Home Por la Espiral Las dificultades empresariales
Por la Espiral - January 9, 2006

Las dificultades empresariales

Por la espiral
Claudia Luna Palencia

-Las dificultades empresariales
-Interesante estudio del Banco Mundial
-Eslovaquia y Colombia, las mejorías de 2003

¿Qué tan difícil es emprender un negocio en México? Si usted es de los que, de manera recurrente, merodea la idea de abrir un negocio o bien busca iniciar una inversión empresarial, no puede dejar de leer el estudio que el Banco Mundial editó al respecto de los países en los que existe el mejor clima empresarial; y en aquéllos donde la burocracia y otros factores son una limitante.
Toda persona que desea convertirse en empresario debe tener una idea clara acerca del concepto de inversión y riesgo del negocio que desea emprender. Ningún elemento debe descuidarse o bien desvalorizarse.
El reporte “Doing Business in 2005: Eliminando Obstáculos para el Crecimiento”, del Banco de Mundial, señala que Eslovaquia y Colombia fueron los países más exitosos del mundo en reformar el ambiente para las inversiones en el ultimo año, creando centros de atención electrónica que combinan varios trámites para nuevas empresas en un solo paso, reduciendo en semanas las demoras burocráticas, mejorando los registros de crédito, y aumentando la flexibilidad de las leyes laborales.
El análisis empresarial se llevó a cabo en 145 países, con resultados interesantes: “En las naciones pobres, debido a procedimientos administrativos, es todavía dos veces más difícil que en las naciones ricas para un empresario empezar, operar, o liquidar un negocio, y que las empresas en las naciones pobres tienen menos de la mitad de la protección a sus derechos de propiedad que en los países ricos”.
En general, en el último año los países ricos llevaron a cabo tres veces más reformas en su ambiente para las inversiones que los países pobres. Las naciones europeas fueron especialmente activas en implementar reformas.
Los 10 países más activos en la implementación de reformas el año pasado fueron Eslovaquia, Colombia, Bélgica, Finlandia, India, Lituania, Noruega, Polonia, Portugal, y España. De los 58 países que reformaron sus regulaciones a la actividad empresarial o reforzaron la protección de los derechos de propiedad en el último año, menos de un tercio son economías pobres o de ingreso medio-bajo.
En promedio, empezar un negocio en un país rico toma seis procedimientos y 27 días; en una economía pobre o de ingreso medio-bajo, el mismo proceso lleva 11 procedimientos y 59 días. En más de una docena de países pobres registrar un negocio nuevo lleva más de 100 días.
GALIMATÍAS
Entre las principales conclusiones de Doing Business in 2005 encontramos las siguientes: 1) Las empresas en los países pobres enfrentan una mayor carga regulatoria que en los países ricos. Los países pobres imponen a los negocios mayores costos de despedir un trabajador, hacer cumplir los contratos, o solicitar su registro como empresa; imponen también mayores demoras en los procedimientos de insolvencia, registro de propiedades, y comienzo de un negocio; y ofrecen menor protección en lo que refiere a derechos legales de deudores y acreedores, cumplimento de contratos, y requisitos de transparencia o acceso a la información. Nada mas en costos administrativos la suma es tres veces más grande en los países pobres que en los países ricos. El número de procedimientos administrativos y las demoras asociadas a dichos procedimientos son dos veces más grandes en los países pobres.
2) Los beneficios de las reformas demuestran ser importantes. El reporte estima que una mejora del cuartil de países inferior al superior en la facilidad de hacer negocios está asociada con un incremento adicional de 2.2 puntos porcentuales en el crecimiento económico anual. Un ejemplo de dichos beneficios proviene de Turquía y Francia, donde el registro de nuevos negocios aumentó un 18 por ciento después que ambos gobiernos redujeran el tiempo y costo de iniciar una empresa el último año. En Eslovaquia, la reforma sobre regulación de garantías ayudó a aumentar el flujo de préstamos bancarios al sector privado en 10 por ciento. Los beneficios se producen porque las empresas pierden menos tiempo y dinero en regulaciones innecesarias y asignan más recursos a la producción y comercialización de sus productos y porque los gobiernos gastan menos en regulaciones ineficaces y más en servicios sociales.
Las primeras 20 economías en lo que se refiere a la facilidad de hacer negocios son: Nueva Zelanda, Estados Unidos, Singapur, Hong Kong/China, Australia, Noruega, Reino Unido, Canadá, Suecia, Japón, Suiza, Dinamarca, Holanda, Finlandia, Irlanda, Bélgica, Lituania, Eslovaquia, Botswana, y Tailandia.
A COLACIÓN
 ¿Qué pasa con México? De acuerdo con Doing Business la evaluación para nuestro país es que seguimos atrasados llenos de burocracia y de legislaciones que atentan contra el clima empresarial, sobre todo la laboral que casi siempre es problemática.
México aparece en el estudio con un Ingreso per cápita de 6 mil 230 dólares; una economía informal cuyo peso es del 30% de la economía y una población de 102 millones de habitantes, según el Banco Mundial.
Para quienes desean abrir un negocio en México los principales retos a los que se enfrentan son: 1) Un promedio de 8 pasos para establecer el negocio y una demora de 58 días. 2) Grado de dificultad laboral para contratar empleados es del 67%, el promedio en América Latina es del 44.4 por ciento. 3) Grado de dificultad laboral para despedir un empleado es del 90%; el promedio en la región es del 34.3 por ciento. 4) El número de procedimientos para el registro de la propiedad es de 5 pasos con una demora de 74 días. El promedio regional por este concepto es de 6 pasos con una demora de 56 días. 5) El indicador para medir el grado de facilidad o dificultad para llevar a cabo negocios comerciales en el país se ubica en el nivel 20; el promedio de América Latina es 23.3 y de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD) es de 10.8
A pesar de que el país ha experimentado un proceso de desregulación económica en los últimos veinte años, todavía sigue arrastrando importantes rezagos que merman la capacidad de hacer negocios de manera sencilla y rentable.
Al marco jurídico-laboral que tanto señala el Banco Mundial como un lastre para el país, debemos añadir que la Secretaría de Economía y el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, no son eficientes. El papeleo para registrar el nombre de una empresa o de una marca y protegerla además del contrabando, la piratería o del robo intelectual, es engorroso.
Ojalá que este nuevo estudio del Banco Mundial sirva para que a nuestros funcionarios y legisladores se les “prenda el foco” para coadyuvar a modernizar al país.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *