Home Buenas Noticias “Estética e ideología del cine negro”, charla de Lauro Zavala en la Cineteca Nacional
Buenas Noticias - July 17, 2005

“Estética e ideología del cine negro”, charla de Lauro Zavala en la Cineteca Nacional

El especialista en el
género, Lauro Zavala

Por Fabiola López
Reportera Azteca 21

Ciudad de México. 12 de julio de 2005. La tarde se remonta a partir de los años cuarenta, cuando Lauro Zavala expone sobre el género o para otros estilo noir: un grupo de películas producidas en Estados Unidos durante los años cuarenta y cincuenta y que tienen como característica una serie de componentes narrativos, dramáticos y de composición visual, catorce, para ser exactos. La primera de estas aproximaciones parte de la ideología (contexto) y la segunda parte de un estudio textual (estilo).

Este género puede ser conocido por la presencia simultánea y persistente de una cámara emplazada en ángulos excéntricos y con movimientos violentos y laberínticos, el protagonista suele estar acompañado por algún arquetipo femenino (femme fatal), su filosofía es la de un determinismo social casi absoluto, la firme ambigüedad moral de los personajes y de la instancia narrativa, escepticismo irónico y rasgos de paranoia, así explicó Zavala, quien es autor de una forma de ficción conocida como teoría de la narrativa y ha publicado numerosos libros sobre cómo estudiar la narrativa o elementos del discurso cinematográfico.

El ejemplo de la intertextualidad, donde aparecen la estética e ideología del film noir, es en la novela “The Postman Always Rings Twice” (El cartero que llama dos veces, 1934), versión francesa de James M. Cain, la cual retrata a Cora, una mujer que seduce a un extranjero para que éste mate a su marido. “Es una novela corta, de 60 hojas, hay dos historias, la uno y la dos, la aparente y la subterránea. Es del género de amor trágico, en el que se encuentra una erótica muy fuerte”, aseveró Zavala.

De ésta se hacen cuatro adaptaciones fílmicas, de las cuales se habló brevemente: 1) la neorrealista es de Luchino Visconti (1942) y tiene como género a la tragedia romántica, en la historia subterránea Nick tiene la oportunidad de mostrarle su amor a Cora. “Su relación los transforma en otros, y ya a los siete minutos (del filme) hacen el amor, un recurso estilístico muy usado en esta película son los espejos”, dijo Zavala. 2) En la versión norteamericana de Tay Garnett (1946), con el género de juicio, los personajes transgreden las leyes humanas y representa la segunda oportunidad para cubrir la ley divina. 3) La segunda versión norteamericana es de Bob Rafelson (1981), del género de aventuras, protagonizada por Jack Nicholson y Jessica Lange, ellos juegan con el destino, es la oportunidad para cambiarlo. 4) La interpretación húngara es de György Féher (1998), con el género de parábola cristiana, resulta ser más cruda desde el principio, “en la primera secuencia aparecen los tres protagonistas, que son redimidos por el remordimiento y arrepentimiento y para ellos es la oportunidad de la redención cristiana”, aseguró Zavala.

Respecto de las cuatro versiones, Lauro Zavala indicó que hay un ritmo completamente distinto en la edición de cada una, pues utilizan recursos estilísticos diferentes; por ejemplo, algunos son tomados del cine clásico (que daba mayor peso a los actores), o ya del Neo-Noir (moderno), el cual resulta esporádico y cada espectador va construyendo, todo depende de él. Y concretizando sobre el cine negro señaló: “Es a partir de una ideología, no hay fórmulas, trasciende la lógica del género. Conviene pensarlo en ideología y como un estilo. A diferencia de otro tipo de cine, es el más estudiado porque aparece en todos los géneros. Tan sólo hay 250 películas de 1940 de canon básico”, dijo. También afirmó que el cine negro sí puede ser una corriente, pero referente a México declaró que hay una especie de desfase de veinte años.

Al término de la charla se mostraron fragmentos de las cuatro versiones, que ilustraban la explicación anterior; para después continuar con la proyección de la película “Cuerpos ardientes” (Body Heat, 1981) de Lawrence Kasdan, que ejemplificó la naturaleza estética e ideológica del film posmoderno.

Comentarios a esta nota: fabiyegarova@yahoo.com.mx

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *