Home Buenas Noticias Poesía y cuento se dan cita en el Festival Internacional “Letras en San Luis”
Buenas Noticias - June 29, 2005

Poesía y cuento se dan cita en el Festival Internacional “Letras en San Luis”

Ignacio Padilla, obtuvo el
Premio Nacional de las Juventudes
Alfonso Reyes 1989 por
su libro de relatos ‘Subterráneos’

Por Benjamín Solís
Reportero Azteca 21

San Luis Potosí, 24 junio de 2005. La última sesión literaria previa a la clausura del Festival Internacional “Letras en San Luis” fue una alegre velada con los escritores Ignacio Padilla, Jennifer Clement, Eduardo Antonio Parra, Valerie Mejer, Víctor Manuel Mendiola y Juan Gustavo Cobo Borda.

El escritor Ignacio Padilla hizo la lectura del cuento “Galatea en Brighton” una historia de fantasmas, mujeres y alegorías del pasado que se desarrolla en Europa. Los personajes y el ambiente nos recuerdan el S XIX europeo por los escenarios y ciudades que ahí se mencionan. La obra del maestro Padilla se caracteriza por la complejidad de la construcción narrativa, la elaboración sicológica de los personajes, las descripciones de los lugares y un dominio del vocabulario. Ignacio Padilla (ciudad de México 1968) forma parte de los jóvenes escritores de la generación del “crak”; es autor de “Subterráneos”, “Los papeles del dragón típico”, “El año de los gatos amurallados”, “La catedral de los ahogados”, “La tormenta del mar embotellado” y “Espiral de artillería”.

La escritora de origen estadounidense Jennifer Clement hizo lectura de poesía donde sobresalen los temas del amor y el tiempo. Es autora de los libros “Widow Basquiat”, “Newton´s Sailor”, “The Next Stranger”, “Lady of the Broom” y “A True Story Based on Lies”. De su lectura presentamos un fragmento del poema “Hombre de hielo”.

“En la cama te acuestas con la espalda hacia mí y es un lago de hielo / con peces congelados bajo el frío helándose al inhalar (…)/ puedo ver bajo la gélida superficie de tu espalda el brillo azul y rojo de tu baso y tus riñones / el poste largo de tu esófago bajo la superficie congelada / pongo mi mano sobre tu fría, fría piel y rompo el hielo / mis manos entran en ti / puedo ver mi mano izquierda sostener suavemente tu hígado / y mi mano derecha acaricia tus costillas / luego mis manos se deslizan a lo largo de tu brazo / hasta que tu brazo se vuelve una manga donde pongo mis dedos / quiero empujar mi cara en el lago de tu espalda y sentir tus vértebras como piedras/ piedras desiguales sobre mi mejilla…”

Siguió el turno al escritor guanajuatense Eduardo Antonio Parra quien leyó “Tiempo invernal” una historia sobre la dura vida de una mujer obrera que trabaja en las maquiladoras. Ante la ausencia del esposo que se ha ido a los Estados Unidos, ella vive todos los días con la esperanza de que el marido regrese algún día, tal y como lo prometió cuando se fue “volveré pronto por ustedes”. Celia, la protagonista del cuento queda embarazada de otro hombre, odia y maldice a esa criatura nonata, un ser que se está gestando contra la voluntad de ella. Celia, la madre, ya tiene un hijo al que adora, pero no quiere uno más, sin embargo la muerte le arrebata a al primogénito y no le queda más remedio que resignarse al recién nacido, tan odiado, pero al final con una serena resignación lo cobija bajo el brazo. E. Antonio Parra (1965) escribió los libros “Los límites de la noche”, “Tierra de nadie”, “Nadie los vio salir” y “Nostalgia de la sombra”.

Al finalizar la intervención del escritor E. Antonio Parra, la poeta Valerie Mejer, oriunda de la ciudad de México, se dirigió al público para externar un breve comentario sobre este encuentro de escritores y su lectura en voz alta “(el festival) es una reunión de imaginaciones, de imaginaciones que se vienen a oír y lo que ustedes hacen con ellas, yo los estaba viendo desde mi silla la cara que tenían de súbita conciencia social oyendo la historia de Antonio Parra, y estaba pensando cómo sí tiene una tarea muy sencilla y modificadora esta tarea de leer y en particular leer literatura.”

La maestra Mejer leyó algunos poemas de su reciente libro “Esta novela azul”, un poema largo que cuenta la historia de un “naufragio” de dos familias, del hundimiento de las familias que llega a manifestarse hasta en la pérdida física de la casa. Al perder la casa se va con ella un mar de recuerdos, de vivencias de sueños y melancolía; es una ironía con un naufragio que alcanzó todos los ámbitos de los seres de este poema. A continuación una parte:

“(..) enumero las cosas de la casa / cuento los platos de la vajilla frente al espacio hueco de voces / el peso de mi cuerpo se hunde junto con las cosas,/ la grasa y el brillo de las máquinas / ruido de lancha.

El retrato del niño que fue mi padre antes del desastre/ y más que nada el piano negro con todos sus dientes/ he atado  estos objetos  a los márgenes del único rostro de Dios que yo conozco / la montaña azul / colgada primero en el comedor y otra vez a las seis / en el camino más triste del mundo, el camino al trópico, /es cierto el infierno es caliente (…)”

La intervención del maestro Víctor Manuel Mendiola fue muy breve, de la cual enseñamos unas partes del poema “La novia del cuerpo”.
I
“(…) apagamos la luz / la oscuridad nos despertó con un abrazo ciego / la oscuridad siguió sin rumbo y sueño / y todo estaba en orden / y en un murmullo horizontal / nos estiramos sobre el largo lecho de nuestra cama / como quien  se echa hacia atrás a la inmovilidad / nos oímos oírnos en silencio / puse mi mano sobre tu mano y sostuve la rama de tu brazo / (…)mi boca nunca tocó la raya de tu boca / nos quedamos despiertos muchas horas.
II
Cuando dormimos nuestras cabezas cruzan veloces la lentitud de los relojes.
III
Mi oreja escucha cómo la mano sube la escala de tus costillas / mi mano suda entre los cuerpos bajo las  sábanas ya te conoce / escucho el cuarto, escucho el tacto, compongo un nudo entre los dos .”

Víctor Manuel Mendiola (ciudad de México 1954) es autor de antologías poéticas y varios libros de poesía, entre los que destacan “Poemas”, “Sonetos a las cosas”, “Nubes”, “El ojo”, ”Vuelo 294”, “Las 12:00 en Malinalco”, “Papel Revolución”, “La novia del cuerpo”,”Tan oro y ogro”.

El turno final de esta larga serie de escritores le tocó al poeta y ensayista colombiano Juan Gustavo Cobo Borda (Bogotá 1948), también diplomático es autor de los libros “Antología de la poesía hispanoamericana”, “Para llegar a García Márquez”, “Borges enamorado”, “Consejos para sobrevivir”, “Todos los poetas son santos”, “Dibujos hechos al azar de lugares que cruzaron mis ojos”, “La musa inclemente”, entre otros. Es miembro de la Academia Colombiana de la Lengua. Su poesía está cargara de una ironía sin concesiones, así como un fino y agudo sentido del humor:

Apocalipsis
“Se acaba el papel toilet, la crema de afeitar, la pasta de dientes, se termina el shampoo, se caen los botones, se arruga la ropa, los cuchillos pierden filo, el pelo crece, se abren  grandes grietas en las suelas de lo zapatos, los tapetes se desgastan, las goteras perforan la mente, hay que cortarse las uñas, cambiarse la gafas, se fundieron los bombillos, no vemos nada, el fin del mundo se instaló en nuestra casa.”

De esta manera se dieron cita los escritores y poetas que compartieron generosamente una parte de su trabajo con los habitantes de esta ciudad, se constató que la cultura y el arte son elementos indispensables para la formación de las personas y de las comunidades, formación en el más amplio sentido del término, enhorabuena para los potosinos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *