesto a un dictador.

Sin embargo, Fidel ha ido dejando la diplomacia del fusil. Así como Khadaffi en Libia busca distanciarse de toda forma de ‘terrorismo’, Castro hoy quiere que sus partidarios vayan abandonando la vía armada. Fidel quiere exportar expertos cubanos pero en las áreas de salud y educación (tal como lo viene haciendo en Venezuela).

El Congreso Nacional Africano, el IRA irlandés y la ETA vasca se desarrollaron bajo la influencia de Castro, quien hoy alaba sus procesos de desarme e incoproración a la democracia multipartidaria.

Hoy antiguos guerrilleros están en los gobiernos de Bolivia y Uruguay, o colaborando con los de Brasil, Chile y Venezuela. La única guerrilla que queda con peso es la colombiana a quien Castro y Chávez quieren obligarla a sentarse con Uribe a negociar.

El presidente colombiano, pese a ser el más pro-Bush de la región, constantemente se vale de La Habana como mediador ante las FARC y el ELN. La otra guerrilla castrista de peso que quedaba (los zapatistas) ahora buscan operar en la legalidad electoral. En cuanto al senderismo, ‘Granma’ saludó cuando su jefe Abimael Guzmán fue apresado por Fujimori en 1992.

La derecha puede ser muy hostil a Castro pero también debe reconocer que él ha jugado un rol importante en ir desmovilizando a las guerrillas y hacer que varios de sus líderes y movimientos se hayan integrado a las actuales democracias representatives, con lo que se ha ayudao a estabilizar una época inusual en América Latina. Por primera vez durante alrededor dos décadas donde casi toda la región ha tenido gobiernos electos en comicios multipartidarios.

A pesar que Castro ha empujado a sus camaradas de armas hacia ir a las urnas, él persiste en mantener la dictadura del partido oficial, sistema que él ve como más ‘democrático’ pues, según él, hay menos desigualdad social y más ‘participación popular’.

Fidel en el nuevo contexto regional
 
Si cuando Fidel celebró su 65 cumpleaños veía como se desintegraba su gran benefactor (la URSS), al llegar a las 8 décadas de vida él puede ver que, si bien perdió al ‘bloque socialista’, las relaciones con el resto de América Latina y el Caribe pasan por su mejor momento.

Hugo Chávez aterrizó en La Habana en el cumpleaños de Fidel. El presidente venezolano ha hecho bastante para ir rompiendo el cerco de EEUU a la isla. A inicios de este año La Habana creó con La Paz y Caracas el Tratado de Comercio de los Pueblos, el mismo que es contrapuesto al ALCA de EEUU.

Una gran satisfacción debe tener Fidel por el hecho que es el primer cumpleaños que celebra sabiendo que en el país donde murió el ‘Ché’ Guevara existe desde enero un nuevo gobierno que le es tan cercano.

Justamente, uno de los motivos que los médicos dan al deterioro de la salud de Fidel es que él se agitó mucho en el viaje a Córdova donde visitó una ciudad donde vivió Guevara, donde condujo un mitin ante decenas de miles de personas y donde fue la estrella de la cumbre del Mercosur. En este cónclave se selló un acuerdo arancelario con Cuba pasando por alto el bloqueo impuesto antes por EEUU y la OEA.

Fidel ha visto caer a varios presidentes amigos suyos en el continente (Brasil 1964, Bolivia 1971, Chile 1973, Perú 1975, Granada 1983, Nicaragua 1990) pero nunca antes se ha sentido rodeado por tantos gobiernos cercanos. Tiene por primera vez un bloque económico y politico regional (con Venezuela y Bolivia) y buenas relaciones con Argentina, Brasil y Venezuela (las tres mayores economías suramericanas).

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *