Home Política El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, conocido como el EZLN, apareció hace 12 años
Política - January 1, 2006

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, conocido como el EZLN, apareció hace 12 años

Con un perfil mucho más bajo el Sub Marcos
 intenta regresar a las primeras planas
 Foto: Internet

San Cristobal de las Casas, Chiapas.- 1º de Enero del 2006.- Hace 12 años apareció el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), considerado al margen de la ley, a fin de negarle la condición de grupo beligerante y no reconocerlo por los instrumentos del derecho internacional.

Después de la medianoche para recibir 1994, en un entorno que llamó la atención de los sectores nacional e internacional, surgió el autollamado subcomandante Marcos y el EZLN, que se declararon contra el gobierno, que en ese entonces encabezaba Carlos Salinas de Gortari.

Ese día entraba en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte entre Canadá, Estados Unidos y México, que ubicaba al país como una nación moderna, dentro de la competencia comercial mundial y con la primera potencia económica y militar del planeta.

También casi iniciaban las campañas presidenciales y ya había candidatos de los principales partidos políticos, entre ellos el desaparecido Luis Donaldo Colosio, por el PRI; Diego Fernández, por el PAN; y Cuauhtémoc Cárdenas, por el PRD.

La aparición del grupo fue violenta y extendió u presencia en las poblaciones de San Cristóbal de las Casas, Altamirano, Las Margaritas, Ocosingo, Oxchuc, Huixtan y Chanal.

El Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General (CCRI-CG) del EZLN hacía pública la Declaración de la Selva Lacandona, en la que señalaba que su lucha contra el gobierno era por la democracia, la libertad y la justicia para todos los mexicanos.

La madrugada del 1 de enero de 1994 el EZLN secuestró a Absalón Castellanos, ex gobernador de Chiapas, a quien después de negociaciones liberaron en presencia de los medios de comunicación en plena zona selvática de Chiapas.

El entonces secretario de Gobernación y ex gobernador de Chiapas, Patrocinio González Garrido, había desmentido versiones de que surgiría un grupo guerrillero por las condiciones de la población indígena, pero después que apareció el EZLN renunció al cargo.

Ese mismo 10 de enero el gobierno federal puso en marcha una serie de acciones encaminadas a frenar al grupo armado que amenazaba con extender sus redes en el ámbito nacional, lo que nunca ocurrió.

Se nombró como primer representante del gobierno para negociar la paz en Chiapas al frustrado candidato Manuel Camacho Solís, quien había renunciado a la jefatura del Departamento del Distrito Federal por no haber sido nominado por el PRI como candidato presidencial.

Entre las peticiones de los zapatistas destacaba la atención a grupos étnicos del país y el reconocimiento de municipios autónomos, así como igualdad legal y social de los indígenas para contar con las mismas oportunidades de desarrollo de todos los demás mexicanos.

Una vez identificadas las demandas se iniciaron las pláticas ese mismo año y se formó la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa) en el Poder Legislativo, integrada por diputados y senadores de todos los partidos políticos, con una presidencia rotatoria.

Las primeras acciones rindieron sus frutos: en San Andrés Larráinzar, Camacho Solís logró sentar a la mesa de las negociaciones a representantes del EZLN y del gobierno durante varios meses para llegar a los conocidos "Acuerdos de San Andrés".

El 2 de marzo de 1994 terminan las conversaciones de paz. El gobierno, vía Camacho Solís, presenta el documento de 34 compromisos, dos declaraciones sobre la situación nacional y 32 propuestas de solución a la problemática chiapaneca. El EZLN consulta el documento gubernamental entre las comunidades indígenas y bases de apoyo.

Los acuerdos de negociación no se llevaron a la práctica, y ya en funciones el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León, por medio del entonces procurador general de la República, Antonio Lozano Gracia, presentó la supuesta identidad del subcomandante Marcos.

Dijo que su nombre era Rafael Sebastián Guillén, un universitario y profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana, egresado de la carrera de Ciencias de la Comunicación en 1981.

La PGR solicitó a los juzgados el ejercicio de la acción penal en su contra, así como de decenas de sus compañeros, con lo que se desató la búsqueda de los zapatistas por la selva Lacandona.

Días después de la aparición del movimiento zapatista, el Gobierno federal emitió una ley de amnistía y dejar sin efecto las ordenes de aprehensión.

Marcos fue descrito por algunas personas como el primer revolucionario de la época informática en el mundo, quien por medio de mensajes por Internet planteaba sus posiciones frente a la pobreza y el olvido de los grupos indígenas en México.

Durante casi toda la administración de Ernesto Zedillo, los zapatistas no tuvieron actividad; no había choques armados desde el 12 de enero de 1994, cuando el gobierno ordenó el cese al fuego y las misivas de Marcos por Internet y otros medios se difundían.

En al año 2000, cuando llega Vicente Fox al gobierno, se anunció el retiro de tropas de la zona de conflicto en Chiapas y que se cumplirían y respetarían los acuerdos de San Andrés.

A partir de ello se cumplieron esos compromisos de campaña y se envió al Congreso de la Unión la iniciativa de ley para el desarrollo de los pueblos indios, por lo que el EZLN decidió iniciar una marcha desde la Selva Lacandona hasta el Palacio Legislativo de San Lázaro, a fin de manifestar su posición ante la iniciativa presidencial.

En el Congreso de la Unión se debatió respecto a la posibilidad de que los zapatistas entraran al Congreso de la Unión encapuchados, pues lo prohíbe el Reglamento Interno, aunque se discutió la posibilidad de que hablaran desde la máxima tribuna del país.

El debate duró varios días, pero antes de definir si aceptaban la participación el EZLN inició su marcha, de Chiapas con destino a la capital; el 28 de marzo de 2001 los zapatistas entraron al Palacio Legislativo por la puerta principal.

Siete años y tres meses después una indígena tzotzil de los Altos estaba ante el micrófono que usaban los diputados en San Lázaro y con tono firme dijo: "Al sub y a quien comparte con él esperanzas y anhelos les dimos la misión de traernos a esta tribuna".

"Ellos, nuestros guerreros y guerreras, han cumplido gracias al apoyo de la movilización popular en México y en el mundo. Ahora es nuestra hora, el respeto que ofrecemos al Congreso de la Unión es de fondo, pero también de forma".

Era Esther, la primera zapatista que tomó la palabra y dijo ser indígena; "soy mujer y eso es lo único que importa ahora", mencionó la comandanta del EZLN al iniciar su discurso ante los legisladores y en presencia de una nutrida legión de invitados.

Era también la primera aparición de los zapatistas fuera de sus comandancias, de sus terrenos, de sus campos de batalla. Hoy 12 años después, hará una nueva salida de los altos de Chiapas, de la Selva Lacandona.

Los comandantes zapatistas recorrerán casi todo el país con su mensaje, pero se han olvidado de las muertes de los primeros días de 1994 y prácticamente nadie se acuerda de lo que pedían. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *