Home Buenas Noticias Como un homenaje por sus 85 años de vida, inauguran “Los Prodigios de Juan
Buenas Noticias - August 6, 2005

Como un homenaje por sus 85 años de vida, inauguran “Los Prodigios de Juan

El maestro Soriano junto a una de
 sus monumentales esculturas

Ciudad de México.- 5 de agosto del 2005.- El pintor y escultor mexicano Juan
Soriano, apodado "El Mozart de las Artes Plásticas", por su precocidad, como
parte de una serie de homenajes que recibirá este año por sus 85 años de vida,
fue inaugurada hoy en la explanada del Auditorio Nacional, la exposición
escultórica "Los Prodigios de Juan Soriano".

En entrevista, Soriano, quien en 1987 recibió el Premio Nacional de las Artes y
que en fecha reciente obtuvo el Premio Velázquez de las Artes Plásticas,
otorgado por el Ministerio de Cultura de España, aseguró que esta
exposición-homenaje es mucho para lo poco que hay adentro y que lo único seguro
que espera es la muerte,

"Cuando uno se dedica a pintar, todas las cosas que uno hace tienen relación con
esa pintura o con esa manera de hacerse, eso es todo el secreto", manifestó el
artista, nacido el 18 de agosto de 1920, quien definió sus nueve esculturas
monumentales que integran la exposición, como "una cosa que hago cuando tengo
ganas".

Luego de la inauguración de la muestra de piezas escultóricas de gran formato
forjadas en bronce, que incluye desde una paloma y hasta un toro, el laureado
artista expresó que este homenaje "para mí se me hace algo que es justicia,
pero no para mí, sino para la gente que tenemos el valor de hacer las cosas que
queremos hacer".

Aseguró que siempre hacen falta incentivos para los artistas porque como seres
humanos son muy cobardes, o quieren dinero, o quieren nombre, o quieren fama y
usan el arte como vehículo pero no es lo que se debe hacer, sin embargo, cada
persona hace lo que puede.

Respecto al homenaje en vida, como esta exposición escultórica y un festejo para
el 18 de agosto en el Palacio de Bellas Artes que prometió Sari Bermúdez,
presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, dijo que no le
importa nada.

Señaló que le importa su persona, lo que hace en su trabajo y los demás que lo
juzguen como ellos quieran, él siempre estará encantado aunque digan que es
horrible o no les gusta, porque todos son libres.

"Para mi no significa nada, que tengo las posibilidades de inventar un mono como
éste", aseveró el contemporáneo y amigo de creadores de la talla de Xavier
Villaurrutia, Carlos Pellicer, Rufino Tamayo, Octavio Paz, Nobel de Literatura,
y María Asúnsolo, y precisó que lo único que espera en la vida es que se puede
morir.

Para Soriano, nacido en Guadalajara, Jalisco, y de quien Bermúdez dijo que sigue
siendo el "Niño de los Mil Años", enfatizó que el arte es muy íntimo y personal,
pero también difícil de entender por las demás personas, porque son mundos
distintos.

La ceremonia que celebró los 85 años de vida de Soriano con la inauguración de
la muestra escultórica, fue presidida además de por el artista y Bermúdez, por
el arquitecto Teodoro González de León, Raquel Sosa, secretaria de Cultura del
Distrito Federal, y María Cristina García Cepeda, directora general del
Auditorio Nacional, quien reconoció el arte de Soriano.

García manifestó que el autor de esculturas como "La paloma", "El caracol" y "La
Luna", es un poeta de tiempo completo, un artista que tuvo la capacidad de volar
desde los ocho años muy por encima de las imposiciones de su familia, la
academia, la crítica y de sus propios contemporáneos.

"Hombre sabio y lúdico que antepone el placer a los formalismos, Juan asegura
que su posesión más preciada es un lápiz, porque con él delinea mundos que son
reflejos íntimos en los que se acerca al niño que fue y sigue siendo", aseguró
García.

Luego se dirigió al maestro, autor de la escultura que desde hace diez años ha
identificado ese recinto y le dijo que su valor de siempre ha sido su espíritu
libre y que a sus 85 años enseña a los mexicanos a ver la vida de manera
luminosa, que es un niño que no sabe de longevidad y un águila que enseña a ser
libres con su vuelo.

González de León expresó que la escultura y la pintura siempre han acompañado a
la arquitectura, mejor dicho, las tres partes siempre están acompañadas.

Añadió que en tiempos pasados, las tres se fundían en obras en las que no se
sabía dónde terminaba la escultura o la pintura y dónde empezaba la estructura.

"En nuestros tiempos, en los que todos somos más individualistas y más los
artistas, las tres artes conviven y dialogan, pero cada una guarda su
individualidad, en este edificio, el telón de Rufino Tamayo inunda de color,
también lo hacen las esculturas de Vicente Rojo y las placas metálicas de
Manuel Felguérez", subrayó.

Adujo que en la plaza La Luna de Juan Soriano, no sólo dialogan con los
volúmenes exteriores del edificio, sino que ya es parte de la imagen y de la
identidad urbana.

El artista aseguró que la plaza en la que se exhiben las nueve obras
monumentales de Soriano son el mejor reconocimiento a 85 años de vida, porque
será una fiesta urbana que lo festeje. (Notimex)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *