Home Por la Espiral 2006: moderadamente positivo
Por la Espiral - January 17, 2006

2006: moderadamente positivo

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-2006: moderadamente positivo
-PIB estimado entre 3% y 3.6%
-Elecciones, EUA, petróleo y tasas

Como hemos referido anteriormente, el panorama de este año en México, entre elecciones y fútbol, tiene un contexto macroeconómico calificado de moderadamente positivo para los  consultores y analistas privados.
 Para el 2006, la Secretaría de Hacienda tiene los siguientes pronósticos para México: PIB de 3.60%; una inflación de 3%; un tipo de cambio promedio de 11.40 pesos por dólar; y tasas de Cetes a 28 días promedio de 8.9 por ciento.
 Conforme transcurre el año, y se desenvuelve el escenario interno y el externo, sucede un ajuste natural en las expectativas macroeconómicas. Este año la elección presidencial representa una enorme prueba de fuego para las metas, el desempeño económico y el supuesto blindaje financiero.
 En la parte de la microeconomía, las personas, las familias y las empresas, no deben ignorar el contexto esperado porque estarían incurriendo, de inicio, en un grave riesgo.
 De esta forma presentamos un sondeo entre las principales casas de análisis adscritas a los bancos para que el lector norme su criterio y tome  decisiones económicas adecuadas.
 Para Scotiabank Inverlat este año habrá varios factores externos que determinarán el  escenario en México, entre los que destacan: el  crecimiento de Estados Unidos;  la política monetaria en Estados Unidos; y la evolución de los precios del petróleo. En el ámbito interno: la  contienda electoral y su resultado; y el manejo de la política económica.
El ritmo del PIB estadounidense es, desde luego, uno de los factores básicos.  En principio Scotiabank Inverlat espera un crecimiento económico de 3.2%, no obstante, los elevados déficit en cuenta corriente y en las finanzas públicas son una amenaza constante para el ritmo de expansión.
 El manejo de la política monetaria, tanto en Estados Unidos, como en las economías más grandes, es otro factor esencial. Los mercados están comenzando a descontar el fin del alza en las tasas,  sin embargo, no es difícil que las presiones inflacionarias se mantengan como una preocupación significativa.
En la medida en que la política monetaria en las economías sea más restrictiva, la abundancia de capitales para países  como México podría reducirse.
La evolución de los precios del petróleo será determinante para las cuentas externas y para el tipo de cambio en México. En el  primer trimestre la expectativa es de petroprecios altos que podrían reducir después del primer semestre.
En el ámbito interno, el primer foco de atención es la  evolución del proceso electoral. Hoy en día los mercados  dan por hecho que el proceso transcurrirá sin problemas, aunque no puede ignorarse que también contemplan episodios de incertidumbre elevada.
  Scotiabank Inverlat anticipa para 2006 un PIB de 3.43%; inflación de 3.81%; tipo de cambio promedio de 11.25 pesos por dólar; y Cetes a 28 días promedio de 8 por ciento.
 Por su parte, el  Servicio de Estudios Económicos de Bancomer, espera que el Banco de México anuncie próximamente un relajamiento monetario gradual en la medida en que las condiciones internas  e internacionales se consoliden.
 Bancomer considera que habrá una pausa en el ritmo de relajamiento previo a las elecciones presidenciales a fin de no incorporar una mayor volatilidad en los mercados en esas fechas.
En el entorno internacional se observan pautas para nuevos descensos en las tasas de interés. Para México disminuye la probabilidad de que bajas en la tasa de fondeo generen correcciones abruptas en el tipo de cambio que impliquen una elevada volatilidad en las condiciones monetarias internas.
 Los analistas de Bancomer esperan en 2006 un PIB de 3%; una inflación de 3.02%; tipo de cambio promedio de 11.60 pesos por dólar; y Cetes a 28 días promedio de 8 por ciento.
GALIMATIAS
 Para el Área de Análisis de Santander-Serfin, la economía alcanzará una tasa de crecimiento cercana al 3.5%, pronóstico basado en que el  PIB  en Estados Unidos será muy favorable. Esto genera una perspectiva positiva que beneficia a las exportaciones de manufacturas y por esta vía a la producción industrial en México.
Los resultados de las exportaciones de manufacturas y la recuperación gradual de la producción industrial observada en la segunda mitad del año pasado,  permitirán que este proceso logre expandirse en 2006 y por ello el crecimiento económico podría ubicarse por encima del  3 por ciento.
Otro factor favorable es que los precios del petróleo oscilarán en una media elevada. El consenso de los analistas es que el precio de la mezcla de exportación promediará en el año alrededor de los 40 dólares por barril. De cumplirse,  se permitirá cumplir con la meta de ingresos fiscales (por petróleo) y favorecer a los gastos de inversión en infraestructura  de energía. De manera que el gasto público de inversión constituiría otra fuente de crecimiento.
En cuanto a las variables internas existe acuerdo en que se mantendrá  la inflación en niveles bajos.
 Para Santander-Serfin el PIB en México será este año de 3.5%; la inflación de 3.8%; el tipo de cambio promedio de 11.14 pesos por dólar; y los Cetes a 28 días  promedio de 7.6 por ciento.
 Por último, en el sondeo consideramos a los expertos de Banamex que anticipan un PIB de 3.47%; una inflación de 3.36%; tipo de cambio promedio de 11.36 pesos por dólar; y Cetes a 28 días promedio de 7.8 por ciento.
 En resumen, el día de hoy podemos avizorar un escenario que mantendrá la  estabilidad, con tasas de interés con tendencia a la baja e inflación controlada. La macroeconomía se observa medianamente favorable.
 Próximamente el anuncio que hará el Banco de México de la política monetaria, el 27 de enero, nos dará una señal muy clara para los agentes económicos nacionales e internacionales de cómo será el control de la inflación;  del nivel de las reservas;  las tasas de interés; y de la observación que hace el equipo de Guillermo Ortiz Martínez, gobernador del instituto central, al respecto de los comicios electorales.  Dará muchas pautas.
En la parte del empleo, el primer trimestre será clave para determinar el verdadero impacto de la estabilidad en la iniciativa privada. La estabilidad se vuelve estéril si la gente no puede encontrar empleo.
 En cuanto a los riesgos debemos seguir con especial atención el desenvolvimiento  de los acontecimientos político-electorales, para determinar cuánto ruido pueden meter en los mercados, las diversas posturas entre los candidatos y las confrontaciones que sucedan.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *