Home Buenas Noticias Entierro múltiple en Cañada de la Virgen
Buenas Noticias - November 2, 2004

Entierro múltiple en Cañada de la Virgen

Entierro mlútiple Cañada de la Virgen

Por Gregorio Martínez Moctezuma
Corresponsal Azteca 21

Ciudad de México. 27 de octubre de 2004. "Hasta el momento se desconocen las causas del entierro, aunque no se descarta la posibilidad de que haya sido una ofrenda, a través de un sacrificio ritual, por lo que para determinar esa hipótesis varios objetos encontrados en el lugar, como partes de animales y cerámica, así como restos humanos, son analizados en diversos organismos de reconocido prestigio nacional e internacional", informó Gabriela Zepeda, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), investigadora responsable del sitio Cañada de la Virgen, localizado en el municipio de San Miguel de Allende, en el estado de Guanajuato.

"Para entender esto, hay que buscar cortes en los huesos o algún tipo de marca que muestre que realmente esta gente fue sacrificada en un rito; sin embargo, no tenemos restos que nos hablen de un sacrificio humano, lo que sí se conoce es que el evento fue en un momento único, es decir, no hay dos o tres entierros dispuestos en una capa que puedan pertenecer a una época constructiva o de ocupación distinta", explicó.

Agregó que, como resultado del método, proceso de excavación y de tiempo, se encontró el entierro, que consta de 11 seres humanos en el Complejo "A", cuarto tres, de la plataforma sur de dicha zona arqueológica. Además, dijo que el hallazgo consta de recién nacidos y niños de hasta 12 años de edad, así como otro grupo de la tercera edad que, en el caso de Mesoamérica y en específico de Cañada de la Virgen, se sitúan en alrededor de 45 años de edad.

También destacó el entierro del que llamó "Joven guerrero", de quien no se ha podido determinar el sexo, el cual presenta un cuchillo de obsidiana y tiene, al igual que los demás, una gran olla como ofrenda. En cuanto a la edad de las personas enterradas, Zepeda señaló que en Mesoamérica las ofrendas a dioses de la lluvia tenían que ver con la infancia y la vejez, hipótesis no confirmada como el hecho de que las 11 personas pudieron morir al mismo tiempo al encontrar en el lugar ofrendas de cerámica y grandes joyas, entre otros objetos.

Añadió que muchas son las dudas que surgen con el descubrimiento del entierro múltiple y aunque se han registrado otros de hasta tres personas, sin que ello le reste importancia, se esperan los resultados de los análisis solicitados para obtener mayor información del sitio al que considera un santuario.

Aseguró que el resultado de los estudios cambiará todos los acervos científicos obtenidos hasta el momento, al confiar en que el proyecto busca que el futuro visitante perciba realmente un sentimiento del santuario; de respeto al medio ambiente, veneración al sol y la luna. En síntesis, de protección al escenario en el cual está inscrito el lugar.

"Si logramos eso no habrá casas o antenas de televisión u objetos que impidan la visual; no sólo avanzamos en el ámbito científico, sino en imprimir al visitante el sentido de responsabilidad y protección de la zona prehispánica perfectamente situada en un punto de observación astronómica", indicó.

La zona arqueológica está conformada por cinco conjuntos monumentales de los que destaca el Complejo "A" o Frente Uno, el cual está integrado por los anexos laterales, el templo-basamento, el patio cerrado, las explanadas principal y sur, y la calzada. Además, se tienen definidas tres épocas constructivas y de ocupación del sitio: una gradería en el primer templo, que desde el proceso mismo de su construcción está diseñada para conformar las plataformas que cierran el patio y el basamento; en la segunda -que cubre la primera- aparece el drenaje pluvial del patio, y una tercera etapa, sumamente deteriorada por el tiempo, en la que se aprecian prácticas agrícolas y secuelas de un saqueo al sitio.

La investigadora planteó la posibilidad de que, en el largo plazo, los nuevos estudios replanteen la fecha de ocupación del lugar, que en un primer acercamiento indica el periodo Epiclásico; sin embargo, apuntó que el sitio pudo haber tenido ocupaciones más tempranas vinculadas al Clásico, posiblemente con el apogeo teotihuacano.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *