Home Paisanos Crece el apoyo para boicotear productos y servicios estadounidenses el 1º de mayo
Paisanos - April 14, 2006

Crece el apoyo para boicotear productos y servicios estadounidenses el 1º de mayo

Algunas organizaciones sugieren
que el boicot sea permanente
 Foto: Internet

Ciudad de México.- 14 de abril del 2006.- Los defensores de los derechos de los inmigrantes exhortaron a los mexicanos a boicotear los productos y servicios de las firmas estadounidenses el 1º de mayo.

La protesta está programada para que coincida con un boicot ese día a los trabajos y a las tiendas en Estados Unidos, el cual también ha sido llamado “Un día sin inmigrantes’. La idea, surgida a partir de las enormes marchas recientes en todo Estados Unidos en favor de los inmigrantes, busca presionar al Congreso de ese país con el fin de que otorgue la residencia legal a millones de indocumentados.

Los sindicatos mexicanos, grupos políticos y comunitarios, columnistas de periódicos e incluso algunas oficinas del gobierno mexicano se han unido al llamado en los últimos días. “Recuerden, nada gringo el 1º de mayo’, recomienda uno de los diversos correos electrónicos que circulan entre los usuarios de internet en México.

“Lo que solicitan es que el 1º de mayo no se compre nada gringo en el país ni se consuma nada en franquicias americanas, esto quiere decir: No Dunkin Donuts, Mc Donald’s, Burguer King, Starbucks, Sears, Crispy Cream, Walmart, Seven-Eleven y otras de la interminable lista de empresas norteamericanas en México’, dice otro.

Se desconoce cuáles empresas estadounidenses resultarán afectadas. Algunos sindicatos han dicho que boicotearán a firmas específicas, mientras que otros están rechazando todos los productos estadounidenses. Para algunos es una manera de expresar el sentimiento antiestadounidenseo, mientras que otros lo ven como un forma de mostrar el poder de los mexicanos.

En algunos casos, los activistas identificaron incorrectamente algunas firmas como si fueran estadounidenses. Por ejemplo, las tiendas Sears en México han sido propiedad del multimillonario mexicano Carlos Slim desde 1997.

E, irónicamente, la protesta está dirigida a la comunidad empresarial de Estados Unidos, una de las principales partidarias de los programas de legalización y de trabajadores invitados. “Al final del día, el boicot sólo afectará a corporaciones que están respaldando lo que la gente quiere que se haga en el proyecto de ley de inmigración’, dijo Larry Rubin, director general de la Cámara Estadounidense de Comercio en México. Rubin está alentando a la gente a que le escriba a sus legisladores en lugar de llevar a cabo el boicot. Roberto Vigil del grupo Hermandad Mexicana, con sede en California y defensor de los derechos de los inmigrantes, dijo que su organización le ha pedido a algunos de los principales sindicatos de México que respalden la protesta. Elías Bermúdez, presidente de Immigrants Without Borders (“Inmigrantes Sin Fronteras’), con sede en Phoenix, está promoviendo el boicot activamente en entrevistas con radiodifusoras y canales de televisión de México.

Los grupos mexicanos están respondiendo. Pablo González, portavoz de uno de los principales sindicatos de México íla Federación Revolucionaria de Obreros y Campesinosí, dijo que su organización apoyará un boicot contra “al menos cuatro de las firmas más importantes de Estados Unidos, entre ellas Wal-Mart’, la mayor cadena de tiendas al por menor de México. También se espera que participen otros dos importantes grupos de trabajadores, el sindicato de trabajadores telefónicos y el de obreros automotores, dijo Vigil.

Incluso sectores del gobierno mexicano se han integrado a la protesta.

“Nosotros, a petición de los familiares de los migrantes, no vamos a adquirir productos que provengan de los Estados Unidos o que de alguna forma hayan sido elaborados allá el 1o de mayo, en soporte, en ayuda a los movimientos que se están llevando a cabo en la Unión Americana’, dijo Lolita Parkinson, coordinadora nacional de Oficinas Estatales de Atención a Migrantes, que representa a las oficinas gubernamentales de ayuda a los indocumentados. Para algunos, el boicot está azuzado no sólo por el debate sobre la propuesta de ley de inmigración, sino por un antiguo resentimiento sobe lo que se percibe es un maltrato a los mexicanos en Estados Unidos.

“Queremos mostrar el poder que tenemos los mexicanos’, dijo Carlos Chávez y Pacho, vicepresidente de la cámara de comercio en Piedras Negras, Coahuila, estado que colinda con Texas. Rafael Ruiz Harrell, columnista del periódico Metro de la Ciudad de México, pronosticó que el boicot dará lugar a un movimiento más amplio que se extenderá por América Latina. “Si logramos evitar que un día, un solo día, en toda Latinoamérica no tuvieran clientes los negocios norteamericanos, les estaríamos enviando un mensaje clarísmo que al parecer son incapaces de entender’, escribió. (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *