Home Por la Espiral Economía China, a ver quién la alcanza
Por la Espiral - December 26, 2005

Economía China, a ver quién la alcanza

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-A.L. cerrará con un PIB de 4.3%
-Mejora del empleo, señala la CEPAL
-Economía China, a ver quién la alcanza

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) el 2005 marcará el tercer año consecutivo de crecimiento de América Latina y el Caribe, con un aumento del producto interno bruto (PIB) estimado en 4.3%, lo que supone un alza del PIB per cápita cercana al 3 por ciento.
 Dentro de las primeras evaluaciones del comportamiento del año, el organismo considera que la tasa de desempleo de la región disminuyó, desde el 10.3% en 2004 al 9.3% en 2005; y los índices de pobreza bajaron desde el  44% en 2002 al 40.6% en 2005.
 Algunos estudios preliminares difundidos por la  CEPAL, entre los cuales  encontramos “el Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2005”, destacan diversos factores que posibilitaron el desarrollo tales como: el  dinamismo de la demanda interna en los países de la región; y el entorno favorable de la economía mundial que creció un 3.3% en 2005.
Para 2006, se prevé la continuación de la fase expansiva del ciclo económico con una tasa del 4.1% para América Latina y el Caribe.
De confirmarse estas proyecciones, el crecimiento promedio del periodo 2003 a 2006 será levemente superior al 4% anual, mientras que el PIB per cápita acumulará un aumento cercano al 11 por ciento.
La CEPAL  informa que del periodo 1990 a 2002 la región creció al 2.6% anual. Es decir, tenemos un raquítico promedio de crecimiento, insuficiente para revertir los efectos dañinos en la región que dejó toda la década de los ochenta y buena parte de la década de los noventa producto de: la crisis mexicana de 1995; la crisis asiática de 1997; la crisis rusa de 1998; la crisis y devaluación del real en Brasil; el incremento en el gasto de las provincias al interior de Argentina con la posterior debacle económica y política de fines de 2001.
En definitiva, como lo reconoce la propia CEPAL, la región está recuperándose pero lo hace creciendo menos que el conjunto de los países en desarrollo, cuyo producto aumentaría un 5.7% en promedio entre 2003 y 2006.
   En la evaluación de 2005, a lo largo del año, las subregiones han mostrado comportamiento diferentes, siendo los países del Cono Sur y de la Comunidad Andina los que más han crecido. Así la expectativa es que, en el balance final del año, la lista de crecimiento esté liderada por: Venezuela (9%); Argentina (8.6%); Uruguay (6%); Chile (6%); Perú (6%); y Panamá (6%).
A COLACIÓN
 Otros datos interesantes de  la CEPAL apuntan que en 2005 el saldo de la cuenta corriente será positivo, equivalente al 1.3% del PIB (0.9% en el 2004 y 0,5% en el 2003), aunque con diferencias entre las subregiones.
Mientras en América del Sur el superávit de la cuenta corriente representará el 3% del PIB en el 2005 (2.5% en el 2004 y 2.1% en el 2003), las proyecciones para Centroamérica y México indican un déficit equivalente al 1.8% del PIB en el 2005 (1.4% en el 2004 y 1.6% en el 2003) mientras que en el Caribe, si se excluye a Trinidad y Tabago, exportador neto de petróleo, el déficit de cuenta corriente supera el 10% en estos tres años.
 Las diferencias en la evolución económica se evidencian también al observar lo que ocurre con la inversión. Mientras en 2005 la formación bruta de capital fijo subió en América del Sur a una tasa promedio superior al 12%, en Centroamérica y México se expandió al 6.1%, porcentaje que baja al 2% si el cálculo se limita a los países de Centroamérica.
En todo caso,  aunque la inversión muestra una recuperación, aún está debajo de los niveles de 1998.
Otra connotación relevante  tiene que ver con que los gobiernos están aprovechando la coyuntura favorable para mejorar las cuentas públicas. A medida que los ingresos fiscales se expanden, sus excedentes son utilizados para reducir el endeudamiento público, lo que es visto por la CEPAL como una señal positiva.
Si bien el coeficiente de endeudamiento de muchos países es elevado, la disminución de la relación entre la deuda pública y el producto y entre la deuda externa y las exportaciones, con la excepción de lo que ocurre en algunos países del Caribe, llevan a “una situación de menor vulnerabilidad externa de la región”.
GALIMATÍAS
 En más información, el texto “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2005”, revela que a nivel regional 5.6 millones de personas encontraron empleo en las zonas urbanas este año y la proporción de personas en edad laboral que tienen trabajo subió medio punto porcentual, desde 53.1% a 53.6 por ciento.
 Sabemos que una de las críticas constantes sobre la nueva “ola de generación de empleo formal” es que el mercado laboral coloca empleos temporales, sin las prestaciones de la ley y con sueldos caídos.
 En su análisis, la CEPAL omite aclarar la calidad del empleo creado y únicamente acota que se trata de empleo asalariado formal.
Durante este año el crecimiento de la oferta laboral se atenuó por una reducción de la tasa de participación laboral, del 59.5% al 59.2% de la población en edad de trabajar. Datos parciales explican este fenómeno por el retiro de hombres y mujeres jóvenes del mercado de trabajo, en el contexto de una mejoría de las condiciones económicas y laborales. Según la CEPAL, es posible suponer que muchos de ellos volvieron al sistema educativo.
El doble impacto de una generación de empleo bastante dinámica y de la moderación del aumento del número de personas que buscan trabajo redujo en 1.5 millones el número de desempleados urbanos a 17.8 millones. Esto se expresa en una caída de la tasa de desempleo de un 10.3% a un 9.3%, algo no visto en los últimos veinte años.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 Cuestión de contrastes, mientras que América Latina y el Caribe encausa su crecimiento y se prepara para un año electoral en varios países de la región, tenemos por otro lado, un boyante desempeño de China con una economía próxima a figurar como la cuarta potencia económica del mundo.
 En algunas previsiones, se espera que en 2005, China termine posicionada en el cuarto sitio en la clasificación mundial de las potencias económicas.  El llamado “dragón rojo” tiene tasas de crecimiento anuales promedio del 9 por ciento.
 China avanza a un ritmo impresionante en el orbe, lo que es muy preocupante para un bloque como la Unión Europea que no crece en promedio más allá del 5% y para otros países en procesos de integración como Estados Unidos, México y Canadá, que tampoco logran un 5%; o para los propios miembros de la Comunidad Sudamericana de Naciones.
Persiste un desequilibrio global al que en buena medida contribuye la expansión de China.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *