Home Ciencia y Tecnología Inicia el gobierno de Bush “cacería de brujas” contra Google
Ciencia y Tecnología - January 22, 2006

Inicia el gobierno de Bush “cacería de brujas” contra Google


La empresa busca salvar y guardar
la privacidad de sus visitantes
foto: internet

San Francisco, CA.- 22 de Enero del 2006.- Google está dispuesto a “resistirse con todas sus fuerzas” a las presiones del Gobierno de EU, que pretende que entregue los registros de las búsquedas de los usuarios, algo en lo que Microsoft y Yahoo sí van a colaborar.

La autopista de la información pronto podría tener espías en cada esquina, o al menos eso parece que pretende la administración del presidente estadounidense George W. Bush.

Su Departamento de Justicia encargó el pasado agosto a un juez federal de San José, cerca de Mountain View (California), donde están los cuarteles generales de Google, que fuerce a la compañía a cumplir con una orden para que entregue una base de datos con millones de términos de búsqueda tecleados por sus usuarios.

El Departamento de Justicia quiere usar esta información para defender el Child Online Protection Act (COPA, por sus siglas en inglés), una iniciativa de 1998 para proteger a los menores y que penalizaría a los operadores de las webs de material pornográfico que no dispongan de métodos para verificar que sus usuarios son mayores de 17 años.

Se trata, no obstante, de una medida cargada de polémica: la Unión Americana para la Defensa de los Derechos Civiles (ACLU) interpuso una demanda contra la ley bajo el argumento de que atenta contra la libertad de expresión.

El Supremo Tribunal de EU dio la razón al grupo, el mayor de estas características en el país, y bloqueó la ley.

Ahora, en su demanda, el Gobierno indica que la información que obtenga de los tres buscadores le ayudaría a convencer al Supremo de que la medida en cuestión “sería más efectiva que filtrar el software para proteger a los menores de la exposición a material dañino en la red”.

El Departamento de Justicia ha contratado a Philip Stark, un profesor de estadística de la Universidad de California, para analizar la información.

Según dijo el propio Stark, el análisis de las bases de datos de Google le permitiría “establecer la prevalencia de webs perjudiciales para los menores, y la efectividad de los filtros de contenido para bloquear estas páginas”.

Como Google es el buscador más popular de la red y, a estas alturas, una parada casi obligatoria para millones de usuarios de todo el mundo, la información que facilitase daría un impulso a los planes de las autoridades estadounidenses.

Al margen de la ley en sí, la cuestión es importarte porque podría desatar una batalla legal de graves repercusiones para los usuarios de internet, ya que cuestionaría hasta dónde alcanza su derecho a la protección de su intimidad.

Los grupos de defensa de la privacidad online, como Fundación Fronteras Electrónicas (EFF), temen que se desate una avalancha si el Gobierno prevalece sobre Google.

“Si el Gobierno gana, continuará empujando para obtener más información de Google”, cree Kurt Opsahl, abogado de EFF, con sede en San Francisco.

Para Opsahl, la gente “podría dejar de buscar información por miedo a que el Gran Hermano esté espiando por encima de sus hombros”.

El buscador, por su parte, dijo que se resistirá “vigorosamente” a esta petición.

Su representante legal, Nicole Wong, dijo en un comunicado que se trata de una reclamación innecesaria, demasiado amplia, costosa, que podría revelar los secretos comerciales de Google y revelar detalles con los que se podría identificar a los usuarios.

A diferencia de Google, tanto Yahoo como Microsoft y America Online colaboraron con el Gobierno y entregaron sus respectivas bases de datos.

Mary Osako, portavoz de Yahoo, dijo que la compañía accedió a esta petición aunque no facilitó información que pueda ayudar a identificar a ningún usuario.

Esta es la primera vez que los términos de búsqueda se convierten en blanco de investigaciones, tal y como ya lo son los correos electrónicos o, en otro orden de cosas, las descargas de música.

El nuevo énfasis llega, además, en un momento en el que el Gobierno se está moviendo de forma muy agresiva en varios frentes para obtener información sobre las actividades de los internautas en las bibliotecas públicas, por ejemplo.

Los sitios web estadounidenses de contenido pornográfico reciben unos 60 millones de visitantes al día, según el testimonio ante el Senado del representante de la Adult Freedom Foundation, una organización que representa los intereses de la industria pornográfica. (Agencias)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *