Home Por la Espiral Dilema: escaso aumento o desempleo
Por la Espiral - December 22, 2005

Dilema: escaso aumento o desempleo

POR LA ESPIRAL
Claudia Luna Palencia

-Dilema: escaso aumento o desempleo
-Los dos tienen efectos desmoralizadores
-Del mínimo de EUA al mínimo en México

Los precios y salarios guardan una relación económica perversa que se acentúa en la medida en que los países arrastran una historia de inflación desmedida. Ningún país ha estado exento de problemas inflacionarios, lo que por ende, implica que en la literatura económica se  ha desarrollado todo tipo de teorías alrededor de qué factores ocasionan inflación, y las políticas para contrarrestarla.
 En los últimos treinta años el enfoque monetarista ha tenido una gran presencia y credibilidad en la formulación de recomendaciones y políticas para controlar los precios, aunque los costos han sido de diversas magnitudes en los países en la esfera de lo social y lo laboral.
 Desde las últimas tres décadas del siglo pasado hasta la fecha, la política económica, en especial la política monetaria que es su brazo derecho,  están orientadas a privilegiar la reducción de los precios; el salario es el precio del trabajo que es uno de los factores de la producción.
 En este sentido encontramos una economía orientada a preservar la inflación a costa de lo que sea, del empleo y del bienestar social, porque inflaciones altas tienen efectos dañinos en la erosión del poder adquisitivo, en la producción, en la competitividad; pero el acertijo del siglo XXI es otro muy distinto: hacerle sentir a la gente, que una inflación del 3% tiene beneficios tangibles; y encontrar nuevas formulas de crecimiento sostenido donde la tasa de desempleo se reduzca. Lograrlo no es una tarea fácil primordialmente porque la tónica de la política económica a nivel mundial es mantener una tasa de desempleo  que duplica o triplica el dato de inflación.
 En Estados Unidos, país al que seguimos de cerca en sus maniobras monetaristas, observamos esta relación de manera más acuciante desde la segunda mitad de los ochenta hasta la fecha. Con información del Fact Book de la CIA sabemos que la Tasa de Desempleo en Estados Unidos se ubicó, en datos preliminares, en 5.5% y la inflación ese mismo año, en datos preliminares, lo hizo en 2.5 por ciento.
 Los analistas en Estados Unidos señalan a la administración del presidente George W. Bush de incapaz para resolver los problemas de demanda de empleo y de mejorar los salarios; todo por que la inflación es primero.
 En Estados Unidos encontramos políticas de largo plazo para el sostenimiento del salario mínimo que rara vez se actualiza. El Congreso de Estados Unidos tiene la atribución de fijar el salario mínimo, en la actualidad de 5.15 dólares por hora; y para los trabajadores de menos de veinte años de edad es de 4.25 dólares por hora. Estas dos tarifas están vigentes desde hace ocho años.
 En marzo de este año se discutió en el Congreso de Estados Unidos, un proyecto del Partido Demócrata para aumentar en más de dos dólares el salario mínimo, hasta 7.25 dólares por hora, pero la propuesta no prosperó porque primero es el control de los precios.
 De nuevo en 2006 se mantiene el salario mínimo por hora de 5.15 dólares que en una jornada diaria de ocho horas hace un salario de 41.2 dólares; al mes de mil 236 dólares.
A COLACIÓN
 En México la perversión se maximiza por lo doloroso que ha sido el proceso inflacionario, y el dilema de “escaso aumento al salario mínimo o desempleo”, lleva a la población asalariada a casi las mismas consecuencias de no tener dinero ni siquiera para subsistir.
 Para el 2006, el salario mínimo tiene un ajuste de 4% (menos de dos pesos) que regirá la zona geográfica A conformada por: el Distrito Federal, área metropolitana, los estados de Baja California y Baja California Sur, Acapulco, Guerrero; Ciudad Juárez, Chihuahua; Nogales, Sonora; Matamoros, Tamaulipas; y Coatzacoalcos, Veracruz. El salario será de 48 pesos con 67 centavos diarios.  Léase bien al mes de mil 460.1 pesos, es decir, 136.45 dólares.  En tres días de trabajo en Estados Unidos se gana el salario mínimo que en México se obtiene por un mes.
 Desde luego quiero puntualizar que únicamente estamos haciendo un comparativo muy escueto porque no estamos abundando en el poder adquisitivo del salario en México y Estados Unidos, con su respectivo nivel de precios.
 No obstante me interesa subrayar el raquítico nivel salarial que tenemos los mexicanos, razón suficiente para que sigamos la corriente de migración hacia Estados Unidos o Europa.
Para el área geográfica B, el salario  mínimo general será de 47 pesos con 16 centavos diarios, y regirá para ciudades como: Guadalajara, Jalisco; Monterrey, Nuevo León; Hermosillo, Sonora; Tampico, Tamaulipas, y Poza Rica, Veracruz.  Se trata de mil 414.8 pesos mensuales o  132.22 dólares al mes.
Para el área geográfica C: con Aguascalientes, Campeche, Coahuila, Colima, Chiapas, Durango, Guanajuato, Hidalgo, Michoacán, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quinta Roo, San Luis Potosí, Sinaloa, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas, entre otros, el mínimo será de 45.81 pesos diarios; al mes de mil 374.3 pesos, en dólares 128.43 dólares al mes.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 De acuerdo con el INEGI en México, el 11.2% de la población ocupada percibe un salario mínimo mensual. Si usted me pregunta amigo lector, si podemos considerar en la pobreza a una persona que gana al mes menos de mil 450 pesos, mi respuesta es afirmativa.
 En la nueva versión de la pobreza en México, la Sedesol, que encabeza Josefina Vázquez Mota,  señala que una persona que vive en una zona rural y gana más de 15.4 pesos diarios se salva del  umbral de la pobreza alimentaria.  En una zona urbana, un indigente o un limpiaparabrisas, que obtienen más de 20.9 pesos diarios tampoco padecen por pobreza alimentaria. Ninguno de los dos casos es extremadamente pobre bajo la óptica oficial.
Si esta misma persona, la de la zona rural, percibe más de 18.9 pesos diarios y la de la zona urbana más de 24.7 pesos diarios, entonces ambas libraron el umbral del desarrollo de capacidades, porque el gobierno interpreta que cuentan con el ingreso suficiente para cubrir la alimentación, salud y educación.
Ahora bien si la persona de la zona rural gana más de 28.1 pesos por día y la de la zona urbana arriba de 41.8 pesos por día, ambas superaron al umbral de desarrollo de patrimonio porque el gobierno considera que tienen el ingreso para cubrir las necesidades de alimentación, salud, educación, vestido, calzado, vivienda y transporte público.
Por esa razón, el gobierno considera que con el mínimo la gente no es extremadamente pobre y por poco deja de ser pobre.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *