Home Buenas Noticias El doctor Miguel León-Portilla disertó sobre la literatura mesoamericana
Buenas Noticias - January 29, 2005

El doctor Miguel León-Portilla disertó sobre la literatura mesoamericana

El maestro Portilla atiende
con una gran sonrisa
a uno de sus seguidores

Por Gregorio Martínez Moctezuma

Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México.- 27 de enero de 2005. "Buenas noches, bienvenidos todos los interesados en la literatura mesoamericana, me hubiera gustado invitar a otros hermanos de lengua maya y de otras lenguas, pero hubiéramos tenido que traer tortas y refrescos porque terminaríamos hasta la madrugada", afirmó el doctor Miguel León-Portilla al inicio de la presentación de "Antigua y nueva palabra. Antología de la literatura mesoamericana. Desde los tiempos precolombinos hasta el presente", que se realizó esta noche en el Aula Mayor de El Colegio Nacional, sito en la calle de Donceles, Centro Histórico, ante cientos de personas que llenaron el Aula y otros espacios de dicho recinto donde observaron los pormenores de la presentación por monitores de televisión.

León-Portilla, miembro de El Colegio Nacional, agregó que sólo le dolía una cosa del libro: su costo, que llega casi a los 400 pesos. "Lo siento de verdad, vamos a buscar un subsidio para que el libro llegue a más personas. Vamos a hacer lo posible para conseguir esto", informó.

De hecho, el reconocido lingüista e historiador aseguró estar dispuesto a no recibir regalías con tal de que "Antigua y nueva palabra…" sea conocido por la mayoría del pueblo mexicano, por lo que va a luchar por llegar a un acuerdo con la editorial Aguilar en este sentido.

"Este libro representa una toma de conciencia de los mismos mesoamericanos, donde se refleja qué dicen, qué piensan, qué creen… En la historia universal sabemos que hubo unas cuantas civilizaciones originarias, que construyeron ciudades, tuvieron un importante desarrollo cultural… ¿Los griegos? No, qué va, éstos son impensables sin los egipcios. Sí, Egipto, Mesopotamia, las civilizaciones que surgieron a orillas de los ríos Indo y Amarillo…

"Yo sostengo que Mesoamérica es una civilización originaria, sin nadie que la impulsara. Estoy cierto de que en Mesoamérica se dio el paso a la civilización… Teotihuacan era una ciudad enorme, más grande que Roma; la escritura ideográfica y fonética mayas, el concepto de cero, el sistema vigesimal mejor que el de los romanos…", argumentó convencido el también miembro de la Academia Mexicana de la Lengua y de la Academia Mexicana de Historia.

"¿Qué es el mexicano? Descendemos de dos civilizaciones originarias, no somos cualquier gato, pero no lo sabemos aprovechar. Sí, antiguamente se creía que México-Tenochtitlan era un país de libros, pero lo malo es que ahora no lo es de lectores… Este doble legado nos debe dar confianza a nosotros, con raíces muy antiguas…

"Me parece emblemático que este año se celebren los 400 años de la Primera Parte de El Quijote y aparezca este libro portador de la palabra mesoamericana. Quiero agradecer a todos los que escribieron en las piedras, en los códices, a los cantores, a los poetas y colegas contemporáneos… Ah, la voz de la mujer está presente en el libro.

"De todo esto da constancia ‘Antigua y nueva palabra', que es de Mesoamérica, de México, del mundo. Gracias a todos", concluyó el doctor León-Portilla, quien ha consagrado su vida al estudio de nuestros ancestros, de sus usos y costumbres.

Acompañaron a León-Portilla en el presidium Natalio Hernández, Juan Gregorio Regino, Librado Silva Galeana, Sylvia S. Shorris, Ascención Hernández de León-Portilla y Earl Shorris, quienes también hicieron uso de la palabra.

Natalio Hernández leyó un texto en náhuatl que luego tradujo al español, en el que calificó de extraordinaria la obra en comento, que puede servir de basamento de la cultura mexicana del siglo XXI.

Por su parte, Juan Gregorio Regino, mazateco, inició su participación leyendo en su lengua materna unos fragmentos de los Cantares de María Sabina, la legendaria curandera mazateca, para después señalar que la importancia del libro reside en darle voz a una literatura que existe desde siempre en muchas comunidades de manera oral.

Librado Silva Galeana, hablante de náhuatl, indicó que "Antigua y nueva palabra…" es un libro necesario, porque pareciera que México sólo hubiera tenido ser a partir de la Colonia, y que en el libro se recogen las venerables lenguas que nos legaron nuestros abuelos y se escucha "a los que, muy a pesar nuestro, habíamos tenido que permanecer callados".

Sylvia S. Shorris dijo que era para ella un gran honor ser una parte chica del libro y que aprendió mucho en los seis años que tradujo el libro al inglés, idioma en el que se publicó antes que en español y del que un crítico señaló que era "un evento histórico". "Ojalá aquí ocurra lo mismo, pues la literatura mesoamericana de ayer y hoy es muy importante", indicó.

Por su parte, Ascención Hernández de León-Portilla afirmó que tras escribir el ensayo "El rescate de la literatura mesoamericana" —incluido en el libro— se sorprendió por la gran capacidad de las nuevas generaciones para enriquecer el legado de las anteriores y que el libro representa una muestra del patrimonio intangible de Mesoamérica. Además, agregó que con la lectura de "Antigua y nueva palabra…" se comprenden mejor esos 30 siglos de esplendor que se ven en las salas del mundo.

A su vez, Earle Shorris se ganó el respeto y el aplauso de los asistentes al iniciar su participación con una declaración: "El gobierno de Estados Unidos debe terminar con su aventura bélica en Irak". Luego dijo estar agradecido con México, que le confirió el Águila Azteca.

El también biógrafo de Pancho Villa rememoró que la lectura de "La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes", hace cuarenta años, le cambió la vida. Por eso representaba un sueño cumplido el haber trabajado junto a Miguel León-Portilla, a quien siempre se refirió como "mi maestro".

"Antigua y nueva palabra. Antología de la literatura mesoamericana. Desde los tiempos precolombinos hasta el presente", editado por Aguilar, reúne en cerca de mil páginas, con introducciones y comentarios, muestras de creaciones literarias originalmente en náhuatl, maya, mixteco, mazateco, zapoteco, chinanteco, mixe, ñahñú (otomí), mazahua, purépecha (tarasco) y tlapaneca.

Por último, cabe mencionar lo que Carlos Fuentes ha dicho de esta obra: "Este libro le devuelve la palabra al pasado y al presente indígena de México. Nos asegura, por ello, que estos hombres y mujeres nuestros —los más memoriosos, los más imaginativos, los más soñadores— serán escuchados en el futuro. No podemos, sin sus voces, integrar el gran coro de México".

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *