Home Política Bush a la baja, a 3 años de declarar que la misión de EU en Irak estaba cumplida
Política - May 2, 2006

Bush a la baja, a 3 años de declarar que la misión de EU en Irak estaba cumplida

Bush jactándose de una
victoria ficticia en el
portaaviones
‘Abraham Lincoln’ a
 tres años de distancia
 Foto: Internet

Washington, DC.- 2 de abril de 2006.- Tres años después de que George W. Bush declarara a bordo de un portaaviones que la misión de Estados Unidos en Irak estaba "cumplida", sólo un 9% de los estadounidenses cree que el Presidente tenía razón.

Aquel discurso, cuya puesta en escena se organizó cuidadosamente a bordo del portaaviones Abraham Lincoln, marcó el cenit de la popularidad de la guerra entre los estadounidenses y sirvió para dar un fuerte impulso al presidente de EU, cuya aceptación superaba el 60%.

Entonces, cuando el Presidente aterrizó en el navío pilotando su propio avión y declaró finalizadas las "principales operaciones de combate", el número de militares de EU muertos en Irak era sólo 139, tras seis semanas de guerra.

En la actualidad, cuando el número de soldados estadounidenses muertos en Irak supera los 2,400, la popularidad del Presidente se ha reducido a la mitad y está en torno al 32%, según los sondeos más recientes.

La marcha de la guerra es uno de los principales factores en esta caída de la popularidad presidencial, según los sondeos.

ENCUESTA

Una encuesta que divulgó ayer la cadena de televisión CNN revela que tan sólo el 9% de los estadounidenses cree que, después de tres años de guerra, se haya cumplido la misión en Irak.

Un 40% sí cree que se acabará cumpliendo. Pero otro 44% se muestra más pesimista y señala que nunca se lograrán las metas.

Un 55% de los encuestados considera que invadir Irak fue un error.

Bush se reunió hoy en la Casa Blanca con sus secretarios de Estado, Condoleezza Rice, y de Defensa, Donald Rumsfeld, que acaban de regresar de una visita por sorpresa a Irak después de que los partidos políticos en el país árabe llegaran a un acuerdo para romper el punto muerto en que se encontraban para la formación de un gobierno de unidad nacional.

Estados Unidos considera que la formación de este gobierno es la solución para poner fin a la escalada de la violencia en el país árabe.

En unas breves declaraciones tras la reunión, Bush quiso lanzar un mensaje de optimismo sobre la situación en Irak.

"Creemos que contamos con socios en este esfuerzo, dedicados a un Irak unificado y a crear un gobierno que represente a todos los iraquíes", afirmó.

Sin embargo, reconoció que no todo son buenas noticias y que "aún quedan días duros por delante", puesto que "sigue habiendo terroristas que quieren cobrarse vidas inocentes para detener el progreso de la democracia", recordó.

Insistió en que "nos encontramos ante un punto de inflexión para los iraquíes, y un nuevo capítulo en nuestra alianza… Estados Unidos está más dispuesto que nunca a lograr el éxito", afirmó Bush.

Si el Presidente se esforzaba en lanzar un mensaje optimista, la oposición demócrata pintaba un panorama mucho menos halagüeño.

En un discurso en Filadelfia, el demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, Joseph Biden, propuso, como solución a la violencia en Irak, dividir el país en tres regiones autónomas —kurda, chiíta y sunita— bajo un gobierno central en Bagdad.

El proyecto de Biden, que también publica en un artículo en el periódico The New York Times, prevé dejar un contingente estadounidense reducido, en torno a los 20 mil soldados, que se encargarían de impedir que los grupos terroristas trasladaran a ciertas regiones de Irak algunas de sus bases en Afganistán.

La Casa Blanca ha rechazado la propuesta del senador demócrata Joseph Biden.

El portavoz presidencial saliente, Scott McClellan, afirmó ayer que una partición "con un gobierno central débil y fuerzas de seguridad regionales no es algo que ningún líder iraquí haya propuesto, ni es algo que el pueblo iraquí haya apoyado".

McClellan también rechazó las críticas hechas este fin de semana por el ex secretario de Estado Colin Powell, quien declaró que antes del comienzo de la guerra había dudado de que el número de fuerzas estadounidenses desplegadas, cerca de 145 mil, fuera a ser suficiente tras la invasión.

Según McClellan, "se dieron muchos consejos y el Presidente los agradeció. Quiso asegurarse de que los comandantes tenían todo lo que necesitaban y ellos estuvieron de acuerdo con el plan que el general Tommy Franks (entonces a cargo del Mando Central) había trazado". (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *