Home Por la Espiral Inversión extranjera, las dos caras
Por la Espiral - December 8, 2005

Inversión extranjera, las dos caras

El Informe estadístico sobre el comportamiento de la Inversión Extranjera Directa (IED) en México, en el lapso de enero a septiembre de 2005, elaborado por la Secretaría de Economía, indica que ingresaron al país 12 mil 993 millones de dólares por concepto de inversión foránea notificada hasta septiembre pasado ante las autoridades pertinentes.
Las estadísticas sobre IED son generadas conjuntamente por la Secretaría de Economía y el Banco de México, de acuerdo a las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) en su Manual de Balanza de Pagos, y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Al respecto, en los primeros nueve meses del año, se contabilizó lo siguiente: 1) El  Registro Nacional de Inversiones Extranjeras (RNIE)recibió notificaciones sobre IED por 12 mil 993 millones de dólares, de los cuales el 52.4% (6 mil 811.8 millones de dólares) ingresaron entre enero y septiembre de 2005; el 15.8% (dos mil 058.7 millones de dólares), en 2004; el 10.6% (mil 377.9 millones de dólares), en 2003; y el restante 21.2% (dos mil 744.6 millones de dólares) antes de 2003 .
Para el mejor entendimiento de la información, cabe señalar que las  notificaciones al RNIE tienden a darse con un importante rezago con respecto a las fechas en las que suceden las inversiones, debido entre otras razones, al periodo de tiempo requerido para formalizar el acta de asamblea en la cual se asienta la inversión realizada.

La propia Secretaría de Economía explica que este rezago se traduce en que el monto de IED reportado al RNIE en un determinado mes corresponde en su mayoría a inversiones realizadas varios meses antes, incrementando así las cifras de IED relativas a los meses anteriores.
Por ende, la cifra reportada como IED realizada en un determinado plazo no es definitiva, ya que ésta aumenta posteriormente en la medida en que el RNIE recibe las notificaciones del resto de las inversiones realizadas en dicho periodo. Debido a la existencia de este rezago, se debe tener cuidado en la comparación de los flujos de IED correspondientes a dos periodos.
De esta forma, de los 6 mil 811.8 millones de dólares de IED notificada al RNIE en el año en curso, el 31.3% (dos mil 131 millones de dólares) corresponde a nuevas inversiones; el 37.5% (dos mil 554.8 millones de dólares), a reinversión de utilidades; y el 31.2% (dos mil 126 millones de dólares), a cuentas entre compañías.
Respecto a la IED realizada, pero aún no notificada al RNIE, se estima que durante enero a  septiembre de 2005, se alcanzó un monto por  12 mil 893.9 millones de dólares integrado por: un 47.5% (6 mil 128.3 millones de dólares) de nuevas inversiones; 19.8% (dos mil 554.8 millones de dólares) de reinversión de utilidades; 16.5% (dos mil 126 millones de dólares) de cuentas entre compañías; y 16.2% (dos mil 084.8 millones de dólares) de importación de activo fijo por parte de maquiladoras.
Hasta septiembre, la principal fuente de recursos foráneos fueron los empresarios de Estados Unidos, país que aportó 5 mil 908.6 millones de dólares; le siguió España con 919.3 millones de dólares; Holanda, 789.6 millones de dólares; Canadá, 226.4 millones de dólares; Luxemburgo, 200.5 millones de dólares; Francia, 181.2 millones de dólares; Alemania 156.4 millones de dólares; entre otros países.
A COLACIÓN
Por cierto que Robert Bosch, empresa que anunció más inversión directa en Ciudad Juárez, Chihuahua, es de origen alemán.
 La instalación de una nueva planta de manufactura de 11 mil metros cuadrados para la fabricación de productos electrónicos automotrices en Ciudad Juárez permitirá incrementar  en 50% la capacidad instalada de la empresa.
 En México, Robert Bosch proporciona empleo a  cinco mil trabajadores en ocho plantas industriales, con una producción para el mercado nacional  y de exportación superior a los mil millones de dólares.
SERPIENTES Y ESCALERAS
 La inversión extranjera tiene un lado positivo y otro oscuro y aunque significa una muy buena fuente de recursos trae consigo un daño colateral porque es condicionante; busca ser dominante; es ventajosa; y quiere todas las puertas abiertas, lo vemos por ejemplo en el tema ambiental.
 Recientemente nos encontramos con una serie de estudios multidisciplinarios de la  CEPAL  que muestra por primera vez  las relaciones de la industria ensambladora con un entorno de gran vulnerabilidad. De entrada, la compilación señala que tres cuartas partes de las casi tres mil  industrias ensambladoras de México se concentran en la frontera norte, caracterizada por ser una zona con pocas fuentes hídricas y con un suelo con un alto nivel de erosión.
En el texto “El medio ambiente y la maquila en México: un problema ineludible”, compilado por Jorge Carrillo, investigador del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) y Claudia Schatan, jefe de la Unidad de Desarrollo Industrial de la CEPAL en México, se señala la preocupación que existe por la creciente presión de la maquila, por los recursos existentes, especialmente en Baja California (que tiene la menor pluviosidad en el país), Chihuahua y Tamaulipas.
La publicación afirma que la maquila no se caracteriza por ser una industria de alta combustión, como lo es la química, cementera o petrolera, pero la utilización de materiales peligrosos y su confinación, así como la utilización y contaminación del agua son preocupantes. No hay un estándar para el manejo de estos productos a lo largo de la industria y no hay un seguimiento sistemático a los desechos tóxicos que por ley deben ser reexportados a su país de origen.  
Para la publicación se encuestaron a trescientas empresas ensambladoras, de las cuales un 70% tienen una política ambiental, pero que no necesariamente se traduce en la adopción de medidas ambientales en las plantas. Aun así, se constató que a mayor nivel de generación productiva corresponden más y mejores recursos humanos y económicos para la protección ambiental.
En el caso de las maquiladoras de productos electrónicos, de 200 empresas el 54% cuenta con una política ambiental que respeta las condiciones ambientales locales, que distan mucho de los estándares ambientales internacionales. 
En gran parte la inversión extranjera es responsable de la industria maquiladora focalizada en diversos estados de la franja Norte del país, en los que hoy podemos encontrar todo tipo de historias, de alteración del medio ambiente, pero también de la sociedad en su conjunto y no siempre para bien.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *