Home Por la Espiral Virus contra el comercio
Por la Espiral - March 17, 2006

Virus contra el comercio

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-Virus contra el comercio
-Vacas locas; SARS; gripe aviar
-Afectación a la vida y la economía

Las enfermedades que afectan a los animales que utilizamos para  consumo humano ponen en riesgo la salud de las personas y provocan trastornos económicos regionales, algunos con acento global, porque los gobiernos por razones obvias recurren al proteccionismo de las fronteras comerciales para evitar una pandemia.
 En los últimos años nos hemos enterado de padecimientos raros que ciernen de amenazas a la “aldea global”.
 Primero fue la encefalopatía espongiforme bovina, mejor conocida como “mal de las vacas locas”, una enfermedad que si bien apareció en Gran Bretaña a  mediados de la década de los ochenta y resurgió en dicho país en 1996, luego tomó fuerza en el año 2000 en distintos países de Europa: Francia, Italia, España, Alemania, Bélgica,  Dinamarca, Austria, los Países Bajos, Liechtenstein, Luxemburgo, Portugal, Suiza, Finlandia, Polonia, República Checa, Lituania y Suecia.
 Las vacas locas obligaron a que los gobiernos de varios  países efectuaran una cuarentena agropecuaria, sacrificaran millones de cabezas de ganado y dejaran de importar carne.
Esta enfermedad es un mal nervioso degenerativo fatal para los bovinos, mientras que sus efectos para los humanos (la enfermedad Creutzfeld-Jakob) son de daños en el sistema nervioso.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) documenta más de un centenar de muertos en Europa por los efectos de las vacas locas en los humanos.
GALIMATÍAS
 Después de las vacas locas, entre el sacudimiento mundial que provocaron los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, en Nueva York, casi a la par surgió otro mal del que aun no se sabe el origen:  el Síndrome Respiratorio Agudo y Severo (SARS) conocido popularmente como “la neumonía asiática”.
 Esta vez la crisis le  tocó a Asia y Medio Oriente, sustancialmente a los países más boyantes China y los llamados “tigres asiáticos”. Los daños fueron también contra la salud y los efectos económicos adversos al  turismo y la aviación.
El virus apareció por primera vez en noviembre de 2002 en la provincia de Guangdong, China. No obstante, ni los efectos recesivos de los atentados del 11 de septiembre, ni los temores de contagio por la neumonía asiática, lograron detener el crecimiento de la economía china.
 Otro escenario fue muy distinto para Hong Kong. En la medida en que fueron aumentando y propagándose los casos, el turismo se fue alejando. La aerolínea Cathay Pacific, de Hong Kong,  reportó en 2003 una caída del 75% en las reservaciones.
Lo mismo sucedió con Tailandia, país cuya ocupación hotelera fue del 25% en varios meses, con un costo directo para el empleo del sector turístico.
SERPIENTES Y ESCALERAS
Los estragos más nuevos son ocasionados por el  virus H5N1, “la gripe aviar” que golpea a Asia, Europa y África. Los enfermos la han contraído de pájaros,  la alarma deriva de que una mutación permita el contagio de una persona a otra.
La situación es tan riesgosa que los organismos internacionales recomiendan el recrudecimiento de medidas precautorias en los países.
El Fondo Monetario Internacional (FMI) advierte que una pandemia de gripe aviar podría causar una contracción económica mundial debido al ausentismo laboral y reduciría la entrada de capital extranjero en los países en desarrollo. “La enfermedad tiene el potencial de rasgar el tejido financiero y productivo mundial”.
 En febrero pasado, los recientes brotes de gripe aviar en Europa, Medio Oriente y África ocasionaron un descenso del consumo de productos avícolas, la aparición de restricciones al comercio y una  caída de los precios.
  La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) estima para este año un desplome del consumo de productos avícolas en muchos países europeos, mediorientales y africanos que han sido golpeados por la gripe aviar. A la vez que los temores infundados sobre el contagio de la enfermedad hacen disminuir el consumo y las importaciones, los bajos precios a nivel domestico frenarán la producción.
Según el organismo, “una  erosión constante en los datos del consumo de productos avícolas situará previsiblemente la cifra a nivel mundial en 2006 en 81.8 millones de toneladas. Son cerca de 3 millones de toneladas por debajo de la estimación previa para este año, que era de 84.6 millones de toneladas”.
Con la aparición de los primeros brotes de gripe aviar a comienzos de 2004, la caída del consumo en Asia y la pérdida de los mercados para la exportación llevó a una caída del 8% en el comercio avícola internacional.
Hasta fecha reciente, los precios de los productos avícolas habían subido en más de un 30% en el mercado internacional debido a la escasez de productos para la exportación.
La FAO destaca que la evolución de la situación en 2006 indica que las tendencias del mercado son distintas. La caída del consumo está llevando a un descenso progresivo de la demanda mundial de importaciones de pollos. Se espera que los precios evolucionen a la baja, amenazando la rentabilidad de la industria avícola a nivel mundial, así como los medios de subsistencia y las oportunidades de empleo en el mundo rural en los países en desarrollo.
De acuerdo con datos del organismo, en Europa, la caída del consumo oscila desde un 70% en Italia, a mediados del pasado febrero, a un 20% en Francia o un 10% en los países de Europa del Norte. Este tipo de reacción ya se produjo en el continente a finales de 2005, cuando la preocupación entre los consumidores por los brotes de gripe aviar llevó a una baja del consumo del 1% sobre la media anual en 15 países de la Unión Europea.
En África, los consumidores de países afectados, como Egipto y Nigeria, están dejando de comprar aves de corral y huevos, al igual que los ciudadanos en países vecinos que todavía no han sido afectados.
En India, el descenso del consumo es del 25%, con la caída de los precios de entre un 12% a un  13%, y una menor  producción.
Los precios bajos  son augurios de incertidumbre entre los exportadores sobre las perspectivas para 2006.
En Estados Unidos, los precios de los pollos troceados para la exportación, tras alcanzar un nivel récord el pasado octubre, cayeron un 13 por ciento.
En Brasil, donde las exportaciones suponen aproximadamente el 30% del total de la producción avícola, el precio de los polluelos recién nacidos descendió de forma brusca.
Brasil y Estados Unidos generan alrededor del 70% del comercio avícola a nivel mundial. Con estos indicadores, el panorama no se ve nada bueno.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *