Home Buenas Noticias Descubren entierro de élite en templo de mayor jerarquía de Cañada de la Virgen, San Miguel Allende
Buenas Noticias - June 30, 2006

Descubren entierro de élite en templo de mayor jerarquía de Cañada de la Virgen, San Miguel Allende

‘Cañada de la Virgen’ es una zona
 arqueológica que se ubica a
30 kilómetros al suroeste
de San Miguel de Allende
Foto: Internet

San Miguel Allende, Guanajuato.- 30 de junio de 2006.- Arqueólogos mexicanos han encontrado el entierro ritual de un personaje de "elite" en el interior de un templo localizado en la parte superior del edificio principal de la zona arqueológica de Cañada de la Virgen, cuya estructura está íntimamente ligada a la concepción mesoamericana acerca del Universo y los ciclos agrícolas.

Ubicado el 21 de junio pasado, el entierro podría datar de entre el año 800 y el 1000 dC, y correspondería a un alto jerarca de la zona (ubicada a unos 20 kilómetros de San Miguel de Allende), según la complejidad ritual de su enterramiento.

Otro elemento que hace creer que se trata de un personaje de élite es que fue encontrado dentro de un cuarto tapizado con murales de tonalidad roja que los especialistas han bautizado como "Templo Rojo", que podría ser uno de los más grandes de Mesoamérica.

En entrevista realizada en el sitio prehispánico, el arqueólogo Francisco Javier Martínez Bravo, responsable del frente de excavación, informó a Notimex que consideran que se trata de "un entierro de élite, por encontrase en el templo de mayor jerarquía de toda la zona (que ha sido delimitada en 16 hectáreas).

También lo consideran así por contar con una ofrenda compleja que hasta el momento corresponde a tres capas de tepalcate, cerámica y algunos restos de lítica y otros materiales como carbón".

El patrón de enterramiento, explicó, "corresponde a otros que se han encontrado en la zona y su orientación es en posición en decúbito dorsal extendido y con el rostro volteado hacia el sur", cuyos huesos de la parte inferior no fueron encontrados, debido a que podría tratarse de un ritual funerario.

La osamenta fue localizada en el interior de un cuarto ubicado en la parte superior del edificio A, denominado "La casa de los 13 cielos", que de acuerdo con las primeras mediciones tendría una dimensión de 25 metros de largo por nueve de ancho, y que se encuentra decorado con murales a base de franjas rojas, negras y cafés, que representan la concepción del Universo ligado a la Tierra.

Martínez, señaló que es enorme la cantidad de recursos que se depositaron como parte de la ofrenda, eso es característica de un entierro de elite; "un primer análisis nos dice que era cerámica nueva elaborada expresamente para el ritual funerario y que se distingue de la cerámica doméstica por su manufactura más cuidadosa y su decoración más elaborada".

Además, dijo, "creemos que el ritual funerario debió ser muy largo y duró bastantes horas por la cantidad de material que fue depositado y que esperamos que sea mayor, porque lo que hemos retirado hasta el momento, me parece que es secundario respeto a la ofrenda principal", cuya exploración se espera pueda ser terminada en los próximos 10 días.

Como parte del Proyecto Arqueológico Cañada de la Virgen que trabaja de manera ininterrumpida en el lugar desde 2002, un grupo de unos 15 especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) trabajan en el lugar para tratar de determinar las cualidades de los asentamientos que se produjeron en la zona del bajío y que por mucho tiempo se pensó se trataba de "los últimos chichimecas errantes".

De acuerdo con la arqueóloga Gabriela Zepeda García Moreno, directora del citado proyecto, "la suma y el cruzamiento de datos, nos han llevado a la interpretación de grupos desconocidos por encontrase en fronteras septentrionales o en áreas donde sólo se pensaba que estaban los últimos chichimecas errantes, quizá estamos verdaderamente con grupos toltecas-chichimecas o acolhuas-chichimecas".

Estos grupos, explicó, "tienen una fuerte tradición enraizada en la columna vertebral mesoamericana, que son los calendarios astronómicos" y en Cañada de la Virgen, detalló, han podido ser identificados tres calendarios de horizonte respecto del sol y un calendario lunar de acuerdo con la ubicación de los edificios construidos en la zona, el "Templo Rojo", correspondería al lugar de la dualidad o punto de máxima ritualidad.

Los murales que decoran el templo, señaló la arqueóloga, "son franjas, se trata de pinturas abstractas, son franjas horizontales, en las que hay una secuencia de negro, rojo, negro y café abajo", en los registros calendáricos, explicó "fechas conmemorativas con respecto de la entrada del sol y de los ciclos agrarios y de recolección".

El rojo, dijo, "es un color asociado al Este, es el color de la primavera, del amanecer, el negro estaría asociado al Norte y aquí por el tipo de edificios y de las ofrendas encontradas podríamos decir que realmente se ubica dentro de la cosmovisión mesoamericana a través de los equinoccios, solsticios y de los pasos cenitales que está reflejada en la propia planeación de Cañada de la Virgen".

Los trabajos arqueológicos en la zona han demostrado que esta fue planeada con anticipación, "la mayor parte de los cerros (que circundan la zona) muestran mojoneras de intersección en puntos clave de coincidencia para lo que sería la traza urbana de la zona y la mayor parte de estos eventos culturales está íntimamente ligados a esa concepción del cielo".

El complejo A, ha sido denominado por los especialistas como "La casa de los 13 cielos", en ese sentido, el "Templo Rojo" sería el décimo tercero, "el lugar de la dualidad, mientras que el complejo B se ha llamado "La casa de la noche más larga", porque está vinculada al solsticio de invierno".

En los murales del templo donde fue encontrado el entierro, explicó Zepeda, "existe una representación que nos habla de niveles de cielos, por la propia ubicación del mural que se halla en el muro Oeste, éste era iluminado por el Sol, los rayos solares entraban en puntos estratégicos para ir iluminando internamente todo el mural, no hay nada al azar, todo está perfectamente planeado en función de los calendarios".

Los elementos rescatados hasta el momento por los especialistas del entierro ritual, corresponden a un sahumador en la parte Sureste, un cajete y una olla que se han levantado casi completos con su contenido y que podrá dar elementos de las formas fúnebres de la región y datos del sexo, su estado de salud, edad, su pertenencia étnica del personaje.

El entierro y la presencia de murales, coincidieron, "unen al Templo Rojo con una tradición muralistíca prehispánico mesoamericana que existe y está siendo definida y estudiada y liga a la zona con el resto de este territorio, estamos hablando de una gran área cultural que compartía conocimientos, tecnologías, tradiciones y rituales".

Durante los trabajos en Cañada de la Virgen, los especialistas han podido realizar diferentes informes técnicos y académicos, publicaciones y tres trabajos multimedia como parte del proyecto estatal que investiga también las zonas de Peralta, Plazuelas y El Coporo.

Los trabajos se realizan gracias a un fondo fideicomiso especial del estado de Guanajuato, en el que participan el gobierno municipal y el INAH, con un presupuesto de unos 40 millones de pesos. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *