Home Por la Espiral ¿Petróleo por migrantes?
Por la Espiral - April 2, 2006

¿Petróleo por migrantes?

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-¿Petróleo por migrantes?
-La triada Fox-Bush-Harper
-De Cantarell, Noxal 1 y  Chicontepec

En 1991, las sanciones que impuso la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a Irak por la Guerra del Golfo fueron someter al país dirigido entonces por Saddam Hussein a un programa restrictivo comercial denominado “petróleo por alimentos”. Con todo su potencial energético, Irak el segundo país con mayores reservas probadas en el mundo, de  112 mil 500 millones de barriles, estaba sentenciado a la debacle por Estados Unidos.
 ¿Por qué comenzar esta columna para hablar de México utilizando a Irak? Porque considero que no hay hechos fortuitos en esta aldea global en la que cada jugada en el tablero debe evaluarse como parte de un todo. México forma parte de ese todo en el que, por razones geopolíticas y geoestratégicas, los recursos naturales y los energéticos nos ubican todavía en un lugar especial.
 ¿Qué modificó el  tono amenazante del discurso de los últimos años y meses del presidente George W. Bush, de una postura francamente irreconciliable con la mano de obra ilegal, del llamado hacia un endurecimiento de la protección de la frontera que comparte Estados Unidos con México?
 Parece mera coincidencia que el comportamiento conciliador del presidente Bush mostrado en la última semana del mes de marzo (previa a la reunión trilateral de Cancún) pueda ligarse con el anuncio del presidente Vicente Fox (del 16 de marzo) sobre tan importante descubrimiento de petróleo en aguas del Golfo de México con un potencial estimado de 10 mil millones de barriles de petróleo.  Se llama Noxal 1.
Hay un interés primordial sobre del petróleo y el punto es que en Cancún los tres líderes del TLCAN abordaron diversos puntos en una agenda común salpicada de seguridad, migración, pero desde luego de intereses soterrados.
 Al final de cuentas la Casa Blanca saldó el pendiente con México por dos asuntos: 1) El fracaso de la  administración del presidente Fox en la prometida reforma energética. 2) El voto de México en el Consejo de Seguridad de la ONU en contra de  la invasión de Estados Unidos a Irak.
 Nos pasaron la factura presionando en el punto flaco de México: remesas y migrantes. Nos acorralaron. Empero, el gobierno de Fox lo presenta como un gesto de triunfalismo, y será una nueva arma electoral a favor del PAN, sin explicar los verdaderos intereses negociados en lo oscurito para beneplácito de Washington. Sin ahondar ante la opinión pública, la ciudadanía, cuánto más México cederá de soberanía en sus fronteras y sus recursos energéticos.
 ¿Por qué inferimos que el asunto es de un mero intercambio de intereses de petróleo por migrantes? Por que los hallazgos de petróleo en México y sus aguas limítrofes requieren de la participación de diversas empresas para la exploración y explotación, y PEMEX no tiene la capacidad para  realizar todas las tareas necesarias para aprovechar y rentabilizar a Noxal 1 y las demás vetas de oro negro.
 Seguimos ubicados en el mapa de importancia mundial por petróleo basado en tres líneas de acción que apuntan a sustituir en el siglo XXI las aportaciones históricas de Cantarell al proyecto de crecimiento del país derivado del petróleo. 
 Las directrices bifurcan, en el presente y futuro, hacia Chicontepec con un potencial del 40% de las reservas totales del país (las reservas de hidrocarburos en México ascienden a 46 mil 400 millones de barriles de petróleo crudo equivalente); las aportaciones esperadas de Noxal  1 en el Golfo de México; y las correspondientes de los yacimientos transfronterizos.
 El propio Luis Ramírez Corso, director de PEMEX, ha explicado ante los medios de comunicación que se han identificado en la frontera marina con Estados Unidos, en el Golfo de México, aproximadamente a unos mil kilómetros del litoral de territorio nacional, en aguas profundas, tres estructuras geológicas muy importantes en las cuales el 80% de esas estructuras están en aguas territoriales mexicanas y el 20% en aguas territoriales estadounidenses.
 En palabras recientes de Ramírez Corso: “Las compañías petroleras en Estados Unidos, desde hace 15 años aproximadamente, han venido explorando la parte que les corresponde, están a punto de desarrollar proyectos de inversión y es urgente que nosotros podamos obtener una legislación que nos permita atender la explotación de estas tres estructuras contenedoras de hidrocarburos en conjunto con las compañías que tienen intereses en aguas territoriales de Estados Unidos”.
 Suena a que es tiempo de trabajar de manera conjunta y avanzar incluso en una legislación internacional para compartir la propiedad del recurso independientemente de quién la extraiga.
 A ello agregamos las palabras de Fernando Elizondo Barragán, secretario de Energía, en el sentido de analizar con Estados Unidos una explotación conjunta en los límites marítimos transfronterizos, mediante acuerdos binacionales o con empresas extranjeras.
 Elizondo Barragán apunta hacia el mismo sentido de Ramírez Corso de resaltar que México no puede por si sólo explotar estas tres líneas de acción que son los soportes energéticos del país al menos hasta el 2050.
 De acuerdo con PEMEX, los trabajos que desarrollan actualmente en  producción petrolera marina suceden en campos localizados en tirantes de agua de menos de 100 metros. Por lo que una mayor profundidad requiere de equipo, tecnología y capacitación que no tiene la paraestatal.
Tampoco en este sexenio se logró resarcir el rezago que arrastra la empresa en varias áreas, a pesar de que la inversión de PEMEX ha tenido una tasa anual promedio de crecimiento del 17% en los últimos cinco años, muy superior a la de 0.2% registrada en el lustro anterior. De 2001 a 2005, el Gobierno Federal invirtió más de 6 mil 200 millones de dólares en exploración petrolera, el doble de lo destinado entre 1995 y 2000.  Aún así es insuficiente.
En los límites marítimo transfronterizos los cálculos de PEMEX son de tres mil millones de barriles de petróleo crudo equivalente que, a juicio del Gobierno Federal, pueden lograrse mediante contratos alianza con petroleras extranjeras.
SERPIENTES Y ESCALERAS 
  ¿Qué fue lo qué verdaderamente convocó la reunión de Cancún? El tiempo nos dará la respuesta en la medida en que surjan nuevos contratos de servicios múltiples con Chevron, Unocal, Texaco, antes del cambio de gobierno, y entonces se cumpla lo que tanto prevemos: que el Presidente de la República, de 2006 a 2012, recibirá al país con enormes candados,  compromisos supranacionales e intereses creados que su margen de acción será verdaderamente limitado.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *