Home Por la Espiral BMV respalda a Calderón
Por la Espiral - July 4, 2006

BMV respalda a Calderón

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-BMV respalda a Calderón
-Impugnaciones: largos meses
-Fox dejaría PEF del 2007

Largo compás de espera previo al anuncio oficial del Instituto Federal Electoral (IFE) del resultado del conteo, distrito por distrito, para ubicar el margen en votos que permita dar a conocer al candidato electo presidente.
 En tanto, transitamos en el escenario menos deseado por los mexicanos, aunque es el más anticipado desde meses atrás dado el contexto de debilidad observada y tantas veces criticada en la actuación de los órganos electorales; lo álgido de las campañas; la guerra sucia; la polarización de la intención del voto; y la intromisión del presidente Vicente Fox.
 Los factores de corto plazo tendrán repercusiones de distinta magnitud en los mercados financieros. El contexto post electoral amaneció  con un abanico de incertidumbre, hasta este momento perfectamente manejable, incluso digerible, porque tanto la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) como el peso en sus movimientos de la semana del 26 al 30 de junio (previa a la jornada electoral) y del lunes 3 de julio (las primeras reacciones) comenzaron a descontar una victoria de Felipe Calderón, candidato del PAN.
 En la semana del 26 al 30 de junio el mercado accionario logró un balance  positivo de 3.24 por ciento. En la sesión del día lunes 3 de julio, la bolsa abrió a la alza, a media mañana subió 3.90% y cerró finalmente con una  ganancia de  4.77 por ciento.
  El peso respecto al dólar cerró el viernes en 11.48 pesos por dólar a la venta, en ventanilla bancaria, de acuerdo con el parámetro de Banamex. El día lunes 3 de julio, el peso registró una apreciación de 23 centavos.
 La interpretación más significativa es que en medio de la incertidumbre provocada por lo cerrado de la contienda electoral, los mercados están dando por descontado que ganó Calderón y que el IFE lo hará oficial este miércoles.
 Si bien aparentemente todo parece reducirse a una larga espera de horas para conocer al ganador en voz del IFE, la situación es que el letargo post electoral podría no terminar con final feliz el día 5 de julio y llevarnos a una espiral de meses con impugnaciones de por medio.
A COLACIÓN
 ¿Qué ventiló la prensa extranjera de los acontecimientos electorales del domingo pasado en México? A diferencia de aquella histórica portada en El País, del 3 de julio del 2000 cuando a ocho columnas anunció: “Cayó el muro priísta”. La edición del periódico español concerniente al día de ayer presentó un pequeño recuadro en la portada con: “El empate entre López Obrador y Calderón aplaza al miércoles el anuncio del resultado final”.
 En Gran Bretaña, el Financial Times, destacó: “Rivals claims victory in México elections”; lo más destacado del artículo advertía: “México was plunged into uncertainty”.
 En Estados Unidos los medios impresos más influyentes voltearon a México para alertar del panorama. The New York Times enfatizó: “Electoral crisis in México as top 2 declare victory”. The Washington Post indicó: “Mexican presidential rivals both claim win in tight vote”.
 La mayoría de la prensa extranjera, en la médula de sus artículos de opinión, coincide  que a pesar de que el gobierno mexicano gastó millones de dólares en el convite electoral, nuevamente la ciudadanía rebasó con su participación cívica y pacífica a la estructura de gobierno y a los órganos electorales minados en su papel de árbitro.
 Por el lado de los análisis, casas de estudio influyen  para interpretar el panorama a los inversionistas foráneos: el Credit Suisse First Boston advierte que podría demorar meses el conflicto post electoral. Reconoce que si bien es una prueba para la joven democracia mexicana, márgenes tan cerrados han sucedido en los comicios  para elegir presidente en Estados Unidos; primer ministro en Alemania y recientemente en Italia.
En estas democracias maduras tras el anuncio formal por los órganos colegiados, el candidato perdedor simplemente acepta la derrota y se retira a su casa.
 Para el caso de México, First Boston hace la clara diferenciación entre la actitud en Estados Unidos, Alemania e Italia dado que en México eclipsan  contrastes sociales en comparación con los otros países y existe una mayor polarización caldo de cultivo para cualquier reacción.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 Dentro de todas las especulaciones suscitadas en torno a qué esperar considero previsora la actitud del presidente Fox cuando, desde enero pasado, preparó junto con Francisco Gil Díaz, secretario de Hacienda, una iniciativa para modificar el artículo 74 constitucional  para que sea el presidente saliente quien proponga el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) y la Ley de Ingresos del primer año de gobierno del presidente electo.
 La iniciativa entró a discusión en marzo pasado, el Senado aprobó (en su mayoría PRI y PAN) modificaciones al texto que dispone que en un año de transición, el Ejecutivo que comienza mandato sexenal puede enviar su propuesta de presupuesto a partir del primero de diciembre y hasta el 15 de ese mismo mes. Los diputados tienen de plazo el día 31 para aprobarlo.
En la reforma a la fracción IV del artículo 74 constitucional se cambia tal disposición para establecer que deberá ser el presidente a punto de concluir su mandato el que haga llegar al Congreso las iniciativas de Ley de Ingresos y Presupuesto de Egresos a más tardar el 8 de septiembre.
El nuevo presidente podrá hacer llegar propuestas de corrección entre el primero y el 10 de diciembre, y el Congreso dispondrá hasta el 31 de ese mes, cuando concluye el periodo ordinario de sesiones, para aprobarlas.
 Para el mes de abril, el presidente Fox envío a la  Cámara de Diputados los criterios generales de política económica para el año 2007 mediante los cuales propone un entorno macroeconómico restrictivo de las finanzas públicas.
Los principales propósitos de la Ley de Ingresos y del PEF 2007 parten de: un crecimiento de 3.6% del PIB; inflación de 3%; déficit de 17 mil 275 millones de dólares en la cuenta corriente de la balanza de pagos, equivalente a 2% del PIB; déficit cero en las finanzas del sector público; un tipo de cambio de 11.18 pesos por dólar y, a diferencia de lo estimado para 2006, un precio de 37.5 dólares por barril de petróleo, 5.5 dólares menor a lo aprobado por los diputados.
 Con esta maniobra anticipada, el mensaje claro y directo para los mexicanos y los inversionistas, es que exista o no conflicto post electoral e impugnaciones que podrían dilatar meses, para el primero de enero del 2007, México tendrá presupuesto.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *