Home Buenas Noticias Mario Vargas Llosa presenta en Madrid su última novela “Travesuras de la niña mala”
Buenas Noticias - May 24, 2006

Mario Vargas Llosa presenta en Madrid su última novela “Travesuras de la niña mala”

 Mario Vargas Llosa nos
presenta una historia de amor 
Foto: Internet

Madrid, España; 23 de Mayo del 2006.- El escritor peruano Mario Vargas Llosa presentó hoy en Madrid su última novela, "Travesuras de la niña mala", una historia de amor que se desarrolla en diferentes ciudades del mundo a lo largo de cuatro décadas y con importantes transformaciones políticas, sociales y culturales como trasfondo.

El novelista que ha escrito obras de gran violencia, incursionando en un liceo militar en “La ciudad y los perros”, reflejando la vida de un dictador en “La fiesta del chivo”, o usando como uno de sus temas centrales un prostíbulo, en “La casa verde”, dijo el martes que en su nueva novela, lidia con un tema que no había explorado hasta ahora: el amor.

“El amor está presente en todas las novelas que he escrito, pero en ninguna es el tema central”, dijo el escritor, de 70 años de edad, durante el lanzamiento internacional de su nuevo libro.

 “Travesuras de la niña mala” describe una tormentosa relación entre un traductor peruano, Ricardo, y Lily, una muchacha de la clase baja limeña que va cambiando de identidad de manera reiterada al desplazarse de país en país, y contraer sucesivas nupcias a fin de satisfacer sus ambiciones. La novela abarca un ciclo de 40 años.

Transcurre en Lima, en la década del cincuenta, en París, en la década del sesenta, en Londres en la década del setenta, y en Madrid en la década del ochenta, todas ellas ciudades en que Vargas Llosa ha pasado extensos períodos de su labor creativa.

A diferencia de “La fiesta del chivo” en que hizo una dilatada investigación para describir la vida del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo, en “Travesuras de la niña mala”, dijo el novelista, “sólo he tenido que cerrar los ojos y evocar los últimos 40 años en los que fui testigo y actor de diferentes cambios”.

El autor dijo que su intención era describir una moderna historia de amor, mezclando recuerdos y fantasías. “Contar una historia de amor es un tema recurrente en la literatura y eso hace que sea un tema más difícil de abordar”, indicó. “Quería escribir una historia de amor moderna, un amor que no está condicionado por la familia, cultura, sociedad, por los mitos y los ritos”.

Aunque admitió que, en su opinión, "el autor no es la persona más indicada para hablar de su obra", el Premio Cervantes dijo que ésta es su primera novela en la que el protagonista es una historia de amor.

Las dificultades para abordar un tema de este tipo con originalidad eran obvias, por tratarse de "uno de los temas más recurrentes de la literatura, condicionado por los ritos del amor decimonónico, patentado por el romanticismo".

Pero esta historia tiene su particularidades. Ricardo Somocurcio, "el niño bueno", conoce en los años 50 en el acomodado barrio limeño de Miraflores, el mismo donde creció Vargas Llosa, a "la niña mala", una hermosa jovencita que se hace llamar "la chilenita", con la que mantendrá un relación intermitente y tumultuosa.

El modesto "niño bueno", obnubilado por su amor a esta mujer, se dejará arrastrar por su avasallante personalidad: inconformista y aventurera, pero también manipuladora, fría y ambiciosa.

Su relación se desarrolla gracias a encuentros fortuitos desde el encantamiento inicial en Lima, pasando por el París de los años 60, "capital de la literatura y la revolución latinoamericanas", el "swinging London" de los 70, con su "revolución de las costumbres y la rebelión pasiva y benigna contra el conformismo", y Japón, donde después de varios matrimonios de conveniencia, la "niña mala" cae en las redes de un traficante de afrodisíacos y utiliza a Ricardo para complacer a su amo.

Ricardo se siente "un imbécil reincidente por seguir enamorado de una loca, de una aventurera", e intenta en vano poner fin a su obsesión por esta mujer.

Pero aún les aguarda un encuentro final en el barrio madrileño de Lavapiés, en plena transición española. Para Vargas Llosa, esta transición es "la más notable transformaciónociedad en elplazo de dos generaciones".

Al igual que el resto de las transformaciones que tienen como escenario las capitales recorridas por la novela, la transición española sirve como marco para el desarrollo final de esta historia de amor.

Vargas Llosa aprovechó la presentación para recordar su llegada a Madrid, en el año 1958, cuando la capital española era "prácticamente una aldea, cortada del resto del mundo y sus vecinos más cercanos".

"Era un mundo que recordaba muchísimo al subdesarrollo; había una dictadura, enormes desigualdades económicas y sociales, un gran desconocimiento e ignorancia del mundo".

La sociedad española de entonces estaba también marcada por una moral pacata: "Yo recuerdo haber visto en la Gran Vía a señoras que llamaban la atención a chicas que llevaban vaqueros", señaló.

Por eso, la transformación que han sufrido Madrid y España en el último cuarto de siglo es para el peruano "absolutamente prodigiosa".

"Quién iba a pensar en los 50 o 60 que los europeos iban a venir luego a ‘corromperse’ a Madrid, la ciudad más liberada, el Madrid de la movida".

Aunque se niega a admitir que la obra es autobiográfica, Vargas Llosa apuntó que está compuesta por "una mezcla ya indiscernible de memoria y fantasía". En todo caso, su experiencia personal está reflejada en los diferentes contextos que rodean a la historia de amor, pero no en ésta.

Al contrario que en sus anteriores trabajos, "La fiesta del chivo" y "El paraíso en la otra esquina", esta vez no tuvo necesidad de documentarse ni de pasar largas horas dedicadas a la investigación.

Su trabajo de investigación principal consistió en "cerrar los ojos y evocar esos últimos 40 o 50 años de los que fui testigo y actor, como todos los de mi generación".

El escritor reveló que existe en realidad una historia de "dos chilenitas" que paseando por el barrio de Miraflores conquistaron a unos jóvenes limeños que luego descubrieron que las muchachas no provenían de Chile a pesar de su apodo.

Pero la historia real, que dio vueltas en su cabeza desde su infancia, no será descubierta. "Lea el libro", es su cordial invitación a quienes desean conocerla.(Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *