Home Espectáculos Hollywood ya trabaja en cintas críticas contra la guerra en Irak
Espectáculos - March 25, 2006

Hollywood ya trabaja en cintas críticas contra la guerra en Irak

Hollywood está trabajando
en películas de la guerra
en Irak impulsada por Bush. 
Foto:Internet

Los Ángeles, EU, 24 de Marzo del 2006.-Con el apoyo a la guerra en Irak impulsada por el presidente estadounidense, George W. Bush, en niveles cada vez más bajos, algunos de los grandes nombres de Hollywood están trabajando en películas críticas con la contienda bélica.

En el último mes, tres de los directores más respetados de Hollywood anunciaron proyectos basados directamente en experiencias de estadounidenses en Irak.

Ron Howard, director de "A Beautiful Mind", "Cinderella Man", "Apollo 13" y la inminente "El código Da Vinci", anunció esta semana que dirigirá "Last Man Home".

Ambientada en los días previos al inicio de la guerra en 2003, la película contará la historia de una unidad militar estadounidense enviada a encontrar a un soldado que a su vez salió en busca de su hermano, desaparecido durante la primera Guerra del Golfo.

Paul Haggis, que acaba de ganar el Oscar a la mejor película por "Crash", está trabajando en un film basado en el exitoso libro de memorias "Against All Enemies".

El libro, del experto en la lucha antiterrorista Richard Clarke, cuenta cómo la obsesión de Bush y otros líderes políticos con la invasión a Irak los llevó a ignorar advertencias de la organización terrorista Al Qaida previas a los atentados del 11 de septiembre y a desperdiciar la ocasión de capturar a Osama bin Laden y erradicar su movimiento.

Ridley Scott es otro cineasta famoso que se ocupará de la situación en Oriente Medio en una película.

El director de 68 años, autor de "Gladiator" y "Blade Runner", entre otras, dirigirá la adaptación del thriller "Penetration", que cuenta la historia de un espía de la CIA enviado a Jordania a encontrar al jefe de un grupo terrorista.

Mientras tanto, Kimberley Pierce, que dirigió a la ganadora del Oscar Hillary Swank en "Boys Don’t Cry", está a punto de iniciar el rodaje de "Stop Loss", sobre un soldado de Texas que se niega a regresar a Irak a combatir.

Y Irwin Winkler, veterano productor de películas como "Raging Bull" y "Rocky", está desarrollando un proyecto llamado "Home of the Brave", que contará con Samuel L. Jackson en el papel de un soldado que lucha para readaptarse a su vida en Estados Unidos tras una larga permanencia en Irak.

El actor Harrison Ford, en tanto, protagonizará "Battle for Fallujah", una película basada en el libro de próxima aparición "No True Glory", de Bing West, un ex marine y ex secretario asistente de seguridad interior, que cubrió la guerra como corresponsal extranjero.

La industria del entretenimiento estadounidense también está centrando su atención en los atentados del 11 de septiembre y en otros casos de terrorismo.

Oliver Stone estrenará próximamente "World Trade Center", con Nicolas Cage como uno de los policías que quedó atrapado en los escombros de las Torres Gemelas, mientras que Michael Mann comprometió a Jamie Foxx para la película "The Kingdom", sobre los esfuerzos de los investigadores por encontrar a los responsables de un ataque contra civiles estadounidenses en un país de Oriente Medio.

Robert Thompson, profesor de cultura popular en la Universidad de Syracuse, dice que la disposición de Hollywood a hacer películas sobre una guerra que todavía está teniendo lugar no tiene precedentes.

"Durante la Guerra de Vietnam, sólo hubo un gran estreno en Hollywood: John Wayne en ‘The Green Berets’", señaló.

 "Ahora nuestra industria del entretenimiento empieza a sacar partido del patrimonio cultural creado a partir de las noticias de actualidad".

Thompson dice que no es una coincidencia que esta avalancha de películas llegue cuando la opinión del público se está volviendo claramente en contra de la guerra.

Hasta hace muy poco, los medios de comunicación temían criticar la guerra por miedo a ser calificados de antipatriotas. "Eso cambió claramente.

Con un 36 por ciento de apoyo para el presidente, de repente una película que cuestiona la guerra es una idea demográficamente solvente".

Dada la postura tradicionalmente liberal de Hollywood, no cabe esperar que alguna de estas películas se muestre partidaria del manejo que George W. Bush hace del conflicto.

Pero no está claro qué efecto puedan tener estas cintas en la opinión pública.

De todas maneras, Thompson rechaza el argumento conservador muchas veces utilizado según el cual Hollywood no está en sintonía con la mayoría del pueblo estadounidense.

"En la guerra cultural por el corazón estadounidense, Hollywood es mucho mejor que Washington en comunicarse con nosotros", asegura.

 "Que estas películas tengan influencia o no depende de ellas.

Si la película cuenta una historia convincente, puede tener una enorme influencia en la opinión pública". (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *