Home Por la Espiral En 2005 más viajes al extranjero
Por la Espiral - March 21, 2006

En 2005 más viajes al extranjero

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

En 2005 más viajes al extranjero
Salió el 12.9% de la población
Turismo muy caro en el país

Con los datos preliminares de la Secretaría de Turismo (SECTUR) sabemos que en 2005 la población que viajó de México hacia el extranjero fue de 13 millones 314 mil personas, un 6.6% más en comparación con 2004.
 Si bien viajar no forma parte de los indicadores del bienestar que utilizan las dependencias nacionales o los organismos internacionales para evaluar el grado de mejoría alcanzado en determinado tiempo a favor del bolsillo del trabajador y de su familia, creo que no es cuestión de frivolidad comenzar a hacerlo, porque la incapacidad económica de viajar (a un destino nacional o extranjero) revela la estrechez del poder adquisitivo.
 Hay una correlación importante entre las crisis económicas, la devaluación del peso y la menor disponibilidad para viajar al extranjero, tenemos una relación directa, porque en la medida en que la economía se contrae lo hace la balanza turística en la parte de los egresos (salidas); pasa igual con el tipo de cambio, si el peso se deprecia, su efecto es igualmente directo en los viajes al exterior por el encarecimiento inmediato que implican los bienes y servicios que se pretenden pagar afuera del país de origen.
 Encontramos efectos de la crisis devaluatoria de finales de 1994 y la caída de la economía en 1995, ambos eventos, registraron una repercusión negativa en la balanza turística.
 En 1994, el tipo de cambio cerró en 4.06 pesos por dólar, ese año salieron de México 12 millones 029 mil personas para viajes al extranjero. En 1995 lo hicieron únicamente 8 millones 450 mil personas. A lo largo del año, la moneda llegó a tocar niveles de 8.50 pesos por dólar; en diciembre de 1995, cerró en 7.65 pesos por dólar.
 Cierto sector de la población en México demoró siete años para recuperar su capacidad para pagar viajes al extranjero, en 2001, según los datos de la SECTUR, salieron 12 millones 075 mil personas.
 Luego surgieron los otros efectos que provocaron los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, Estados Unidos, me refiero a la propagación del temor por el terrorismo. Los embates en toda la aldea global fueron económicos  y psicológicos porque el miedo se apoderó del turismo en general. Perdieron las líneas áreas y toda la llamada “industria sin chimeneas”.
 En 2002 y 2003, el número de viajeros de México al extranjero, bajó 1.16% y 7.5%, respectivamente, luego el flujo se recuperó en 2004 con 12 millones 494 mil personas que realizaron viajes foráneos y en 2005 aumentó 6.6% con 13 millones 314 mil personas que salieron a visitar algún punto de la geografía internacional. El gasto medio fue de 274.9 dólares, un 6.4% más en comparación con el gasto medio en 2004.
De 103.1 millones de mexicanos que el INEGI reportó recientemente en los primeros datos preliminares del II Conteo de Población y Vivienda, tenemos que el 12.9% de la población en México logró salir al extranjero; el resto, una avasallante mayoría, podemos inferir, no contaron con los recursos suficientes para planear y costear una visita a otro país.
A diferencia de los habitantes de Estados Unidos, Europa occidental, Japón  y Australia, que se cuentan entre los más viajeros del mundo, para los que vivimos en México  existe un cúmulo de necesidades primordiales por el qué trabajar y satisfacer, entre éstas, pagar deudas por créditos bancarios: consumo, hipotecario, automotriz, tarjeta de crédito; Etc. Por tanto, planear unas vacaciones son para muchas personas una ilusión imposible de alcanzar.
 Si adolecemos de una escasa cultura del ahorro, entonces puede resultar difícil comprender que aconsejemos decisiones para resguardar una determinada cantidad  para salir de vacaciones. Pero, tómeselo en serio, si usted forma parte de las estadísticas de 89 millones 686 mil personas que el año pasado no realizaron ningún viaje al extranjero, ojalá pueda a través de establecer un esquema de ahorro predeterminado para dicho fin, darse la oportunidad única de conocer la cultura, las tradiciones, el modo de vida, la infraestructura y la organización de otras sociedades, de otros países.
 No todos los destinos al extranjero son incosteables, siempre hay forma de encontrar opciones para todos los bolsillos, a eso coadyuva el internet para buscar paquetes con descuentos para líneas áreas y hoteles.
 A veces se pueden encontrar paquetes hacia Costa Rica, Argentina, Brasil o Chile,  más baratos que ir a Cancún o Los Cabos en México.
 Para destinos en Europa ayuda la información de banco hotel, se encuentra en internet, y generalmente ofrece buen hospedaje con precios promedio de 600 pesos por día.
A COLACIÓN
 Quizá recuerde amigo lector que en diciembre del año pasado abordamos el tema de los programas de lealtad y acumulación de puntos que ofrecen determinadas tarjetas de crédito, débito, restaurantes, hoteles, líneas áreas, etc. Una buena forma de obtener descuentos planeando sus vacaciones a futuro, es mediante los esquemas de lealtad, afiliarse es gratuito, no tiene que pagar ningún tipo de comisión, ni tarifa por pertenecer a un programa de puntos.
 Si usted es tarjetahabiente pida informes con el ejecutivo de su banco para que le explique los beneficios que usted puede lograr.
 Sé de personas que le guardan  fidelidad a la tarjeta American Express por las ventajas de acumular millas que pueden usar para obtener grandes descuentos en boletos al extranjero. Aunque debo decirle que esta tarjeta en cualquiera de sus presentaciones fuera de Estados Unidos enfrenta muchas dificultades para ser aceptada en los establecimientos. En Europa es casi imposible usarla, sucede igualmente en varios sitios en México.  
 En alguna ocasión, hace dos años en La Habana, Cuba, en el hotel Habana Libre me rechazaron la tarjeta Banamex aduciendo que “ya no era un banco mexicano sino estadounidense porque su dueño es Citigroup-Citibank”. También son aspectos que deben ser considerados anticipadamente.
Y fundamentalmente, el comportamiento del tipo de cambio es básico para planear un viaje al extranjero, no es lo mismo viajar a un destino “área dólar”, que a otro “área euro”; o bien a Gran Bretaña donde el precio de la libra lo pone por las nubes. 
En estos momentos, la apreciación del peso respecto al dólar permite que determinados lugares sean accesibles para el verano o el invierno; el euro encarece a los países de la moneda única, y la libra nos hace alejarnos de Gran Bretaña.
 De todos modos, lo invito amigo lector, a que realice un gran esfuerzo y goce de un regalo único que le cambiará la vida: salir a otro país.
Agradezco sus comentarios a: claulunpalencia@yahoo.com
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *