Home Por la Espiral No aguanta petróleo seis años más de incertidumbre
Por la Espiral - March 26, 2005

No aguanta petróleo seis años más de incertidumbre

Con Estados Unidos como principal destino de las exportaciones del hidrocarburo, el petróleo mexicano es un asunto de soberanía y al mismo tiempo un elemento clave de la negociación comercial entre Estados Unidos, México y Canadá.
 El texto del TLCAN señala en su Artículo 608 que: “Las Partes están de acuerdo en permitir incentivos existentes y futuros para la exploración, desarrollo y actividades conexas con la búsqueda de petróleo y gas, a fin de mantener el nivel de las reservas de estos recursos energéticos”.
 Con la estrategia energética que acordaron llevar a cabo Estados Unidos, México y Canadá en la reunión de Waco, Texas, se ciernen sobre de México presiones que buscan que, de una vez y por todas,  surja una solución que proporcione viabilidad al sector energético nacional; que brinde tranquilidad a Estados Unidos en el sentido de que su vecino geográfico tendrá  suficientes reservas petroleras para las próximas décadas y que en dado caso de disturbios futuros derivados por un alza de precios, por cuestión de escasez, tanto Estados Unidos como Canadá, contarán con un precio preferencial que deriva de sus nexos con el TLCAN.
 El pacto  busca inyectar de dinero a la infraestructura petrolera –implica inversión foránea-, que tiene como finalidad ampliar la capacidad de producción para de esta forma contar con una mayor oferta.
 A Estados Unidos le interesa garantizar que su expansión industrial y su hegemonía a lo largo del siglo XXI no se verán amenazadas por la falta de crudo.
 En reservas probadas de petróleo crudo, de acuerdo con cifras de Oil and Gas Journal y Pemex, en 2004 México se ubicó en el lugar numero trece de un total de quince países considerados como los de mayores reservas probadas de petróleo en el mundo.  A continuación enumeramos la lista: 1) Arabia Saudita con 259 mil 400 millones de barriles. 2) Canadá con 178 mil 893 millones de barriles. 3) Irán con 125 mil 800 millones de barriles. 4) Irak con 115 mil millones de barriles. 5) Emiratos Árabes Unidos con 97 mil 800 millones de barriles. 6) Kuwait con 96 mil 500 millones de barriles. 7) Venezuela con 77 mil 800 millones de barriles. 8) Rusia con 60 mil millones de barriles. 9) Libia con 36 mil millones de barriles. 10) Nigeria con 25 mil millones de barriles. 11) Estados Unidos con 22 mil 677 millones de barriles. 12) China con 18 mil 250 millones de barriles. 13) México con 16 mil 040  millones de barriles. 14) Qatar con 15 mil 207 millones de barriles. 15) Argelia con 11 mil 314 millones de barriles.
 De esta lista llama poderosamente la atención el lugar privilegiado que ocupa Canadá, desplazando a potencias energéticas árabes. En el caso de Estados Unidos su acumulación sufre altas y bajas, en tanto que México declina en reservas.
 El panorama cambia en el cuadro de la producción de petróleo crudo. En un ranking de quince países México figura en el sexto lugar en producción con tres millones 371 mil barriles diarios. Se observa una ventaja comparativa importante con otros países de la región como Venezuela (dos millones 7 mil barriles diarios) y Brasil (un millón 536 mil barriles diarios).
SERPIENTES Y ESCALERAS
 En el episodio petrolero hay dos aspectos que merecen una aclaración consistente porque hasta la fecha tenemos una laguna, el primero me refiero a cuando el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León autorizó para que fueran auditadas bajo criterios contables internacionales las reservas de petróleo probadas  de la paraestatal.
La auditoria la llevaron a cabo las firmas Netherland, Sewell & Asocciates Inc y Degolyer & Mc Naughton en el año de 1999, en ese entonces Pemex reportó, según recoge el Almanaque Mexicano, reservas  de petróleo por 58 mil 200 millones de barriles, al termino de la auditoria las reservas probadas, de acuerdo con los criterios internacionales, fueron menores a los 30 mil millones de barriles. Hoy nos ubican en el treceavo lugar.
Este criterio de las auditorias con parámetros internacionales se aplicaron en dos países únicamente: en México y en Argentina, en este último país sucedió, previo a la compra del conglomerado español Repsol de la paraestatal energética argentina Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) operación que cerró en el primer semestre de  1999. El resultado fue también el de un ajuste severo a la baja de las reservas petroleras.
Hasta la fecha nadie ha indagado más al respecto.
 El otro punto que sigue flotando en el aire con la misma esfera de misterio es el que refiere a las reservas potenciales del país, las que se estiman obtener a partir de un cálculo de producción y un ritmo sostenido.
 El actual director de Pemex, Luis Ramírez Corzo, saltó a la controversia por encima de su jefe Raúl Muños Leos, cuando el año pasado declaró en días previos al Cuarto Informe del presidente Vicente Fox que “recientes descubrimientos petroleros situarían a México como el tercero en reservas mundiales con 102 mil millones de barriles de petróleo”.
 El presidente Fox lo incluyó y lo leyó en el texto del Cuarto Informe y el desmentido posterior le costó a Muños Leos la titularidad y la salida de Pemex a favor de Ramírez Corzo.
 Este es otro punto que nadie ha aclarado a cabalidad, seguimos insistiendo qué pasó allí.
GALIMATÍAS
 Desde la puesta en vigor del TLCAN, el primero de enero de 1994, México ha aumentado 65.59% las exportaciones de petróleo crudo hacia Estados Unidos, las ventas pasaron de 879.3 mil barriles diarios de petróleo a un millón 456.1 mil barriles de petróleo diarios.
 Estados Unidos acapara el 78% de las exportaciones que realiza México  en el mercado internacional, el resto lo diversifica entre España, Antillas Holandesas, India, Convenio de San José, Canadá, Portugal, Gran Bretaña, Japón, Israel, Holanda, Sudáfrica, entre otros.
 La mayor parte del petróleo que México le vende a Estados Unidos es de calidad Maya, al menos, un millón 094.4 mil barriles diarios que ingresan a la Unión Americana pertenecen a este tipo. El resto es Olmeca y una minoría Istmo.
 Con este colofón y con la reubicación de las piezas que a nivel mundial está provocando Estados Unidos, más todas las estimaciones de los organismos internacionales que desdibujan un mundo que en quince años padecerá por agua, luz, y otros insumos, más el irreversible cambio climático, el contexto mundial obliga al interior de México a que partidos políticos y candidatos ofrezcan a la ciudadanía una agenda con visión global, en la que sin lugar a dudas, Pemex no puede quedar fuera.
Agradezco sus comentarios a:claulunpalencia@yahoo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *