Home Análisis Global Iraq tras el fin de Al Zarqawi
Análisis Global - June 8, 2006

Iraq tras el fin de Al Zarqawi

Iraq tras el fin de Al Zarqawi

Por Isaac Bigio
Analista internacional                                                            

El inicio del fin de la insurgencia iraquí ha sido anunciado antes cuando en julio 2003 fueron abatidos los dos hijos de Saddam Hussein (Uday y Qusay) y cuando seis meses después él fue capturado, sin embargo inmediatamente después la ‘resistencia’ aparecía creciendo. ¿La muerte del jefe de Al Qaeda en Iraq será el punto de inflexión de los subversivos o será algo que alimentará la insurrección?

En la tarde del miércoles 7 de Junio bombarderos norteamericanos atacaron una morada en Baquba, al norte de Bagdad, donde pereció Abu Musab Zarqawi y algunos de sus colaboradores. El y su guía Osama Bin Laden eran las únicas personas a las cuales Washington ofrecía $US 25 millones por su cabeza.

Su muerte ha coincidido con la finalización de la configuración de todos los ministerios del primer gobierno de unidad nacional iraquí tras seis meses de haber sido las elecciones del 15 de diciembre pasado. Los últimos 3 ministerios (seguridad, interior y defensa) han sido entregados a tres antiguos oficiales de Saddam Hussein.

La demora en configurar un gabinete demuestra el grado de crisis y fragmentación étnica-regional que vive Iraq. El acuerdo arribado también implica un nuevo juego de alianzas que eventualmente podría conducir a un pacto con algunos grupos insurgentes que se beneficiarían de una amnistía. Es posible que estos nuevos realineamientos hayn estado detrás de alguna probable cooperación de líderes sunnitas opositores con el nuevo gobierno para aislar o facilitar la ubicación de Zarqawi.

La eliminación de Zarqawi ha sido saludada por Bush y Blair, para quienes ello les viene a bien debido a que atraviezan por su mayor nivel de impopularidad interna y a que el instituto de estudios estratégicos de Londres presentó su informe anual donde menciona el crecimiento de las resistencias armadas en Afganistán e Iraq.

Zarqawi, nacido en Jordania en 1967, es un veterano de la guerra afgana que en su país está condenado a muerte y que es sindicado de haber organizado ataques como el que mató a 125 personas (muchos de ellos nuevos reclutas para las fuerzas armadas y policiales iraquíes en Enero 2005), la voladura de la sede de la ONU, emboscadas contra tropas italianas, polacas, británicas y norteamericanas y bombazos contra civiles y mezquitas chiítas, así como estar ligado a atentados desde Casablanca hasta Amán y Estambul.

El se hizo muy notorio por propiciar una guerra civil entre la minoría sunnita contra la mayoría chiíta, a quienes acusaba de ‘infieles’, ‘serpientes’, ‘escorpiones’ y ‘veneno’, así como por filmar videos donde se decapitaban rehenes norteamericanos (incluso bajo su presencia o espada).

Si bien la caída de Zarqawi hizo caer el precio del barril del petróleo por primera vez en dos meses a menos de $US 70, el anuncio de su muerte ha sido tomado con cautela por Londres y Washington.

Sin embargo, en las 24 horas siguientes de su muerte Bagdad fue escenario de varios atentados los mismos que causaron más de 30 muertos, en una capital donde el promedio de asesinatos es de 1,200 al mes.

Los familiares y camaradas de Zarqawi han mostrado su ‘alegría’ por que aducen que zarqawi irá al cielo y que su sangre irrigará a la resistencia. No ha de sorprendernos que dentro d epoco aparezcan en varias partes del mundo nuevas ‘Brigadas Al Zarqawi’. Según la experta italiana Loretta Napoleoni Zarqawi es el primer jerarca de Al Qaeda que muere en combate y puede pasar a ser un súper-mártir.

Zarqawi, si bien pudo haber sido el insurgente más buscado, su movimiento posiblemente no tenga ni 3,000 combatientes ni reuna al 10% de la resistencia. El mismo no es iraquí ni proviene de las dos principales vertientes de la oposición anti-norteamericana: panarabistas y chiítas. Dentro de la rebelión iraquí sus fuerzas eran minoritarias y eran vistas con recelo pues provocaban a la mayoría chiíta, quien también está descontenta con la ocupación y apoya a Irán, a quien EEUU quiere cercar y posiblemente bombardear.

El zarpazo final a Zarqawi bien pudo haber sido facilitado por sus propios errores. El enajenó a muchos sectores populares iraquíes por promover matanzas sectarias contra los chiítas y líderes sunnitas. Jonathan Steele de ‘The Guardian’  menciona una carta enviada a él por su lugarteniente Ayman Al-Zawahui en la cual le advierte que sus videos sangrientos y ataques anti-chiítas podrían minarle.

Zarqawi es el líder binladenista más importante muerto desde Septiembre 2001 pues Osama Bin Laden y Mula Omar siguen intocados. Las mismas tropas ocupantes que hoy festejan su eliminación son quienes con su invasión a Iraq le permitieron a Al Qaeda, quien no tenía mayor peso allí durante la dictadura de Hussein, poder crecer tanto en dicho país.

Zarqawi no había logrado que hacer lo que hizo si es que Iraq no hubiese sido atacado. Hoy, su muerte será usada por Bush y Blair como un punto en su favor ante la embestida de sus críticos anti-guerra y por el nuevo gabinete iraquí para mantener unidos a partidos que van desde chiítas por-Irán hasta kurdos pro-EEUU. Sin embargo, en el largo plazo difficilmente amenguen a una resistencia que mayoritariamente no compartía los métodos de Zarqawi.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *