Home Por la Espiral Presencia del Banco Mundial
Por la Espiral - April 27, 2006

Presencia del Banco Mundial

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-Presencia del Banco Mundial
-Más préstamos para México
-FMI es más condicionante

 El Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) juegan un papel destacado como acreedores de México en los últimos años, en especial en el actual sexenio, en la parte que corresponde a financiar proyectos ligados con la infraestructura y el desarrollo; en tanto que el BID es el principal promotor del Plan Puebla Panamá.
El país ha adquirido compromisos financieros cada vez más importantes con ambos organismos, fue más evidente a partir del gobierno que encabezó el presidente Ernesto Zedillo y siguió la misma tónica con el presidente Vicente Fox.
Lo más lamentable es la mayor contratación de una línea acreedora en momentos en que México recibió un afluente de recursos extraordinarios por concepto del precio del petróleo en el mercado internacional. El año pasado ingresaron 30 mil millones de dólares por los vaivenes alcistas de los petroprecios. En 5 años las finanzas recibieron casi 100 mil millones de dólares que fueron inútiles porque se destinaron a gasto corriente en vez de privilegiar el gasto de inversión.
No hay justificación alguna, razonable, para que, al tiempo de recibir ingresos extras, el gobierno decida en cambio firmar más programas auspiciados con endeudamiento provisto por el BM y el BID.
En América Latina, México es un foco de atención y un buen cliente para los acreedores externos. La reciente visita de Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, a la ciudad de México, Monterrey y algunas comunidades de Guerrero demuestran el interés por continuar con la extensión de los programas mediante la elaboración de más propuestas  para el próximo sexenio que pueden ser adquiridas y firmadas por los funcionarios en turno y dejarlas como una nueva herencia para el próximo presidente, en pro de asegurar la continuidad.
Cabe destacar que a diferencia del Fondo Monetario Internacional (FMI), el financiamiento del Banco Mundial no es tan agresivo en términos de condicionar cambios en la política económica, monetaria o fiscal. Al contrario la influencia externa va dirigida a modificar la dinámica sectorial por medio de trabajar en nichos específicos sea de empresarios, comunidades rurales, urbanas incluyendo todo tipo de temas y deficiencias.
El único punto es revisar que realmente la disponibilidad del organismo logre ser  compatible con la pauta establecida en el Plan Nacional de Desarrollo, y que el dinero sirva efectivamente para cubrir prioridades que internamente estén contenidas en la directriz del gobierno.
Por ejemplo, el calendario correspondiente al gobierno de Fox responde al marco del Country Assistance Strategy (CAS) con una línea de endeudamiento que apareció en el año de 1999 con el presidente Zedillo por 5 mil 300  millones de dólares y luego sufrió un reajuste a 5 mil 905 millones de dólares repartidos en una amplia gama de proyectos y programas focalizados tanto al sector rural, las pensiones, microregiones, reforma del sector salud, reestructuración de la Banca de Desarrollo (se hizo mediante la liquidación de Banrural y el surgimiento de Financiera Rural)  y otras áreas de acción.
Todo el programa de gasto está previamente determinado acerca de cómo debe ejercerse cada dólar del BM en más de 30 proyectos, de los que 19 ya están en activo por una cantidad que suma 3 mil 300 millones de dólares.
A COLACIÓN
 No nos extrañe que en los próximos días, del tiempo que le resta a la actual administración, surja la noticia de una extensión del CAS con más prenegociaciones. 
 En lo que va del año, el 2 marzo pasado, el Banco Mundial aprobó un préstamo para México por 501.26 millones de dólares para fortalecer el sistema financiero y reducir el riesgo de futuras crisis financieras.
 La característica, es un  préstamo programático para políticas de desarrollo en apoyo del sector financiero para: 1) Fortalecer la integridad del mercado y los controles para reducir la probabilidad de sufrir una crisis financiera sistémica. 2) Fomentar el crecimiento  del sistema financiero y de mercados de capital que respondan a las necesidades del sector productivo. 3) Aumentar la diversificación de los instrumentos de ahorro e inversión disponibles para los hogares y los inversionistas institucionales.
 Luego, el 14 marzo, el organismo autorizó otro crédito por 300.76 millones de dólares orientados a mejorar la competitividad y acelerar el crecimiento de las  pequeñas empresas en el mercado formal.
 Unos días después, el 29 de marzo, surgió el anuncio de otro crédito también del  BM por  45 millones de dólares y un donativo de 15 millones de dólares del Fondo del Medio Ambiente Mundial (FMAM) destinado a mejorar la prestación de los servicios ambientales.
La intención es ayudar  a los miembros de las comunidades rurales más pobres mediante pagos por la prestación de servicios ambientales; además busca facilitar la descentralización de la gestión ambiental;  incrementar la participación pública; reducir la pérdida de bosques templados; preservar la biodiversidad; y aumentar la gestión sostenible de los recursos hídricos.
La meta es que el proyecto cumpla con los objetivos a través del fortalecimiento y la ampliación del Programa de Pago por Servicios Ambientales Hidrológicos (PSAH) y el Programa para Desarrollar el Mercado de Servicios Ambientales por Captura de Carbono y los Derivados de la Biodiversidad y para Fomentar el Establecimiento y Mejoramiento de Sistemas Agroforestales (CABSA).
El PSAH y el CABSA fueron diseñados  con el fin de proporcionar incentivos económicos y evitar la deforestación en zonas con graves problemas de agua pero donde la actividad forestal comercial de corto o mediano plazo no es capaz de cubrir los costos de oportunidad de convertirse a actividades agrícolas o ganaderas.
GALIMATÍAS
 A diferencia del Banco Mundial, cuando escuchamos hablar del FMI, lo ligamos inmediatamente con la palabra “injerencia”. El FMI, como organismo acreedor, ha tenido un rol relevante en el rescate financiero de decenas de países que han tocado a sus puertas para solicitar recursos en momentos de falta de liquidez. Es innegable el papel condicionante del organismo, propulsor de reformas y recetas de astringencia macroeconómica que no siempre han gustado a la población.
 México y el FMI tienen una relación que puede resumirse en diversas cartas de intención con compromisos asumidos. Afortunadamente cumplimos 12 años alejados de las puertas del fondo. Esperemos que sigamos así.
Agradezco sus comentarios a: claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *