Home Buenas Noticias “Sellado con un beso”, última novela de Anamari Gomís, sobre la década de los sesenta en México
Buenas Noticias - January 23, 2006

“Sellado con un beso”, última novela de Anamari Gomís, sobre la década de los sesenta en México

La escritora Ana Mari Gomís, aparece muy sonriente
 Foto: Azteca21

Por Carlos Coronel
Reportero Azteca21

Ciudad de México. 24 de enero de 2006. “Soy amiga de muchos escritores que admiro enormemente, pero no me ubico en ningún lado”, confiesa sin angustias Anamari Gomís. La aparición de “Sellado con un beso” (Plaza & Janés, 2005), una novela de iniciación sobre un grupo de adolescentes en el México de los sesenta, es el motivo de la entrevista.

La escritora nacida en septiembre de 1950 trata de desenramar su posible árbol genealógico literario. “No soy del crack porque ya no tengo la edad suficiente, y ellos me parecen escritores muy brillantes. Tampoco me puedo ubicar en ese mundo de Mauricio Montiel o Daniel Sada, que está más dedicado a la forma, ellos están más cercanos a un proceso literario muy puro, incluso hasta se salen de la historia para continuar con el experimento literario. Yo no, a mí me gusta contar historias un poco más relajadamente.”

Ataviada con un vestido café que trasluce sus carnes blancas y pone al descubierto el azul de sus venas, las palabras parecen espolear sus manos hiperquinéticas, que no paran. De vez en cuando suenan arrítmicamente las pulseras, que subrayan la independencia que asumen de esas muñecas inquietas. La risa es lo que más define a esta mujer de pelo teñido y corte despreocupado, esposa, madre de un hijo, académica en la UNAM y, por supuesto, narradora.

Niños y grandes

La prueba más exacta de su tusitalia es su más reciente novela publicada, que aborda el año de 1962, justo cuando se levanta en el mundo el Muro de Berlín y da inicio la Guerra Fría, mientras que en el país se cuidaba hasta el mínimo detalle para la visita de Estado que realizaría el presidente John F. Kennedy a los López Mateos.

Todo este ambiente de desconfianza, espionaje y delación es encarado con una narración lineal, omnisciente y directa que registra lo que ocurre al interior de los muros del Meredith Prose, un colegio americano donde las familias bien de México enviaban a sus hijos a formarse. Un ambiente que, según la propia narradora, sufrió en carne propia aquel año, cuando apenas cursaba el sexto de primaria en un colegio bilingüe.

De aquella infancia dice tener recuerdos sombríos, a pesar de que su familia siempre la consideró un “demonio insoportable”. Gracias al psicoanálisis ha llegado a saber que de pequeña padeció depresiones. “Mi mamá era una castañuela, pero mi padre era un hombre muy saturniano, que me transmitió su tristeza. Toda la vida he vivido entre esos extremos maniacodepresivos, de poder disfrutar y deprimirme, se vale, yo creo que se vale.” Ahora siempre toma antidepresivos.

“Sellado con un beso” no es el primer trabajo donde palpita el mundo de los pequeños. Como creadora, admite que ha sido más fácil para ella manejar personajes adultos, ya grandes, pero que en algunos de sus cuentos ha optado por los niños. “En ‘Ya sabes mi paradero’ –su primera novela- están los hijos de los refugiados, en diferentes momentos de sus vidas, desde que son unos críos.”

Dos hermanas

Más que encontrar parentescos literarios dentro de la tradición mexicana, la también autora de “La portada del Sargento Pimienta” halla su reflejo en dos escritoras de lengua inglesa: Carson McCullers y Virginia Wolf.

El personaje de Lucila, por ejemplo, se conecta demasiado con la mujer principal de “La balada del café triste”. “Por eso esta niña es desgarbada, muy alta para los de su edad, un poco fea, pero de igual manera de una fortaleza enorme como su modelo.”

Y todo el tiempo que pasó frente a la computadora para concluir la historia –entre 2003 y 2004-, admite que tuvo siempre presente “Las olas”: “Es una novela maravillosa de Woolf, donde sólo se oyen las voces de los protagonistas, por éstas se entera uno de los nombres, del crecimiento de sus criaturas, pero empiezan siendo niños. A mí me hubiera gustado que ‘Sellado con un beso’ fueran sólo las voces de los pequeños, pero tuve que meter un narrador omnisciente, sangrón y pesado, que todo quiere saber y en todo se entromete”.

Ensayo y error

Cuando tuvo listo el manuscrito, se lo dio a leer a su amigo Andrés Acosta, quien es escritor de novelas negras y su último libro se llama “Doctor simulacro”. “Creo que lo debí haber dado a leer a más amigos escritores. Eso me parece una maravilla: que los escritores puedan confiar en sus amigos escritores. Pero a mí me ocurre que me da prurito pedirles el favor, tanto que tiene que leer, que quieren leer y no han leído y encima que uno les salga con un manuscrito, pues como que da vergüenza. Pero cada vez pienso que es más necesario que entre escritores nos tallereemos.”

Si Anamari no hubiera sido tan penosa, hubiera deseado que su manuscrito lo hubieran leído Eduardo Antonio Parra y Mónica Lavín. A cambio, promete que la próxima historia que acabe, pasará por el escrutinio de varios ojos de ellos. De las críticas adversas que ha recibido “Sellado con un beso”, sólo conoce las de su marido: “Me dijo que eran muchos personajes y que se confundió por eso.”

Esa futura trama -que aún no concluye y en la que están ausentes las figuras infantiles- aborda la vida de un científico que, tras descubrir las infidelidades de su esposa, decide asesinar a todas sus amigas a punto de entrar a la vejez. “Es un asesino serial, pero no tiene que ver con (las muertas de) Juárez ni con el ‘Mataviejitas’. Es otro rollo”, aclara entre risas.

“Sellado con un beso” es el título de una canción, pero también sirve para resumir la doble moral de las autoridades educativas representadas en la novela en la odiosa subdirectora Miss Violante. Anamari no tiene todavía un título para su nuevo trabajo literario, pero, a modo de broma y como despedida, invita: “Si encuentras uno bueno o a alguien se le ocurre uno por ahí, se lo agradeceré infinitamente si lo pasa”.

Comentarios a esta nota: Reportero Azteca21

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *