Home Buenas Noticias El Trío Halcón Huasteco y Potrillos de Cadereyta cierran con broche de oro la Fiesta de Chalmita
Buenas Noticias - March 8, 2006

El Trío Halcón Huasteco y Potrillos de Cadereyta cierran con broche de oro la Fiesta de Chalmita

‘Halcón Huasteco’ derrochó calidad
en sus interpretaciones
 Foto: Azteca21

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Chalmita, Hidalgo. 5 de marzo de 2006. Esta madrugada concluyó la Fiesta de Chalmita, cuyo motivo es celebrar al Cristo de Chalmita, santo patrono del lugar, con la realización de un baile en el que alternaron el trío Halcón Huasteco, de Chapulhuacan, Hidalgo, y el grupo norteño Potrillos, de Cadereyta de López, Querétaro, ante aproximadamente 600 personas provenientes en su mayoría de las comunidades vecinas de San Pablo, Tecomate, Ixtacapa, Ixmiquilpan, El cardonal, Tolantongo e incluso de Pachuca, el Distrito Federal, Aguascalientes y de estados de la Unión Americana, como Georgia, Florida e Illinois.

Las actividades iniciaron desde el jueves 2 y continuaron el viernes 3, días en los que se efectuaron diversas actividades religiosas, como procesiones y música en honor del Señor de Chalmita, cuya capillita estaba tapizada de hermosos adornos florales y veladoras prometidas y de “mandas”.

El sábado 4 se reanudaron las actividades con peleas de gallos, en las que se jugaron varios partidos. Posteriormente, se llevaron a cabo las carreras de caballos en la pista del lugar, las cuales despertaron gran interés, dado que vinieron jinetes y caballos de otras partes a correr, como en esta ocasión, con jinetes y caballos de San Diego, California.

Cabe mencionar que se apuesta como se puede y quiere, desde unos cuantos cientos y miles de pesos, hasta camionetas y ranchos. Todo el tiempo estuvo amenizando la Banda de Viento Max 2000, de San Andrés Calnali, Hidalgo. Posteriormente, se efectuó la tradicional comida, consistente en barbacoa de borrego y pollo, que los chalmenses ofrecen a todos los visitantes.

Chalmita es una población enclavada en un pequeño valle entre montañas de la Sierra Madre Oriental, de pocos habitantes –alrededor de 250-, en su mayoría ancianos y niños, pues, como en muchas otras partes del país, los jóvenes, hombres y mujeres, tienen que salir a otras poblaciones más grandes en busca de mejores oportunidades de estudio y de trabajo.

Hermosa vista del sitio donde
se encuentra enclavado
 el pueblo de Chalmita
Foto: Azteca21

No es fácil llegar a este pedazo de paraíso hidalguense, ya que se debe llegar primero a Ixmiquilpan, corazón del Valle del Mezquital, y de ahí dirigirse a las Grutas de Tolantongo, para después tomar la desviación a Chalmita. Cabe señalar que, a partir de esta bifurcación, el camino hasta Chalmita es de terracería. Se sufre un poco –como si se pasara por un trozo de purgatorio-, pero el majestuoso paisaje bien vale la pena.

Así, después de las carreras de caballos, en la noche, a partir de las 22 horas, dio inicio el baile, con los acordes del son a cargo del trío Halcón Huasteco que, junto a Potrillos, pusieron a bailar a los asistentes que llenaron la cancha de basquetbol del lugar. Cada cuarenta y cinco minutos se alternaban los grupos.

En el caso de Potrillos, su música es netamente de estilo norteño, por lo que toca muy bien los éxitos de grupos consagrados como Los Tigres del Norte, Los Cadetes de Linares, Intocable, Ramón Ayala y Los Bravos del Norte, entre otros.

Por su parte, Halcón Huasteco deleitó a los concurrentes con su peculiar estilo de tocar el son huasteco, con base en temas tradicionales como “La pasión", “El querreque”, “El hidalguense”, “El gusto”, así como arreglos de temas de otros géneros –que no se oyen nada mal, entre son calentano y polka-, como los que integran su segundo disco compacto: “Volveré”, el cual ya se encuentra a la venta en las principales poblaciones de la huasteca hidalguense.

Así, hasta las cuatro de la mañana se pudo disfrutar de un baile en el que hubo casi de todo: cerveza, son huasteco, música norteña y el infaltable conato de bronca, mismo que fue sofocado oportunamente por policías municipales de Eloxochitlán.

De esta manera concluyó la Fiesta de Chalmita, misma que se preserva gracias al amor y a la voluntad de los chalmenses –como la familia Barrera, que cada año se reúne en esta fiesta-, que conservan sus tradiciones y tienen el propósito de mejorar la fiesta año con año. Así, pues, quedan formalmente invitados para la Fiesta de Chalmita 2007, a partir del primer jueves de Cuaresma, inmediatamente después del Miércoles de Ceniza.

Comentarios a esta nota: Gregorio Martínez Moctezuma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *