Home Buenas Noticias “La evolución de las especies”, de Armando Rosas y la Camerata Rupestre
Buenas Noticias - January 18, 2006

“La evolución de las especies”, de Armando Rosas y la Camerata Rupestre

Portada de un disco
muy singular
 Foto: Azteca21

Por Benjamín Solís
Reportero Azteca 21

Ciudad de México, 17 de enero de 2006. Armando Rosas y la Camerata Rupestre nos presentan un disco lleno de postales de la ciudad, con una producción musical que reúne los sonidos de los instrumentos de cámara, música de salón, trova y rock urbano: “La evolución de las especies”, un álbum peculiar, relanzamiento de Ediciones Pentagrama.

Armando Rosas es uno de los cantautores que fundó el movimiento “rupestre”, allá por mediados de los ochenta. Sus primeros discos tienen esa clara tendencia de la fusión de sonidos clásicos y de la música popular, esencialmente la trova, misma que, ha declarado el propio Armando, “tiene la capacidad de revolcarse con cualquier tipo de género musical”. Esta producción, originaria de 1989, es fiel a esta tradición del grupo de componer canciones sin echar mano de los grandes recursos de la tecnología en instrumentos.

Los rupestres apostaron por escribir sus composiciones, música y letras, sin mayor recurso que su talento y sus instrumentos, en particular la guitarra, fuera de producciones ostentosas —y costosas— en su contenido. Así, para estos músicos urbanos, primero está el ser imaginativo en la creación, pensar en una propuesta y ser capaz de desarrollarla con  sensibilidad, sin dejar de lado la calidad.

Esta producción también es una breve reminiscencia a nuestra ciudad, la de hoy y la de los años treinta, como se escucha en “Complot mongol”, tal vez el tema más conocido del disco. Aquí tenemos una recreación de los bajos fondos de la urbe, los cabarés, las vedettes; las oscuras calles del centro con sus historias anónimas; personajes sórdidos de un mundo oculto que se convierten en los dueños de la noche. Imágenes que surgen de las letras de “La evolución de las especies”, las distintas especies humanas de la gran ciudad de México.

El álbum se compone de ocho temas con diferentes historias, pero todas convergen invariablemente en el sentir humano: el amor y sus fisionomías escabrosas, la soledad, etc. El tema “Supliendo el amor”, una canción de la búsqueda del amor perdido en una ilusión pasajera, el sueño perdura hasta el momento en que la hermosa chica se levantó y se fue, “cuando cobró, qué desilusión/ Buscando el amor en el rincón de un viejo hotel/ Mirando que la chica se desprende el sostén.”. Una pieza en donde se conjugan, en un juego armónico, las cuerdas con la letra, creando un efecto lúdico en el transcurso de la historia.

Éste es un disco que tiene esa pequeña virtud, de la cual carecen otros, y es que de principio a fin el álbum mantiene una calidad unitaria en todos sus temas, todos ellos son capaces de recrear cada atmósfera que transcurre en la(s) historia(s) que cuentan: “A muerte”, “Dime que no”, “Otra vez una historia de amor”, “Música para vedettes (Pahuatlán, La extinción de las especies, Caponera)”, “Mi más viejo amor” e “Invención para tragafuegos y cuarteto rupestre”.

En “La evolución de las especies”, de Armando Rosas y la Camerata Rupestre, bajo el sello de Ediciones Pentagrama (2004) participan Javier Platas (chelo), Javier Guillén (violín), Mario Mota (clarinete, armónica, sax y bajo) y Armando Rosas (voz y guitarra). Se encuentra a la venta en las principales tiendas de discos del país.

Comentarios a esta nota: Benjamin Solis

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *