Home Buenas Noticias “Mazurcas Mexicanas”, del pianista Józef Olechowski, una mirada a la sensibilidad del siglo XIX
Buenas Noticias - February 26, 2006

“Mazurcas Mexicanas”, del pianista Józef Olechowski, una mirada a la sensibilidad del siglo XIX

Un disco excepcional
que incluye un cuadernillo
 con notas del investigador
musical Ricardo Miranda
 Foto: Cortesía Quindecim Recordings

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 27 de febrero de 2006. Sin duda, todos aquellos amantes de la música para piano disfrutarán enormemente con “Mazurcas mexicanas”, disco compacto de Józef Olechowski editado por Quindecim Recordings en 2004, pues mantiene constante el afán del pianista polaco de revelar al gran público —no sólo a los melómanos— sus descubrimientos de nuestra música, especialmente la del siglo XIX, que parece tan lejano y, al mismo tiempo, tan próximo por su carácter de germen de muchos aspectos que hoy conforman “lo mexicano”.

Es significativo que Olechowski, polaco, se interese por darnos una muestra de la fuerza y arraigamiento que tuvo en esta tierra mexicana la mazurca, que es un tipo de danza nacida precisamente en su país y a la que un polaco universal, Federico Chopin, le diera acta de danza de salón, de concierto, a partir de su origen humilde, campesino.

Así, “Mazurcas mexicanas” es un mosaico de la música que se escuchaba en la segunda mitad del siglo XIX mexicano y aun en las primeras décadas del XX, pero una música que se componía aquí —y así también es un registro de su evolución—, que se tocaba en todas partes —cabe decir, en los salones de las familias acomodadas, en algunos círculos literarios y cultos— y que, de origen europeo, reflejaba el sentir, el espíritu romántico de nuestros compositores, de la sociedad de aquellos años.

No es ocioso recordar que la música para piano, de alguna manera, es una que se crea, que se escucha de manera más íntima, más personal, más expresiva, si cabe el término. Esto viene a cuento porque también implica el modo en que Olechowski se enfrenta al reto de expresar lo que siete músicos mexicanos (Ernesto Elorduy, Felipe Villanueva, Ricardo Castro, Luis G. Jorda, Alfredo Carrasco, José Rolón y Manuel M. Poce) intentaron manifestar en su momento.

Y aquí, creo yo, hay otro acierto —amén de la selección de los músicos y de los temas—: la interpretación del pianista polaco, que hace aún más disfrutables los veinte temas que integran “Mazurcas mexicanas”, ya que cuenta con el conocimiento, la sensibilidad y el espíritu que impregna la música romántica mexicana —él mismo un músico romántico en esencia, me atrevería a decir—.

Por último, como casi todos los de Quindecim, el disco también es muy hermoso visualmente, y desde su misma portadilla revela su espíritu, su razón de ser. Además, incluye un cuadernillo con notas del investigador musical Ricardo Miranda. “Mazurcas mexicanas” se puede conseguir en tiendas de discos y librerías de prestigio.

Comentarios a esta nota: Gregorio Martínez Moctezuma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *