Home Buenas Noticias El día de los Santos Inocentes, que cada 28 de diciembre se celebra con bromas, en el mundo cristian
Buenas Noticias - December 28, 2005

El día de los Santos Inocentes, que cada 28 de diciembre se celebra con bromas, en el mundo cristian

Pintura que representa la ‘Matanza de los Santos Inocentes’
 Foto: Internet

28 de diciembre del 2005.- El día de los Santos Inocentes, que cada 28 de diciembre se celebra con bromas, en el mundo cristiano tiene su antecedente en un hecho sangriento ocurrido hace 2005 años en Belén.

En esa fecha se recuerda a las víctimas de la matanza ordenada por Herodes, Rey de Judea, contra todos los pequeños varones menores de dos años (unos 30) , con la intención de acabar con la vida del recién nacido Jesús.

Según la Biblia, Herodes temía que naciera el nuevo rey de Israel, y por ello pidió a un grupo de magos que le señelaran el lugar exacto en que el niño había nacido, pero aquéllos en regresar a decirle el sitio se fueron a sus países por otro camino, burlando así al monarca.

Cuenta el Evangelio de San Mateo que unos magos llegaron a Jerusalén y preguntaron dónde había nacido el futuro rey de Israel, pues habían visto aparecer su estrella en el oriente, y recordaban la profecía del Antiguo Testamento que decía:

“ Cuando aparezca una nueva estrella en Israel, es que ha nacido un nuevo rey que reinará sobre todas las naciones ” , y por eso habían ido de sus lejanos países a adorar al recién llegado a la Tierra.

Herodes era tan terriblemente celoso contra cualquiera que quisiera reemplazarlo en el puesto de gobernante del país, que había asesinado a dos de sus esposas.

También mató a varios de sus hijos, porque tenía temor de que pudieran tratar de reemplazarlo por otro.

Llevaba muchos años gobernando de la manera más cruel y feroz, y estaba resuelto a mandar matar a todo el que pretendiera ser rey de Israel. Por eso la noticia de que acababa de nacer un niñito que iba a ser rey poderosísimo, lo llenó de temor y dispuso tomar medidas para precaverse.

Herodes mandó llamar a los especialistas en Biblia (a los sumos sacerdotes y a los escribas) y les preguntó en qué sitio exacto tenía que nacer el rey de Israel que habían anunciado los profetas.

Ellos le contestaron: “ Tiene que ser en Belén, porque así lo anunció el profeta Miqueas cuando dijo: `Y tú, Belén, no eres la menor entre las ciudades de Judá, porque de ti saldrá el jefe que será el pastor de mi pueblo de Israel’ ” .

Herodes entonces se propuso averiguar bien exactamente dónde estaba el niño, para después mandar a sus soldados a que lo mataran.

Y fingiendo todo lo contrario, les dijo a los Magos: “ Vayan y se informan bien acerca de ese niño, y cuando lo encuentren vienen y me informan, para ir yo también a adorarlo ” .

Los magos se fueron a Belén guiados por la estrella que se les apareció otra vez, al salir de Jerusalén, y llenos de alegría encontraron al Divino Niño Jesús junto a la Virgen María y San José, lo adoraron y le ofrecieron sus regalos de oro, incienso y mirra.

Y sucedió que en sueños recibieron un aviso de Dios de que no volvieran a Jerusalén y regresaron a sus países por otros caminos. Herodes se quedó sin saber dónde estaba el recién nacido, lo que le enfureció hasta el extremo.

Entonces rodeó con su ejército la pequeña ciudad de Belén, y mandó a sus soldados a que mataran a todos los niños menores de dos años, en la ciudad y sus alrededores.

El emperador César Augusto decía con burla que ante Herodes era más peligroso ser hijo (Huios) que cerdo (Hus) , porque a los primeros los mataba sin compasión, en cambio a los marranos no, porque entre los judíos está prohibido comer carne de ese animal.

San Mateo dice que en ese día se cumplió lo que había avisado el profeta Jeremías: “ Un griterío se oye en Ram (cerca de Belén), es Raquel (la esposa de Israel) que llora a sus hijos, y no se quiere consolar, porque ya no existen ” .

Como el hombre propone y Dios dispone, sucedió que un ángel vino la noche anterior y avisó a José para que saliera huyendo hacia Egipto, y así cuando llegaron los asesinos ya no pudieron encontrar al niño que buscaban para matarlo.

El Día de los Santos Inocentes fue instituido por Herodes Agripa II, nieto del rey Herodes, quien en su trigésimo aniversario decidió honrar la memoria de su abuelo conmemorando el sangriento edicto promulgado por él, de matar a todo niño menor de dos años empadronado en Belén por temor al vaticinio de que se convirtiera en Rey de los judíos.

Con la distancia histórica, en México el día de los “ inocentes ” se ha transformado en una tradición festiva donde la costumbre es hacer bromas, tal vez en recuerdo del rey burlado que no pudo cumplir su objetivo de matar al Niño Jesús.

Como medida precautoria, para no caer en las bromas de parientes y amigos, la gente debe recordar cada 28 de diciembre que no debe dar prestado nada: dinero, joyas, libros o cualquier otro objeto, porque lo pueden hacer “ inocente ” .

La broma consiste en que la persona que cae en el engaño al dar prestado algún objeto de su propiedad, éste no le es devuelto.

Parte de la tradición consiste en que a la persona que fue engañada, es decir, al “ inocente ” , se le da una canastita con dulces con el siguiente recado: “ Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se debe prestar ” .

Otras de las acciones consideradas como inocentadas eran las de divulgar convincentemente alguna noticia falsa, siendo parte de la diversión el que alguien se la creyera.

Finalmente las cosas que se pedían prestadas eran devueltas acompañadas de dulces, juguetes en miniatura y el recado correspondiente: “ Herodes, cruel inclemente, nos dice desde la fosa, que considera inocente al que presta alguna cosa ” .

También en esta fecha se gastan bromas telefónicas, se dan avisos falsos y conducen a las risas una vez descubiertas.

Por los últimos años es normal en México que aparezcan en los medios de comunicación falsas noticias, algunas veces firmadas por un inexistente Inocencio Santos.

El día de los Santos Inocentes es el equivalente latino del anglosajón April Fool’s Day. En la iconografía se les presenta como niños pequeños y de pecho, con coronas y palmas (alusión a su martirio) .

La tradición oriental los recuerda el 29 de diciembre y la latina el 28 de ese mes.

La tradición concibe su muerte como “ bautismo de sangre ” y preámbulo al “ éxodo cristiano ” , semejante a la masacre de otros niños hebreos que hubo en Egipto antes de su salida de la esclavitud a la libertad.

Según la tradición, esos niños murieron por Cristo, por lo que su gloria será eterna. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *