Home Espectáculos Retrospectiva de Glauber Rocha en la Cineteca Nacional
Espectáculos - March 8, 2006

Retrospectiva de Glauber Rocha en la Cineteca Nacional

Escena de la película Antonio das Mortes

Foto: Cineteca Nacional

Por Javier Pérez
Reportero Azteca 21

Ciudad de México. 8 de marzo de 2006. Glauber Rocha (1938-1981) es, sin duda, el cineasta brasileño más influyente en la historia de dicha cinematografía. Su cine estaba siempre comprometido con un sentido revolucionario, con la necesidad de ir contracorriente de las historias gastadas, de los formulismos repetidos hasta el hartazgo.

Su cine tenía carácter; cabían la denuncia social tanto como la señalización de las injusticias y el retrato de una realidad devastadoramente paupérrima (negada las más de las veces), pero con acierto estético y un puntual sentido de trascendencia que miraba al interior de sus raíces y cultura.

Glauber Rocha se convirtió en influencia trascendente del 68 parisino, en figura insoslayable del “Cinema Nôvo” del Brasil, en emblema de la reflexión libertaria del séptimo arte. Glauber Rocha tenía un lenguaje propio, rico en mitología y en dobles lecturas, con el que siempre se mantuvo en pie.

Rocha es ahora la figura central de una retrospectiva que, del 7 al 19 de marzo, se presenta en la Cineteca Nacional, aún como parte de las actividades especiales de la tercera edición del Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México.

Antonio de las Muertes o El dragón de la maldad contra el santo guerrero

Encargada de inaugurar el ciclo, esta cinta, con la que Rocha ganó el premio como mejor director en el Festival de Cannes de 1969, es la continuación de “Dios y el diablo en la tierra del sol” (1964). Ubicada 29 años después de ésta, el protagonista es el mismo Antonio das Mortes, quien había terminado con Corisco, el último cangaceiro (a quien él considera rufianes). Ahora es contratado para exterminar a Coirana, de quien reconoce el idealismo que lo lleva a enfrentarse a los poderosos explotadores y lo lleva a reconsiderar su postura. 7 de marzo en la sala 4.

Barravento

El primer largometraje en la carrera del realizador brasileño, de 1961, es una historia con un amplio sentido revolucionario, trágica, opresiva, pero con objetivos libertarios. Un filme donde lo importante es “el sentimiento del negro”, el mayor del mundo según Rocha. 8 de marzo, sala 6.

Dios y el diablo en la tierra del sol

Aludiendo a la guerra de Canudos (ocurrida a principios del siglo 20), Rocha centra su historia en la figura de Antonio das Mortes, quien anda en busca de Corisco tras acabar con el santo líder Sebastián. Corisco es atrapado por el asesino, pero ha dejado legado. 9 de marzo, sala 6.

Tierra en trance

Premiado en Cannes y Locarno, este filme de 1967 se ubica en Eldorado, ficticio país latinoamericano que se encuentra en plena convulsión política por la lucha por el poder. Paulo Martins, poeta anarquista e idealista, enfrenta a dos fuerzas políticas opuestas apoyado en las masas revolucionarias: la del populista Vieira y la del conservador Díaz, sus ex amigos que han llegado al poder en parte gracias a él. 10 de marzo, sala 6.

Rocha que vuela

Este documental de 2002, dirigido por Erik Rocha, hijo de Glauber, se centra en un periodo prácticamente desconocido en la vida del realizador brasileño: su exilio en Cuba entre 1971-72, donde propone al cine como el instrumento político-cultural que ayudará a establecer la unidad del Tercer Mundo. El filme hace una importante conexión entre dos grandes momentos y situaciones del cine militante latinoamericano de finales de los años 60: el Cine Nôvo del Brasil y el Cine Revolucionario de Cuba. 11 de marzo, sala 6.

Claro

Se trata de una producción panameña dirigida por Rocha, la cual está ubicada en Roma por tratarse, según el realizador, de una ciudad del Tercer Mundo implantada en Europa. 12 de marzo, sala 6.

Glauber, laberinto de Brasil

Documental sobre la vida, obra y muerte del realizador Glauber Rocha dirigido por Silvio Tendler, uno de los documentalistas más respetados de su natal Brasil. En palabras de Tendler, “Glauber Rocha fue una persona muy osada. Dejó una huella importante para nuestra generación, pues influyó mucho cuando militamos en un movimiento político… El filme tardó 20 años en realizarse y por supuesto cambiaron en ese lapso los objetivos, el público, la estética y la propia visión sobre Glauber”. 14 de marzo, sala 6.

La edad de la tierra

El último filme de Glauber Rocha fue una especie de historia de la humanidad, basada en la Biblia, la magia y la ciencia. A todas luces contestataria, la cinta de casi tres horas fue tan denostada como alabada, reflexionada como rechazada. 14 de marzo, sala 6. Con subtítulos en inglés.

Cabezas cortadas

Sin hacer precisamente continuaciones de sus filmes, Rocha recupera a personajes de “Tierra en trance”. En este filme, coproducido entre Brasil y España, quizá para reafirmar la continuidad de sus temas, donde la violencia, la enajenación, la muerte y la repetición están en todas partes. 15 de marzo, sala 6.

Cáncer

Coproducción entre Brasil e Italia, se trata más bien de un ejercicio que de un filme en estricto sentido. El tema es la violencia (racial, sexual), del cual parten tres actores para improvisar frente a la cámara. 16 de marzo, sala 6. Sin subtítulos.

El león tiene siete cabezas

Rarísima coproducción entre República del Congo, Francia e Italia a la que se añade la nacionalidad brasileña de Glauber y que reúne a un sinfín de personajes (mercenarios, poetas, guerrilleros, nativos africanos) alrededor del tema de la violencia. Cuenta con la participación de Jean-Pierre Léaud, emblemático actor en el cine de Truffaut. 17 de marzo, sala 6. Sin subtítulos.

Además, se exhibirán el mediometraje Jorge Amado en el cine (1975), el 18, y los cortos Di cavalcanti (1977), Maranhao 66 (1966), Amazonas, Amazonas (1965) y Patio (1958) el próximo 19 de marzo (todos los cortos sin subtítulos).

Comentarios a esta nota: Reportero Azteca21

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *