Home Política Senadores de EU afirman que es falso que necesiten trabajadores foráneos
Política - April 4, 2006

Senadores de EU afirman que es falso que necesiten trabajadores foráneos

El senador demócrata
Byron Dorgan, de
Dakota del Norte
Foto: Internet

Washington, D.C.; 3 de abril de 2006.- El Senado continuó hoy debatiendo la propuesta de reforma migratoria que crearía visas para trabajadores huéspedes y abriría caminos hacia la ciudadanía para unos 12 millones de indocumentados, aunque los legisladores continúan divididos sobre la conveniencia de tal propuesta.

“Tenemos suficientes trabajadores en Estados Unidos. Es falso que necesitamos trabajadores huéspedes. Lo que precisamos es coraje para que el Congreso aumente el salario mínimo y para exigir a los empleadores que paguen más.

Con salarios decentes, los estadounidenses tomarán esos empleos”, dijo el senador demócrata Byron Dorgan, de Dakota del Norte.

Aunque la enorme mayoría de los demócratas apoya la propuesta elaborada por el Comité Judicial y pretende crear un programa de trabajadores huéspedes con 400,000 visas temporales de trabajo por año, algunos demócratas como Dorgan se oponen.

Dorgan dijo que el pago promedio por una hora de trabajo en Nicaragua son 37 centavos y en Haití 30 centavos, y que abrir las puertas de Estados Unidos a trabajadores de esos países tendrá el efecto de continuar deprimiendo los salarios en Estados Unidos, lo cual representa una competencia injusta para los norteamericanos.

El senador republicano Saxby Chambliss, de Georgia, coincidió con su colega demócrata. “Los salarios se mantienen por el piso, y los inmigrantes están compitiendo por el mismo número reducido de empleos”, dijo Chambliss, quien también se opone a la legalización de los indocumentados.

“La amnistía que propone el Comité Judicial es demasiado similar a la de 1986 y tendrá el mismo resultado”, afirmó.

La amnistía de 1986, que legalizó a unos tres millones de indocumentados, es criticada por la enorme mayoría de los políticos de todos los sectores, bajo el argumento de que no resolvió el problema de la inmigración ilegal, ya que dos décadas después se calcula que hay en Estados Unidos unos 12 millones de indocumentados.

Chambliss propuso una enmienda a la propuesta del Comité Judicial en lo que se refiere al plan piloto para legalizar en los próximos cinco años a un millón y medio de extranjeros que trabajan en la agricultura.

La propuesta del Comité Judicial, elaborada por la senadora demócrata Dianne Feinstein de California, permitiría a estos trabajadores acceder en última instancia a la ciudadanía estadounidense, pero la enmienda de Chambliss propuso que sólo puedan trabajar por dos años y después deban retornar a sus países.

El senador republicano Lamar Alexander de Tennessee también propuso una enmienda, que propone otorgar becas para estudiar inglés a los inmigrantes que lleguen a Estados Unidos bajo el programa de trabajadores huéspedes.

Además, la enmienda de Alexander premiaría a los inmigrantes que logran hablarlo y escribirlo de manera fluida, acortando el período que deben esperar para poder solicitar la residencia permanente (“tarjeta verde”) de cinco a cuatro años.

La “tarjeta verde” es el primer paso hacia la ciudadanía. Las becas de inglés se financiarían con el dinero que los extranjeros tienen que pagar para solicitar la visa temporal de trabajo, dijo el senador.

Por su parte, el senador demócrata Jefferson Bingaman de Nuevo México propuso por su parte una enmienda al proyecto que aumenta en 50 millones de dólares anuales los recursos con que el gobierno federal debe asistir a las oficinas del sheriff y las policías de ciudades a lo largo de las dos fronteras estadounidenses.

“Debido a que el gobierno federal fracasa en aplicar la ley de inmigración en las fronteras, las oficinas de los sheriffs y las policías de las ciudaddes en las dos fronteras tienen una sustancial carga extraordinaria.

Estos 50 millones de dólares anuales no son la cantidad adecuada pero son una mejora sustancial a lo que tenemos ahora”, argumentó Bingaman.

El Senado aprobó la enmienda de Bingaman, reforzando de esta manera las medidas de seguridad contenidas en la propuesta del Comité Judicial, que también prevé aumentar el número de agentes destinados a la Patrulla Fronteriza y criminalizar la construcción y/o financiación de túneles para cruzar la frontera.

El proyecto aprobado por la Cámara Baja en diciembre aumenta las medidas de seguridad y sella las fronteras, criminaliza a los indocumentados y acelera sus deportaciones, y no menciona ningún programa de trabajadores huéspedes.

Después que el Senado apruebe su propio proyecto, una comisión llamada Conferencia compuesta por legisladores de ambas cámaras debe armonizar los dos textos para convertirlos en ley, previa votación final por parte de las dos cámaras. (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *