Home Análisis Global LA AGONIA DE SHARON
Análisis Global - January 7, 2006

LA AGONIA DE SHARON

Por Isaac Bigio (*)

El 4 de enero Ariel Sharon sufrió un derrame cerebral del cual es muy improbable que se recupere. Ehud Olmert le ha remplazado como primer ministro israelí. Su partida, al igual que la de su Némesis Arafat un año antes, genera muchas especulaciones sobre lo que puede pasar en el Medio Oriente.

Para EEUU y los gobiernos occidentales Sharon jugó un rol clave en evacuar Gaza. Para muchos palestinos “moderados” él era el único antiguo derechista que podía comandar una coalición de “halcones” y “palomos” capaz de reconocer alguna forma de Estado palestino. Por eso algunos de ellos, pese a considerarlo como un “criminal de guerra”, conciben que su partida ahora les perjudica pues él era un tapón contra los más ultranacionalistas. Para Irán y los palestinos radicales (islámicos o marxistas) su muerte sería una bendición.

Sharon nació como Ariel Schneirman el 27 de Febrero de 1928 en Kfar Mald (pre-Israel). Desde su adolescencia estuvo en acciones armadas habiendo participado en todas las guerras que Israel ha librado. En 1953 creó y lideró la Unidad 101 que atacaba poblaciones en países vecinos como la que en Qilaya asesinó a 69 civiles (la mitad de ellos mujeres y niños). Para los árabes ello es una muestra de terrorismo, aunque para Israel esa política de retaliación le permitía protegerse.

Peleó en el Sinaí en las guerras de 1956, 1967 y 1973. En esta última comandó las tropas que cruzaron el canal de Suez y quedaron a 101 kilómetros de El Cairo. En 1981 fue ministro de defensa y responsable de la invasión al Líbano. La comisión israelí Kahan que investigó la matanza de Sabra y Chatila de 1982 (en la que murieron unos 3,000 civiles) encontró a Sharon como co-culpable de ésta.

Sharon apadrinó a Gush Emunim y la creación de colonias hebreas en los territorios palestinos conquistados en 1967. Al visitar las inmediaciones de la mezquita Al Aqsa en Jerusalén (la tercera más sagrado del Islam) se desencadenó una masiva rebelión palestina (“intifada”), aunque Sharon aduce que todo estaba previamente planeado por Arafat.

Sharon siempre cabalgó entre los dos principales partidos sionistas: el laborismo (con quien inicialmente estuvo más ligado) y la derecha “revionista”. En 1973 él cofunda Likud junto al Herut “revisionista” y los liberales. En 1977 se retira de éste y tras fracasar en unirse al centro (Dash) y al laborismo forma un minipartido que luego retorna al Likud, donde él rivalizaría en diferentes momentos por la dirección con Beguin, Amir y Netanyahu.

En el 2005 rompe con sus aliados ultranacionalistas y ordena el retiro unilateral de Gaza. Con ello ahonda la crisis del Likud, del cual termina separándose para formar Kadima y llamar a elecciones anticipadas para el 28 de Marzo del 2006.

Sharon ya no cree que se pueden anexar todos los territorios palestinos pues ello implicaría una bomba demográfica de tiempo (45% de la población de las zonas que detenta u ocupaba Israel son árabes que pueden acabar siendo mayoría), pero tampoco quiere retirarse del este de Jerusalén y de otras zonas de Cisjordania que sí quiere anexar y para ello construye un largo, alto y fortificado muro.

Kadima logró atraer al ex premier laborista Simón Pérez. Según las encuestas este nuevo partido iba a tener unos 40 de los 120 congresistas haciendo que por primera vez una fuerza de centro superara ampliamente a los dos polos que se han alternado en el poder en Israel (laboristas y derechistas).

 Mas, su pronta partida deja una interrogante sobre lo que puede pasar. Por un lado la ola de simpatía hacia Sharon puede beneficiar electoralmente a Kadima, aunque éste puede resquebrajarse antes debido a sus rivalidades y a no tener a Sharon a su cabeza. Tanto el Likud de Benjamín Netanyahu como el laborismo de Amir Peretz  tratarán de recuperar electores. El primero lo hará con una postura opuesta a nuevos retiros y el segundo aceptando la posibilidad de replegarse de todos los territorios ocupados en 1967, así como desmantelando las reformas pro-mercado.

Por el momento el grueso de la opinión pública acepta ir a una paz a costa de hacer retiros territoriales. Sin embargo, ello podría alterarse si se vuelven a lanzar bombas humanas o el Hamas logra un espectacular avance en las elecciones legislativas palestinas del 25 de Enero. Hasta ahora Al Fatah controla 68 de los 88 parlamentarios palestinos, pero esto va a cambiar debido a que el número de diputados ha crecido, a que éstos se elegirán de manera proporcional y a que Hamas (que no acepta al Estado de Israel y quiere un estado musulmán en toda la Palestina histórica) puede superar un tercio de las bancas.

 Shalom en hebreo significa adiós, hola y paz. El Shalom (adiós) a Sharon podría ser visto como un Shalom (hola) a un nuevo liderazgo menos capaz de detener a los ultranacionalistas o más proclive a aceptar un Estado palestino e ir hacia una forma de Shalom (Paz). 

(*) El autor es analista internacional. Ha enseñado ciencias políticas en la London School of Economics. Desde hace 4 meses tiene a su primogénito José raptado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *