Home Por la Espiral A cuidar las finanzas personales
Por la Espiral - February 10, 2006

A cuidar las finanzas personales

Por la espiral
Claudia Luna Palencia 

-A cuidar las finanzas personales
-Decisiones apresuradas, malo
-El desorden es coadyuvante

Cuándo en algunos seminarios, talleres y conferencias me preguntan al respecto de cómo mejorar las finanzas personales, lo primero que les digo a los participantes es que deben aprender a realizar un diagnóstico personal, una especie de “autoanálisis”, para detectar por qué razón su bolsillo no logra salir de un circulo vicioso en el que las deudas predominan y no existe capacidad de ahorro.
 Contrario a lo que se cree, son los pequeños gastos (los que simplemente parecen imperceptibles)  aquellos que ocasionan una serie de “orificios” por donde se cuelan nuestros ingresos: exceso de propinas por cualquier servicio; gastos en objetos innecesarios personales, para la casa, la oficina, el coche, la familia; gastos personales en hobbys, ocios y vicios que son incontrolables; mala planeación de compras semanales en el súper mercado; elecciones apresuradas en determinados tipos de bienes y servicios; etc.
 Algunos meses atrás cité en la columna un gasto aparentemente minúsculo para el bolsillo, pero muy importante cuando lo sumamos en el balance anual, me refiero al consumo de cigarros. Simplemente haga cuentas amigo lector, ése pequeño gasto diario de 20 pesos por una cajetilla de cigarros representa al año  7 mil 200 pesos. Si el consumo diario es de dos cajetillas, entonces no es cualquier minuciosa, sobre todo por que con diez mil pesos se aplica para un enganche para un auto a crédito.
 Tenemos por citarlo un pequeño ejemplo de muchos aspectos que en nuestra vida cotidiana no reparamos en analizar cuánto bien o mal le hacemos a nuestro bolsillo. Las finanzas personales deben partir de la disciplina como principio esencial para llevar un sano orden en la toma de decisiones. Esto es una base fundamental que no debe desperdigarse.
 A continuación les hemos preparado los cinco errores más comunes que atentan contra las finanzas personales.
 El primero, el más usual, es dejar la  nómina en la tarjeta de débito de la empresa. Muchas compañías depositan directamente la nómina a sus empleados en una tarjeta de débito bancaria. Para el  empleado representa una comodidad, empero, éste debe pensar qué tanto tiempo le conviene dejar la nómina en la tarjeta dado que el banco emisor cobra una comisión por la administración del dinero; una comisión  por cada vez que el empleado acude al cajero automático a checar el saldo; y otra comisión por cada vez que el empleado desea disponer de dinero en efectivo.
El dinero en la tarjeta de débito no genera intereses, al contrario, provoca gastos adheridos a las comisiones por las transacciones realizadas.
Lo más loable es que este año trate  de administrar de mejor manera su tarjeta de débito-nómina, recuerde amigo lector  que cargar la nómina con usted todos los días es  un pasaporte a sufrir un asalto. Así es que le recomendamos que una vez que obtenga el depósito, corrobore que efectivamente está el dinero, acuda a una sucursal bancaria para que en ventanilla disponga del 95% de la nómina,  deposite el 30% de la misma en un pagaré a 7, 14 o 28 días; y deje el resto para sus gastos de la quincena. Al final de la quincena  utilice el 5% de remanente en la tarjeta de débito.
El segundo error más frecuente es el de administrar el dinero vía una cuenta de cheques. Desde mi punto de vista, solamente si usted es empresario y necesita utilizar cantidades importantes de dinero es justificable la cuenta de cheques.  No me parece necesaria para personas que dependen de un salario, porque los aparentes beneficios de sustituir el manejo del efectivo no pueden ocultar la problemática de las cuentas de cheques: costos por manejo de la cuenta; cheques rebotados y no siempre por falta de fondos; falsificaciones; alteraciones; fraudes; entrega de chequeras “ordeñadas” desde el interior de las sucursales;  y comisiones y más comisiones.
Las  cuentas de cheques son uno de los productos más vulnerables en el sistema financiero mexicano. ¡Cuidado!.
Adicionalmente tenemos el mal manejo que los portadores le dan a las chequeras, por ejemplo:1) Emitir cheques sin corroborar previamente si hay los fondos suficientes. Los cobros que hacen los bancos por documentos rebotados son excesivos, desde los 600 hasta cerca de mil pesos, con todo e IVA incluido. 2) Cubrir servicios cuya fecha límite de pago está a punto de expirar o bien ya expiró y girar un cheque que en el banco puede ser acreditado hasta 48 horas después.  3) Dejar la chequera encima del escritorio o en lugares visibles en la casa o en la guantera del coche. De los fraudes con cheques un porcentaje es cometido por gente cercana al dueño de la chequera.
El tercer error que atenta contra las finanzas personales es el de acumular dinero en la casa. Muchas personas consideran que una forma de ahorrar es dejar el dinero en el cajón del buró, en una bolsa en el ropero o debajo del colchón. Ahorrar es muy importante y para hacerlo bien es menester aprovechar los servicios de las instituciones financieras. Dejar el dinero debajo del colchón no genera intereses, y en cambio, es un factor de riesgo contra usted y su familia.
En los bancos, sea con las cuentas tradicionales de ahorro como los pagarés,  o en los fondos de inversión con esquemas más sofisticado, se pueden obtener rendimientos interesantes.
El cuarto error es tener un desorden con los papeles relacionados con la Afore,  la cuenta en el banco,  los depósitos quincenales, los pagos a la tarjeta de crédito, a los servicios; etc.
 Entre más desordenada es la gente con sus  finanzas personales más desperdicia dinero.  Le recomiendo comprar en la papelería una carpeta con varios folders, póngales un rótulo, y guarde allí la información financiera y de servicios.
Por último, el quinto error más común, es el de comprar un coche a crédito que no se está en posibilidades de seguir pagando en el mediano plazo. Un coche no es una inversión, es un bien que proporciona un servicio personal de mucha utilidad pero que experimenta una depreciación en el valor de la factura a penas sale de la agencia automotriz. Cada año se acelera la depreciación del vehículo.
Además de la mensualidad por el crédito del coche,  la persona tiene que considerar la inclusión del seguro del auto, gasolina, estacionamientos, mantenimiento, lavado, servicio, y los impuestos correspondientes comenzando por la tenencia y verificación.
 Espero, amigo lector,  que  aprenda a corregir sus errores  para que pueda pasar a un círculo virtuoso en sus finanzas personales. Sentirá la diferencia.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *