Home Buenas Noticias Recordando a Gabriela Mistral, a 48 años de su muerte
Buenas Noticias - January 10, 2005

Recordando a Gabriela Mistral, a 48 años de su muerte

Gabriela Mistral, orgullo de
Chile y del mundo de las letras

Ciudad de México.- 9 de enero del 2005 (Notimex).- Enemiga de la retórica y amante del lenguaje coloquial, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1945, la chilena Gabriela Mistral, famosa poetisa de influencia modernista, falleció el 10 de enero de 1957 en Nueva York.

Hija de un maestro rural que abandonó a su madre y a ella cuando recién cumplía tres años, Lucila Godoy Alcayaga, quien más adelante adoptaría el seudónimo de Gabriela Mistral, nació en Vicuña, Chile, el 7 de abril de 1889, donde tuvo que enfrentar una niñez difícil en uno de los parajes más desolados de Chile.

A los 15 años publicó sus primeros versos en la prensa local y empieza a estudiar para maestra; unos años después, en 1906, se enamora de un modesto empleado de ferrocarriles que por causas desconocidas se suicida al poco tiempo, dejándole una honda pérdida que inspiró sus primeros versos importantes.

En 1910 obtuvo el título de maestra en Santiago y cuatro años después se produjo su consagración poética en los juegos florales de la capital de Chile.

Los versos ganadores -Los sonetos de la muerte- pertenecen a su libro "Desolación" (1922), que publicó el Instituto de las Españas de Nueva York.

En 1925, la maestra dejó la enseñanza y, tras actuar como representante de Chile en el Instituto de Cooperación Intelectual de la S.D.N., fue nombrada cónsul para representar a su país en Nápoles y en Lisboa.

De regreso a su patria colaboró decisivamente en la campaña electoral del Frente Popular (1938), que llevó a la Presidencia de la República a su amigo de juventud, P. Aguirre Cerda.

En 1945 recibió el Premio Nobel de Literatura y viajó por todo el mundo, seis años después habría de recibir el Premio Nacional del ramo en su natal Chile.

Para los estudiosos de su obra, la poesía de Gabriela Mistral está inspirada en el modernismo, más concretamente de Amado Nervo, aunque también se aprecia la influencia de Frederic Mistral (de quien tomó el seudónimo) y el recuerdo del estilo de la Biblia.

"De algunos momentos de Rubén Darío tomó, sin duda, la principal de sus características: la ausencia de retórica y el gusto por el lenguaje coloquial. A pesar de sus imágenes violentas y su gusto por los símbolos, fue, sin embargo, absolutamente refractaria a la "poesía pura", señalan.

Sus temas predilectos fueron la maternidad, el amor, la comunión con la naturaleza americana, la muerte como destino y, por encima de todos, un extraño panteísmo religioso que, no obstante, persiste en la utilización de las referencias concretas al Cristianismo.

Al citado "Desolación" siguieron los libros "Lecturas para mujeres destinadas a la enseñanza del lenguaje" (1924), "Ternura" (1924), "Canciones para niños"; "Tala" (1938); "Poemas de las madres" (1950) y "Lagar" (1954).

Póstumamente se recogieron su "Epistolario" (1957) y sus "Recados contando a Chile" (1957), originales prosas periodísticas, dispersas en publicaciones desde 1925..

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *