Home Espectáculos Emotiva despedida en Monterrey para el gran Antonio Aguilar, “El Charro de México”
Espectáculos - October 18, 2005

Emotiva despedida en Monterrey para el gran Antonio Aguilar, “El Charro de México”

Una leyenda se despide de los escenarios
 Foto: Internet

Monterrey, NL.- 17 de octubre del 2005.- El Charro de México, ofreció su primer show de despedida en la Arena Monterrey y como en los viejos tiempos lo hizo acompañado de toda la familia: Flor Silvestre, Pepe y Toño.

El público que por años tuvo como costumbre acudir a su espectáculo musical ecuestre lo acompañó y se encargó de despedirlo como todo un ídolo. Por su parte, él se mostró conmovido de tanto cariño por parte de sus fans.

El espectáculo arrancó a las 18:15 horas, con la actuación de “Huarachín y Huarachón” que tuvieron a su cargo la parte humorística del evento.

Posteriormente, apareció la estrella de la noche: Antonio Aguilar, quien de inmediato tomó lugar en un sofá, instalado en el escenario y desde ahí siguió el desarrollo del espectáculo, acompañado de sus nietos, Leonardo, Angela y Analí, todos ellos hijos de Pepe.

Toño Aguilar, fue el único que siguió la tradición de cantar montado a caballo y fue el primero de la familia en ofrecer su actuación, su participación fue breve y entonó temas como “Caminos de Guanajuato” y “Lucio Vázquez”.

Los encargados de rescatar la tradición del espectáculo de rodeo, fueron los jinetes invitados, que ofrecieron una demostración de montas de toro y floreo de reata.

Destilan amor

Fue la presencia de Flor Silvestre la que comenzó a poner el ambiente más emotivo, ya que la eterna compañera del Charro de México no sólo salió a cantar, sino como de costumbre destiló amor por su marido.

Enfundada en un colorido vestido, la intérprete en esta ocasión cantó en el escenario y no a caballo, como hasta hace algunos años solía hacerlo en los espectáculos de la familia.

Entre los temas que interpretó estuvieron “Échame a mí la Culpa” y “Cariño Santo”.

“Me siento tan feliz de que ustedes le hayan dado tanto amor durante tantos años a mi esposo”, pronunció emocionada, antes de presentar una canción que dijo que para ella y Aguilar ha sido como un himno “Nuestro Amor”.

A esas alturas, el intérprete se mostraba profundamente conmovido y enviaba besos a su esposa, entonces ella expresó “Quiero que ustedes me ayuden a convencer al jefe de que me acompañe a cantar esta canción”.

Así fue como inició la participación de Aguilar en el show, la gente apenas escuchó su voz y en el inmueble resonaron los aplausos y se escucharon los gritos de apoyo, para la cabeza de la dinastía Aguilar.

La primera canción que entonó fue “Albur de Amor” un clásico en su voz y aunque dejó en claro que su andar ya es lento, su voz todavía sonó bravía. Otros temas que regaló a su fiel audiencia fueron: “La Cama de Piedra” y “La Media Vuelta”.

Entregan reconocimiento

Cuando Aguilar concluyó su breve actuación se hicieron presentes autoridades de los municipios de Monterrey y Apodaca, para entregarle las llaves de la ciudad y un reconocimiento por su trayectoria.

Por su parte, el empresario organizador del evento, Óscar Flores, le otorgó el premio “Cerro de la Silla” en reconocimiento a su fructífera trayectoria en pro de la difusión de la música mexicana.

Casi para cerrar el espectáculo vino la presentación de Pepe Aguilar, que fue la más extensa de todas y en la que cantó sus éxitos como “Mi Credo”, “El Autobús”, “Miedo” y “El Rey” de José Alfredo Jiménez.

Por último, toda la familia Aguilar se reunió en el escenario y unieron sus voces para el tema que es un himno en la carrera del intérprete “Tristes Recuerdos”.

Con una lluvia de papeles multicolores y Antonio Aguilar atesorando en su mente los felices recuerdos de la noche de su despedida en Monterrey concluyó el espectáculo, que tuvo tres horas de duración. (Vanguardia)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *