Home Espectáculos El cantante mexicano Alejandro Fernández conquista al público madrileño con orquesta y mariachi
Espectáculos - March 5, 2006

El cantante mexicano Alejandro Fernández conquista al público madrileño con orquesta y mariachi

El Potrillo’ cautiva y convence
en la ‘Madre Patria’
 Foto: Sitio Oficial

Madrid, España.- 6 de Marzo de 2006.- El cantante mexicano Alejandro Fernández ratificó su conquista del público madrileño al llenar anoche la Sala Arena, en el sur de esta ciudad, en un concierto con orquesta y mariachi de más de dos horas de duración.

Los más de 10 mil asistentes, que habían agotado las localidades  desde mucho antes, gritaron, corearon las canciones y vitorearon al  cantante, quien ha ocupado los primeros lugares de popularidad con su  disco "México-Madrid, Directo y sin Escalas".

En junio del año pasado, "El Potrillo" ofreció su primer  concierto en esta ciudad y en Europa, luego de la intensa promoción de su disco "A corazón abierto", que gracias a la fusión con el pop le permitió penetrar en un mercado que resulta aún difícil para los cantantes mexicanos.

En ese entonces, las cerca de dos mil personas que asistieron al concierto se fueron animando y acalorando poco a poco, pero anoche, en la Sala Arena, no hubo necesidad de convencerlos, pues le esperaban completamente entregados.

Desde la primera canción, "Canta corazón", el público madrileño acompañó al mexicano, quien en algunas ocasiones incluso ofreció estrofas a los asistentes, que las cantaron como una sola voz.

Fernández salió al escenario en medio de una ovación y chiflidos, luciendo un pantalón negro ajustado de piel, una camisa también negra y una chamarra de cuero, en el mismo color y con botones plateados, que se arremangó en buena parte de la actuación.

Con el cabello suelto, en un estilo "desgreñado" hacia atrás, Alejandro comenzó con "Canta corazón", del disco "A corazón abierto", el primero que se promocionó con gran éxito en España.

Luego, con "µmame" logró levantar a la gente de sus asientos, para acompañarle bailando, aplaudiendo y cantando, en en medio de clamores de "Torero, Torero", "­Qué tío más bueno!" y "Está buenísimo".

Un largo solo de trompeta marcó el inicio de "Abrázame", en medio de la cual se pudo escuchar a una mujer, con acento andaluz, casi gritando "Yo estoy enamoradísima de él".

"Qué lástima", una de las canciones más conocidas de "A corazón abierto" confirmó que el músico mexicano se ha ganado al público madrileño, pues lo acompañaron de principio a fin, y daba igual la nacionalidad, españoles o mexicanos, compartieron su "devoción".

Incorporando una especie de ritmo "flamenquero", "El Potrillo" brindó "Sin tantita pena", con la que los "oles" y los aplausos no se hicieron esperar y el mexicano bailó, con una rosa en la mano, animando aún más a sus seguidores.

"Es superior, es superior. Por Dios, qué guapo", expresó una mujer, mientras otras muchas intentaban burlar la seguridad para acercarse lo más posible a su "ídolo" a tomar fotografías o, si había suerte, que no hubo, subirse a la tarima a besarlo.

Siguió "Me dediqué a perderte", la que más difusión ha tenido en España, y luego el propio "Potrillo" cantó una canción inédita de agradecimiento a su público. "Es una canción que no he grabado pero que encierra todo lo que quiero decirles", expresó el cantante.

Cantó varias canciones de discos anteriores que se han hecho famosas, como "Quiéreme", un popurrí del disco "Si tú supieras" y "Abrázame", y ahí abundaron los gritos de "Bravo Torero" y de "Guapo".

Las madrileñas literalmente se volvieron locas cuando "El Potrillo" se quitó la chamarra y la camisa y se quedó en una playera de tirantes, luciendo los brazos y un tatuaje en el derecho. Cantó "Se va el amor" entre los gritos eufóricos de miles de chicas.

Fueron las más antiguas, las de compositores de la talla del yucateco Armando Manzanero, como "No" y "Contigo aprendí" y por supuesto, en la fase de mariachi, las de José Alfredo Jiménez, las que emocionaron más al público y muchas "fans" le entregaron flores.

Con un traje de charro azul, Alejandro Fernández agradeció el entusiasmo. En medio de "El Rey", cambió la letra: "En Madrid me siento el rey", y el público se le volcó, todos parados y aclamando al cantante.

Al final, con otro "look", con el pantalón de charro pero camisa blanca, cantó canciones de Juan Gabriel para cerrar con gritos de "Viva España, Viva Madrid, Viva México". (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *