Home Espectáculos “Emilia y su Globo Rojo”, una extraordinaria aventura teatral para niños
Espectáculos - March 8, 2006

“Emilia y su Globo Rojo”, una extraordinaria aventura teatral para niños

Una obra infantil
que capta la atención
de principio a fin
 Foto: INBA

Por Javier Pérez
Reportero Azteca 21

Ciudad de México. 9 de marzo de 2006. Que una obra dirigida a los niños renuncie a los infantilismos de diálogos ñoños pronunciados por adultos fingiéndose chamacos, es algo que, de entrada, hay que agradecer. Un punto más por la elección de la acción y las emociones desencadenadas por ésta como suplente de los diálogos para hilvanar la historia. Indicadores, sin duda, de que se está frente a un trabajo inteligente.

Eso es “Emilia y su globo rojo”, obra en un acto respaldada por el Grupo Palleti y que está basada en el cortometraje “Le ballon rouge” (1956), de Albert Lamorisse (por cierto, ganador de un Oscar y un Bafta), donde un niño es seguido por un globo rojo en sus andanzas por las calles de París.

Representada en la adaptación preparada por Esmeralda Peralta y Leticia Negrete del citado grupo de titiriteros, el niño se convierte en Emilia (Leticia Amescua), quien encuentra el globo atorado en un farol. Ora feliz, la niña juega con él hasta que el Malo (Juan Carrillo) lo deja escapar por pura travesura.

Hecha trizas su felicidad, el viaje hacia una extraordinaria aventura dará comienzo. A través de un ritmo envolvente, que juega con los movimientos escenográficos (sencillos, pero efectivos) y la ambientación sonora, “Emilia y su globo rojo” apuesta por las ambivalencias para captar la atención de su público meta (niños de dos años en adelante, dice el programa).

Con la ayuda de su escenografía monocromática (algunos pediatras, basados en estudios, aseguran que el uso del blanco y negro en los móviles, por ejemplo, contribuye a desarrollar y fijar la atención de los niños) y el empleo de títeres nada convencionales (en el mismo tenor de diseño que las escenografías) que mucho recuerdan a los trazos del impecable filme de animación francés “Las trillizas de Beleville”, la obra se convierte en un eficaz cuento donde resaltan la frescura y emotividad.

Evitando los comentarios morales, “Emilia y su globo rojo” es regocijo puro para los niños y sus acompañantes. Recupera un pasado casi perdido en figuras cada vez menos frecuentes en las calles citadinas por donde se pasea Emilia de la mano del globo que ha regresado a ella (como el tamalero, el vendedor de camotes o el basurero de la campanita que arrastra sus botes). Tampoco deja de lado el presente. Es más, la historia de Emilia resulta efectivamente atemporal.

Enmarcada por música que enfatiza en los sentimientos de la protagonista (y de los que quiere la audiencia se contagie), la obra se deja guiar por cierto sentido del absurdo y la fantasía que resultan un punto a su favor. La escena de los músicos, sin duda, es un claro ejemplo. A pesar de que podría haberse ahorrado escenas, la obra, dirigida por Peralta, nunca suelta a su público.

Mantiene un ritmo en constante cambio en un escenario en el que lo mismo aparecen gatos “concertistas” que animales de feria, un microbús, una intensa y colorida lluvia y uno de los cortos silentes protagonizados por Mickey Mouse. Obviamente, una propuesta como “Emilia y su globo rojo” no está alejada de la verosimilitud. Resalta que no deja de haber maldad, tampoco miedo ni violencia (“lo mató, papá”, dijo casi al final una niñiita que seguía con intensidad la historia) al lado de la alegría, la felicidad y la libertad. Y eso, siempre, es algo digno de aplaudirse.

“Emilia y su globo rojo” se presenta en el Teatro Julio Castillo del Centro Cultural del Bosque sábado y domingo a las 13 horas y hasta el 19 de marzo. 60 pesos el boleto.

Basada en el cortometraje “Le ballon rouge”, de Albert Lamorisse. Adaptación dramática: Esmeralda Peralta y Leticia Negrete. Dirección: Esmeralda Peralta. Titiriteros: Tita Zaldívar, Judith Noriega, Armando Hernández y Paola Herrera. Escenografía y títeres: Alicia Gutiérrez y Eduardo Montes de Oca. Iluminación: Phillipe Amand. Con: Leticia Amescua y Juan Carrillo.

Comentarios a esta nota: Reportero Azteca21

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *